De naturaleza irónica

La obra ‘La forma de las cosas’, un texto original del estadounidense Neil LaBute y bajo la dirección de Pedro Salazar, elimina la fina frontera entre la tragedia y la comedia.

Valentina Acosta, Claudio Cataño y Diana Alfonso hacen parte del elenco de la obra ‘La forma de las cosas’. / Gustavo Torrijos - El Espectador

Frente a un buen texto, lo único que debe hacer un actor es quitarse del medio y no interponerse entre la historia y el público. Eso es lo que están haciendo Valentina Acosta, Claudio Cataño, Diana Alfonso y Andrés Rojas, quienes asumieron la misión de presentar en las tablas del Teatro Nacional Fanny Mikey la obra La forma de las cosas, un texto del dramaturgo estadounidense Neil LaBute bajo la dirección del experimentado Pedro Salazar.

“Cada uno llegó a la obra con deseos de entrar desnudo a ver qué pasaba en el escenario. Queríamos identificar cómo se iban descubriendo los personajes. Cada uno hizo su tarea, cada uno hizo su propuesta y empezó a encontrar su línea. En mi caso, hice un par de tareítas pendientes y encontré referencias en mi pasado para asumir mi rol”, dice Claudio Cataño, a quien le tomó dos meses preparar un papel que, cuenta, le llegó en forma de boceto para delinearlo y colorearlo.

Esta pieza teatral, que se ha exhibido con éxito en Broadway, Londres, Barcelona, Buenos Aires y París, fue escrita en 2001 y siempre se ha destacado por su alto contenido irónico. El montaje muestra desnuda la naturaleza humana desde los años de la adolescencia y se encarga de hacer más delgada la brecha entre la comedia y la tragedia. Los cuatro personajes en escena llenan el espacio con sus matices y alimentan indiscriminadamente el drama y el humor.

“El teatro propicia los momentos subjetivos, así como las demás artes. Por ejemplo, cuando uno ve una película en un instante de la vida y no le produce gracia, pero después la vuelve a ver y se muere de la risa. Eso pasa con La forma de las cosas, porque hay fragmentos divertidos pero también muy dramáticos. Lo que más me gusta es que la risa o el llanto se contagian entre el público. Aquí todo depende de los espectadores”, cuenta Valentina Acosta, y agrega que su personaje le ha mostrado una faceta vehemente de su personalidad.

La Compañía Estable, colectivo dirigido por Pedro Salazar, quiso explorar un texto tan complejo como contundente, y para llevarlo a las tablas contó con la escenografía de Julián Hoyos, el diseño de luces de Humberto Hernández, la música original de Kalo Eva, las coreografías de Julio Escallón y el vestuario de la diseñadora neoyorquina Olga Maslova.

“Todas las noches llego con la mente en blanco a actuar. Lo primordial para mí siempre ha sido el texto de Neil LaBute, quien hizo un excelente trabajo. Casi siempre que tengo una duda sobre mi personaje o sobre nuestro montaje, lo encuentro en el libreto original. Aunque también pienso que la obra es jugar entre todos: yo tengo una propuesta pero mi compañero la puede enriquecer con sus pincelazos, y eso ha sido muy bueno”, afirma Diana Alfonso.

La forma de las cosas explora el humor y el drama desde la ironía y exhibe la oscuridad de la condición humana.

 

En temporada hasta el 29 de junio con funciones los sábados a las 6 y 8:30 p.m., y domingos a las 6 p.m. Teatro Nacional Fanny Mikey, calle 71 Nº 10-11. Información y boletería: 593 6300 y www.tuboleta.com.

 

[email protected]

 

últimas noticias