Cantautor de fina estampa

Una de las figuras más emblemáticas de la música del Brasil ofrecerá esta noche un concierto en el Teatro Jorge Eliécer Gaitán acompañado por el ‘power trio’ Banda Cê.

Caetano Veloso asegura que con este espectáculo cerrará un capítulo de su historia discográfica. / EFE

Caetano Veloso hace ver simple lo complejo. Con banda completa o con el modesto acompañamiento de una guitarra, tiene la virtud de hacer lucir su arte. Él es uno de los responsables de que la música del Brasil haya conseguido un importante despliegue universal. Por eso, Idartes y la Embajada de ese país en Colombia lo invitaron para que mostrara la actualidad de su trabajo, con un aparte significativo llamado Abraçaço, un espectáculo en el que cuenta con la complicidad del power trio Banda Cê.

El espectáculo que usted trae a Colombia es ‘Abraçaço’, nombre que se desprende de su más reciente disco. ¿Cuál es el momento personal que rodeó la gestación de este álbum?
Creo que el disco refleja un período lleno de cambios personales, incertidumbres y alguna rabia política, además de la celebración de la vida, venga ella como venga, que está presente en mi trabajo desde siempre. Pero más que todo ello, Abraçaço trae la consagración de la Banda Cê, la relación entre los tres chicos que tocan conmigo y la fluidez con la que sale toda la música.

¿Qué tiene de especial el estado de Bahía para haber sido la cuna de algunas de las principales figuras de la música del Brasil?
Bahía fue donde Brasil empezó. Los portugueses aportaron cuando llegaron por primera vez a esta tierra, lo que aquí llamamos el “descubrimiento del Brasil”. La ciudad de Salvador de la Bahía de Todos los Santos (el nombre le fue dado por Américo Vespucio) fue la primera capital del país (en el siglo XIX pasó a serlo Río de Janeiro). La ciudad y la región tienen la más grande población negra del país (a su vez, la más grande población negra fuera de África). El urbanismo y la arquitectura coloniales portugueses han sido preservados en Bahía más que en las otras grandes ciudades brasileñas. Así, Bahía siempre ha tenido un puesto mítico en nuestro imaginario. Dicen que la samba nació allí. Hay muchos cariocas que dicen que el estilo ganó forma en Río, pero las escuelas que salen en el carnaval tienen la tradición de las alas das baianas (son obligatorias), en homenaje a las señoras que llegaron a Río venidas de Bahía a comienzos del siglo XX. Quizá todo lo dicho explique por qué hay tantos músicos populares bahíanos. Pero hay muchísimos músicos populares cariocas y muchos músicos populares de Minas Gerais (con la importancia especial de Milton Nascimento y su grupo de geniales amigos) y hay grandes músicos pernambucanos. Sin hablar de Río Grande do Sul, de donde vinieron Elis Regina y Lupicínio Rodrigues. El país es muy grande y ahora mismo hay un rico manantial musical en el Norte, en Belém do Pará, muy popular y basado en la música electrónica.

Para el público hispano han sido muy importantes sus discos ‘Corazón Clandestino’, al lado de Fito Páez, y ‘Fina Estampa’. ¿Para usted también son especiales o resultan ser dos más dentro de su discografía?
Son especiales. Uno porque estoy al lado de Fito, artista que me encantó luego de verlo, muy joven, en la televisión argentina hace muchos años. El otro porque en él canto las canciones hispanoamericanas que han sido siempre una presencia en mi vida y en mi corazón.

Una pregunta adicional sobre ‘Fina Estampa’: ¿qué tan presentes tenía las interpretaciones originales al momento de hacer la suya? ¿Se separó totalmente para apropiarse de cada uno de estos temas del repertorio de América Latina?
Repasé en mi memoria las canciones hispanoamericanas de mi niñez y juventud (además de la canción de Fito que grabé en ese álbum y la tonada de Simón Díaz, que eran nuevas para mí cuando hice el disco) por el doble filtro de la bossa nova y del tropicalismo. Pero hay cosas que quedaron: el arreglo de la canción Fina estampa lo sacamos de la grabación de la cantante española María Dolores Pradera. Lo que más me gusta es como hicimos Lamento borincano y como tratamos el bolero Pecado.

¿Los momentos de crisis social, económica y política pueden desencadenar movimientos importantes para la cultura, como sucedió en la década de los 60, o fue un caso aislado?
Aquél fue un momento muy especial. Pero creo que ahora mismo empezamos a vivir un tiempo peligroso, quizá demasiado interesante. Puede que surjan libros, películas y canciones en muchas partes del mundo.

¿Cómo ha logrado vincular su carrera en la música con publicaciones literarias y con propuestas cinematográficas? ¿Ha sido fácil o difícil establecer esa relación entre estas tres artes?
Casi he trabajado sólo con música. Dirigí una película, un ejercicio llamado O Cinema Falado, en los años 1980. El 1997 escribí el libro Verdade tropical, que es largo y no es malo. Pero todo lo demás fue reunión de cosas escritas para periódicos. Verdade tropical ocupó mucho de mi tiempo, pero no paré de hacer música mientras lo escribía: lo hacía después de conciertos, en el avión, en hoteles, entre sesiones de grabación de estudio.

¿Cuáles son las características sonoras del ‘power trio’ Banda Cê, con el que se presentará en Bogotá? ¿Cómo se siente al estar respaldado por esta agrupación?
Me siento extraordinariamente bien. Son tres muchachos que conocen todo lo que se debe conocer de música popular, y algo de música clásica también. Pedro, el guitarrista, es amigo de mi hijo Moreno, así que lo conozco de niño. Nos agrupamos para hacer el álbum Cê y hemos estado juntos por siete años y tres discos. Abraçaço cierra una especie de trilogía. En el show ellos tocan conmigo las canciones nuevas y asumen canciones viejas con amor y luz.

Sábado 16 de noviembre, 8:00 p.m. Teatro Jorge Eliécer Gaitán, carrera 7ª Nº 22-47. Información y boletería: 593 6300 y www.tuboleta.com.

[email protected]

 

últimas noticias

La verdad sobre la sobredosis de Demi Lovato