Las primeras virreinas

<p>Estuvieron ‘a un pelo’ de traerse la corona</p>

Llegaron a la final de Miss Universo y les tocó conformarse con un honroso segundo lugar. Aunque la opinión unánime de los colombianos las consideraba ganadoras, no lograron el objetivo primordial que era convertirse en la mujer más bella del planeta.

El sendero lo abrió Paola Turbay, quien representó en el reinado de Cartagena a Bogotá y ganó sin mayores contratiempos. Su preparación fue a conciencia para el certamen mundial en el año 92. Siempre se ubicó dentro del ramillete de favoritas y su carisma la llevó a la gran final. En ese entonces ganó Michelle McLean, la candidata de Nabimia, quien nunca fue favorita.   

A Paola Turbay le siguió Paula Andrea Betancur en 1993, una paisa que en Cartagena llevó el nombre de Amazonas y a quien se le considera la reina colombiana más completa de todos los tiempos. En el último segundo y con la sorpresa general, la corona se quedó en manos de la puertorriqueña Dayanara Torres.

Y la tercera no fue la vencida para Colombia. Carolina Gómez, de Bogotá, partió discretamente hacia Miss Universo en 1994 y con su simpatía y el manejo destacado del inglés se robó el show y empezó a posicionarse. Con Carolina no fue tampoco porque la reina de la India, Sushmita Sen, se alzó con el triunfo definitivo.

 Ellas son las tres mujeres que ocuparon el subcampeonato y que amanecieron con una nueva compañera.