Madonna ofreció fiesta en Malawi

La reunión la hizo después de que le negaron la adopción de Mercy James.

La cantante Madonna preparó una fiesta en Malawi, posiblemente en un intento por superar su desencanto luego que un juez rechazó su solicitud de adoptar a una huérfana.

Bailarines tradicionales llegaron al lujoso alojamiento donde está alojada Madonna, así como funcionarios del gobierno y miembros del personal de su organización de caridad Raising Malawi.

Había estrictas medidas de seguridad en torno al sitio, y no pudo confirmarse inicialmente si se trataba de una fiesta de despedida.

Las autoridades de tráfico aéreo otorgaron permiso al jet de Madonna para que parta el sábado, pero la cantante y actriz permaneció en su alojamiento todo el día.

La petición de Madonna para adoptar a una niña de Malaui fue sorpresivamente rechazada este viernes por una juez, pero el abogado de la estrella indicó que apelará el fallo. La decisión en contra de la petición de Madonna llega a pesar de que años antes la cantante había recibido una dispensa para adoptar a otro niño en el mismo país y de que el ministerio para el bienestar de la infancia de Malaui se hubiese pronunciado a favor de la adopción de la niña Chifundo 'Mercy' James, de 3 años, el pasado jueves.

El viernes 3 de abril la juez Esme Chombo apoyó las críticas que indicaban que no deberían hacerse excepciones para Madonna, que inició un importante proyecto de asistencia para este empobrecido país de Africa, azotado por el sida. Horas después el abogado de Madonna, dijo que había presentado una solicitud de apelación, pero que no se había establecido una fecha para la esta.

Las normas de adopción de Malaui exigen a los representantes del ministerio para el bienestar de la infancia la observación de los futuros padres de 18 a 24 meses con los niños que quieren adoptar. Esta norma también es efectiva para los extranjeros, aunque algunos legisladores han propuesto que el periodo sea sólo de un año en ese caso.

La juez indicó que Madonna había visitado Malaui en el 2008 y había pasado como torbellino por el país durante el fin de semana a días de la audiencia para su solicitud". "En mi opinión esto anularía completamente a Madonna de la definición de residente", indicó la juez.

Chombo indicó que otros extranjeros han adoptado a niños de Malaui, pero que el único caso en el que se dio una dispensa a los requisitos de residencia fue cuando se permitió a Madonna, de 50 años, llevarse a su hijo David Banda en el 2006 antes de que la adopción fuera consumada en el 2008.

"Es necesario que veamos más allá de la solicitante... y consideremos las consecuencias de dejar las puertas demasiado abiertas", dijo la juez. "Al retirar el amparo que se supone debe proteger a los niños, las cortes... podrían de hecho facilitar el tráfico de menores de algunos individuos sin escrúpulos".

La juez dejó en claro que no ponía en duda las intenciones de Madonna, e incluso reconoció el "noble" trabajo que la organización no lucrativa de Madonna ha hecho para alimentar, educar y dar asistencia médica a algunos del más de un millón de huérfanos de Malaui.

Cuando Madonna adopto a David, aún estaba casada con el director de cine británico Guy Ritchie. Ambos se divorciaron a comienzo de este año y ella trató de adoptar a Mercy, como madre soltera.

En documentos judiciales difundidos el viernes 3 de abril, Madonna dijo que la abuela de Chifundo no podía atenderla. Prometió incorporar a Mercy permanentemente a su familia y evitarle "el duro trauma emocional" de una vida como huérfana.

Temas relacionados