Un año sin ‘Dala’, uno de los pilares del reggae en Colombia

Hace un año, el percusionista y uno de los primeros integrantes de Alerta Kamarada, fue encontrado sin vida en la finca a la que partió en búsqueda de una vida más tranquila y natural.

Alerta Kamarada.

‘‘Somos uno, somos uno, en la tarima soy ustedes y en el público soy uno… somos lo mismo’’, fue el coro que retumbó como nunca en el escenario Bio del Parque Simón Bolívar el pasado 17 de agosto, en la cuarta presentación de Alerta Kamarada en Rock al Parque. Ese día, Javier Fonseca y Pablo Araoz, vocalista y bajista de la banda, respectivamente, la leyenda jamaiquina, Lee «Scratch» Perry, miraban constantemente al firmamento y rendían homenaje a su amigo Daladier Arismendi, conocido como ‘Dala’, quien hacía algunos días había viajado a la eternidad.

''No ha sido fácil recordar esta fecha. No es bueno saber que en Colombia la impunidad es el pan de cada día. La enseñanza que viene directamente desde ‘Dala’ es que debemos seguir adelante. Todo lo que iba a pasar ya pasó. 'Dala' es un gran recuerdo para Alerta Kamarada, es una energía vital que nos acompaña día y noche. Juntos vivimos muchas cosas inolvidables que nunca se repetirán. Se fue pero nosotros no lo olvidamos, nos comunicamos con él a nuestra forma y haremos lo que sea necesario para conmemorar con grandeza su ser'', expresó Javier Fonseca, sobre el significado de esta fecha para la banda.

La historia

Sin dejar de tener contacto con Javier y Pablo, en 2006, Daladier, se separó de Alerta Kamarada y cambió la vida de ciudad por una más natural y de campo, motivo por el que se mudó a la finca ‘La Maloca’, ubicada en la vereda La Estrella en San Agustín, Huila. Allí, el artista residía solo y cuidaba de la vivienda perteneciente a un amigo de la agrupación, de nacionalidad italiana.

En la finca, en la que residió por cerca de seis meses, ‘Dala’ dedicaba su vida a sus principales preocupaciones: la música, el arte, el diseño gráfico, las artesanías, y compartir muchos de sus saberes con los niños de la región. Su cónyuge y su pequeña hija, de dos años y medio, se encontraban en Alemania, lugar de origen de la esposa del percusionista, quien fue uno de los primeros integrantes de la banda de reggae más reconocida del país.

En extrañas circunstancias y con una herida mortal en su cabeza, provocada por un arma de fuego, en la madrugada del 4 de agosto de 2014 y envuelto en unas cobijas, hallaron sin vida el cuerpo del artista. La alerta provino de los demás habitantes de la comunidad, a quienes les extrañó que ‘Dala’ no estuviera realizando sus labores de rutina y dieron aviso a las autoridades.

Ese fatídico lunes, tres hombres habrían ingresado al domicilio y atacaron a ‘Dala’ con armas blancas y de fuego. El crimen, al parecer, fue cometido por robarle algunas de las pocas pertenencias que tenía, que eran un computador portátil y una motocicleta, motivo por el que recibió un disparo mortal en la cabeza que segó la vida de uno de los pilares de la música reggae en Colombia.

Una de las primeras llamadas de las autoridades fue a Javier Fonseca, a quien le pidieron el número de contacto de la familia del artista. De esta manera, la ya legendaria banda colombiana se enteró y comunicó sobre el asesinato de uno de sus integrantes más queridos y quien aportó significativamente al crecimiento del reggae en Colombia.

Los tres presuntos responsables del hecho, pertenecientes a la misma familia, fueron capturados en septiembre por el CTI de la Fiscalía General de la Nación, luego de material probatorio, testimonios y reconocimientos fotográficos que recogieron las autoridades para llegar a ellos. En su contra continúa un proceso por homicidio agravado.

Temas relacionados