Cine que no discrimina

Después de entretener a 11.833 personas en 2014, el programa “Cine para Todos” regresa este año a las salas de distintas ciudades del país.

En Medellín, Cali, Bogotá, Montería, Ibagué, Bucaramanga, Pereira, Manizales y Armenia hay funciones de “Cine para Todos”. /Cortesía: Secretaría de Integración Social de Bogotá.

Cristian Acosta a sus 19 años nunca había estado en una sala de cine y en su primera vez, con la película El libro de la vida, se divirtió mucho. Lo más parecido a ese nivel de diversión lo vive cuando en el computador de su casa pone las historias de terror de la Radio Universal de México. Son muy descriptivas y no importa que no pueda ver, las voces lo acompañan y lo entretienen.

Aquí, en esta sala de cine, le entregaron un aparato que se puso en los oídos y que le narra lo que sus ojos no ven: “María sube a la escalera y lleva una falda café”. “Manolo le da un beso a María. Se miran”. La audiodescripción, que ha sido pregrabada, aprovecha cada uno de los silencios de los personajes para narrar los detalles. La voz es cálida, acompaña. Debía ser algo así como lo que los abuelos vivían con las radionovelas.

Mientras tanto, para la población sorda, la película lleva subtítulos de colores. Además, les entregaron unas gafas al inicio, que les permiten ver a un intérprete en la esquina de la pantalla. Cuenta Luisa Fernanda Berrocal, líder de movilización social de la Fundación Saldarriaga Concha, que en España ya hay salas de cine en las que este tipo de herramientas tecnológicas para las personas con discapacidad están disponibles y al alcance de la mano.

Pero en Colombia esto es una iniciativa de la Fundación Saldarriaga en compañía del Ministerio de Tecnologías de la Información y Comunicaciones (Mintic) y Cine Colombia. El piloto se realizó en 2012 y dado el éxito en asistencia, decidieron rescatarlo y convertirlo en un programa periódico. La meta, no obstante, es que con los años estas proyecciones no sean un evento aislado de los sábados en la mañana, sino que las salas de cine cuenten con los recursos para que todos puedan disfrutar de las películas sin discriminación.

Carlos Andrés Castro, coordinador del programa desde el Mintic, afirma que ya se han realizado algunas conversaciones con productores nacionales de renombre, como Dago García y Sergio Cabrera, para que ellos incluyan la audiodescripción en sus películas. A su vez, el Ministerio de Cultura está brindando a los realizadores nacionales algunos incentivos para que inviertan en esta tecnología.

De hecho, “las películas colombianas son las que más han disfrutado en funciones anteriores”, agrega Castro. Para él, desde su experiencia como invidente, a veces faltan detalles. Sin embargo, dice que “la audiodescripción es la mejor manera de disfrutar una película. Uno viene con la novia y no disfruta ni la deja disfrutar a ella, porque no entiende muchas cosas. Pero de esta forma uno llega a una comprensión bastante buena de la historia”.

Y aunque no todas las películas son fácilmente adaptables para la audiodescripción, El libro de la vida, un filme animado de Guillermo del Toro, funcionó bastante bien. Las emociones de los personajes eran palpables a través de sus voces y el colorido de la película también resultó bello para quienes no escuchan.

Las funciones son gratuitas y los combos valen $1.500. Barrocal afirma que está pensado así, ya que el 70% de la población con discapacidad en Colombia es pobre. Además, no existe una motivación previa para ir a cine. Si la boleta es costosa, es preferible invertir en otra necesidad, pues a lo largo de su vida no le han encontrado sentido a ese plan. Por eso, “Cine para Todos” parece ser el primer impulso para animarlos. La sala disfrutó la película, se rio y suspiró en los momentos difíciles. Cristian Acosta tiene muchas ganas de volver. Esto de ir a cine le mejora la calidad de vida y, dice, lo hace feliz.

 

[email protected]

Temas relacionados
últimas noticias

Janet Jackson luchó contra la depresión