Con el voto los espectadores deciden qué obras se exponen y cuáles no

En el Reino Unido una galería abrió la exposición titulada ‘La elección de la gente'.

Una galería de arte del Reino Unido ha reabierto sus instalaciones con el reclamo de que una de sus salas sólo acoge las obras más valoradas por el público, después de haber sometido a votación popular cuáles debían formar parte de la exhibición y cuáles no.

La Towner Gallery de Eastbourne, municipio costero situado al sur de Inglaterra conocido habitualmente por ser lugar de retiro para miles de jubilados británicos, llevó a cabo esta iniciativa meses atrás y ofreció participar en la elección a través de su página web y de un CD que repartió a los visitantes.

Los "votantes" escogieron una obra por categoría entre las 200 propuestas por la galería, lo que finalmente se ha visto reflejado en una sala recién reabierta, que alberga 50 obras de muy diferente estilo, época y autor, según explicaron los organizadores.

La exposición se titula ‘La elección de la gente', y en ella fotografías, cuadros de paisajes e imágenes relacionadas con el mar y la pesca conviven en un mismo espacio con pinturas abstractas y proyecciones audiovisuales.

Entre las piezas más innovadoras figura una tienda de campaña pintada por fuera como si fuera una montaña -con su parte más alta de blanco, simulando la cumbre, y con diminutos árboles de plástico en sus pliegues-, obra de la artista Zoe Walker, y que ocupa gran parte de la sala.

Todo ello conforma una exposición diferente, en la que hay obras del siglo XVIII junto a otras del año 2003 y en la que la presentación de cada pieza incluye algunos de los comentarios emitidos por los votantes.

"Captura la sensación de estar al borde del precipicio" o "Proporciona sensación de vértigo" son, por ejemplo, las reflexiones que aparecen bajo la fotografía de una mujer que se asoma para ver el mar desde un barranco.

Según explicó la comisaria de la exposición ‘La elección de la gente', la galería pretende "escuchar al público" y no imponerle lo que debe ver, por lo que están abiertos "a todos los cambios" que la hagan más cercana a la población de Eastbourne y a los visitantes de otros lugares.

El edificio que alberga esta galería ha sido diseñado por el arquitecto Rick Mather, ha supuesto un desembolso de casi 13 millones de dólares y aspira a convertirse en uno de los emblemas de la localidad de Eastbourne.

En sus instalaciones también se promueve el aprendizaje y la enseñanza, para lo que hay destinadas varias aulas en las que poder experimentar y que están dirigidas especialmente a los más pequeños.

Una de las salas la ocupa una instalación del artista chileno Iván Navarro titulada "Hombre de ninguna parte", en la que recrea once pictogramas olímpicos con tubos de luz fluorescente.

Temas relacionados