Stay With Me, la canción del año en los Grammy