Fernando Quiroz y las experiencias de amor

<p>El escritor colombiano confiesa que su curiosidad por explorar las relaciones de pareja, unida al amor que siente por el idioma español, le proporcionan los ingredientes básicos para aderezar sus novelas.</p>

Fernando Quiroz, finalista del Premio Iberoamericano de Narrativa Planeta-Casamérica 2008 con su obra ‘Justos por Pecadores', realiza una gira de promoción en España acompañado del chileno Jorge Edwards, ganador del premio.

El escritor suscribió que el sueño de todo autor latinoamericano es que sus obras sean publicadas en esta orilla del Atlántico. "Porque se sigue mirando a España como la mamá", explicó Quiroz, quien consideró que si algo es publicado allí, "será un buen espaldarazo y podrá ser conocido en el resto del mundo".

Y aunque no lo parezca en la recién editada ‘Justos por Pecadores', como ya hizo en ‘Esto Huele Mal' y ‘En esas Andaba Cuando la vi', el escritor indaga en el amor, aunque el texto tiene vocación de denuncia.

El protagonista, un joven alejado de sus padres desde hace diez años cuando ingresó en el Opus Dei, decide abandonar el movimiento católico tras un difícil viaje personal y descubrir puntos oscuros en la Orden.

El origen de la novela, explicó el autor, está en una crónica inspirada en los diez mandamientos de la Iglesia católica que escribió Quiroz para una revista.

Consciente de que "la religión está cada vez menos de moda pero de que genera polémica", el texto es en parte una autobiografía del autor, quien estudió en un colegio del Opus Dei.

Al principio sentía "temor de revelar esa parte de mi vida, pero al tirar del hilo me sentía como en un diván haciendo un ejercicio de reflexión", aseguró.

Así, "Justos por pecadores" recoge hechos reales que le sucedieron a Quiroz, a sus amigos, a sus profesores y también a desconocidos
Con esa base, según relató, comenzó a construir "una historia de amor, con muchos tropiezos", que "no trata de dejar moraleja", pero que quiere dejar constancia de los entresijos del Opus Dei para que los lectores entiendan al personaje principal.

Y para ello Fernando Quiroz, usa un lenguaje directo y cercano. Un manejo del idioma en el que tiene mucho que ver su militancia en el periodismo tras abandonar su profesión de publicista y que nunca le ha gustado "la prosa rimbombante, prefiero palabras que entienda todo el mundo y no presumir de estatura intelectual".

Reveló que escribe siempre con el diccionario al lado "porque adoro el idioma y detesto que sea maltratado".

Y al hacer una valoración de la actual literatura que surge en la región, Fernando Quiroz afirmó tajante que "hay una diversidad impresionante", que es difícil encontrar lazos de unión.

Sí observa que hay muy pocos escritores cuyos textos tengan fines políticos, mientras que la mayoría se preocupa de las realidades de sus países por "ósmosis".

Temas relacionados