Shakira niega planes de cantar en cumpleaños de presidente checheno

Ramzan Kadyrov es acusado de dirigir una milicia personal a la que responsabilizan de secuestros, torturas y asesinatos.

Shakira negó este jueves haber sido contratada para cantar en la fiesta de cumpleaños de Ramzan Kadyrov, presidente de la conflictiva república rusa de Chechenia.

"Contrariamente a cualquier información errónea, Shakira no actuará ni nunca fue contratada para realizar un concierto para el presidente o el gobierno checheno", indicó un mensaje enviado por el equipo de relaciones públicas de la cantante colombiana.

Días atrás, fuentes del gobierno de la conflictiva región caucásica rusa de Chechenia habían dicho que Shakira estaría presente en la celebración del 35 cumpleaños de Kadyrov, el 5 de octubre.

A los festejos, según esos informes, acudirían también otras celebridades como las estrellas de cine Kevin Costner, Hilary Swank y Eva Mendes, así como la violinista Vanessa-Mae.

El mandatario checheno ha sido acusado por organizaciones de derechos humanos de dirigir una milicia personal a la que responsabilizan de secuestros, torturas y asesinatos.

Kadyrov, que gobierna Chechenia desde 2007 y fue reconfirmado en el cargo a principios de este año, ha supervisado varios grandes proyectos y eventos en Grozny, destinados a impulsar su influencia política.

De acuerdo con los trascendidos, Shakira y las otras estrellas asistirían a la inauguración de Grozny-City, un complejo de oficinas y viviendas que incluye dos rascacielos, en el corazón de la ciudad devastada por dos guerras entre los separatistas y las fuerzas rusas en 1994.

Las estrellas perciben por lo general primas elevadas por sus servicios. Según los medios de Chechenia, Vanessa Mae recibiría medio millón de dólares.

Chechenia invitó en mayo a exestrellas internacionales del fútbol, como el argentino Diego Maradona y el portugués Luis Figo, para la inauguración del nuevo estadio de 30.000 asientos del club de primera división ruso Terek Grozny.

Dos meses antes, las autoridades chechenas habían organizado un partido de gala en el viejo estadio entre un equipo de campeones del mundo de Brasil de 1994 y 2002 y el seleccionado ruso.

El excentrocampista brasileño Rai se arrepintió después de haber participado en ese encuentro, "un evento netamente político, populista, en un contexto desconocido para mí, sin entender las posibles consecuencias ni las intenciones", según escribió el futbolista en su blog.

Temas relacionados