Autor del último James Bond arremete contra el Corán

Sebastian Faulks dice que es "libro deprimente" y que tiene "vociferaciones de un esquizofrénico".

El Corán carece de "dimensión ética" y es un libro "deprimente" , según el novelista británico Sebastian Faulks, autor de la última novela de la serie de James Bond, titulada Devil May Care.

Faulks ha llegado a esa radical conclusión tras leer una traducción al inglés del libro sagrado de los musulmanes para documentarse a la hora de escribir su nueva novela, A Week in December, que verá la luz en diciembre.

A diferencia de otras obras suyas anteriores, como Birdsong o Charlotte Gray, cuya acción se sitúa en las dos guerras mundiales, ‘Una semana en diciembre' tiene lugar en el Londres actual.

Entre sus personajes ficticios figuran la esposa del miembro más joven del Parlamento británico, un conductor del metro de capital, un gestor de fondos de riesgo y un terrorista islámico nacido en Escocia llamado Hassan al Rashid.

En declaraciones que publica el diario The Daily Telegraph, Faulks califica el Corán de "libro deprimente" y de "vociferaciones de un esquizofrénico".

"Es un libro muy unidimensional. Se habla de la belleza del idioma árabe, pero la traducción que leí era muy decepcionante desde un punto de vista literario", señala el autor.

Según Faulks, el Corán no ofrece historias interesantes si se compara con la Biblia y se limita a decirles a los lectores que o creen en Dios o "arderán para siempre" en el infierno.

"Ofrece también algunos consejos sobre la dieta a seguir, el equivalente del Antiguo Testamento, que es también una locura", agrega el escritor.

"Pero lo grande del Antiguo Testamento son las historias que cuenta. Noventa y nueve de las cien mejores historias que conocemos son probablemente del Viejo Testamento. La otra la escribió Homero", comenta.

Por otro lado, "a diferencia de Mahoma, Jesús tenía cosas interesantes que decir. Propuso una forma revolucionaria de mirar el mundo: amad al prójimo, a vuestro enemigo, sed amables con la gente, los humildes heredarán la tierra".

El portavoz de la Sociedad Islámica del Reino Unido, Ajmal Masroor, respondió al novelista señalando que no reconocía el Corán en la descripción que había hecho éste del libro sagrado.

"Podría nombrar a miles de eruditos, políticos y académicos que se han deshecho en elogios hacia el Corán, y no hablo de musulmanes. Thomas Jefferson, Abraham Lincoln, Nelson Mandela, Mahatma Gandhi y Bill Clinton, por citar sólo a algunos", dijo Masroor.

El portavoz islámico agregó que los comentarios de Faulks son "ridículos más que ofensivos" y dijo que parecen "los rebuznos de alguien que está lleno de resentimiento y carece totalmente de objetividad".

"Los ataques contra el Islam no son nada nuevo, pero éste puede tener un efecto creciente. Hay quien parece no comprender que las consecuencias de decir cosas así podrían ser muy graves. La historia nos enseña que pueden alentar el odio", criticó Masroor.

Muchos musulmanes consideran como un acto de blasfemia cualquier crítica al Corán y a Mahoma, como lo demuestra la fatua dictada en 1989 por el ayatolá Jomeini, líder espiritual de Irán, contra Salman Rushdie por su libro ‘Los versos satánicos', que obligó al autor indio a vivir muchos años en la clandestinidad.

Temas relacionados