Del “Esplendor americano” a Powerpaola

El Congreso Internacional de Ilustración está en el programa de la Feria. Les contamos quiénes son los invitados y repasamos la historia de este género cada vez más popular.

El español Pep Carrió ha publicado libros ilustrados como “Sólo el que ama está solo” y “En el último rincón”. /Cortesía - Filbo

No siempre es malo sentirse un fracasado. Ser feo, calvo y barrigón. Con un empleo de bajo perfil, en el sótano de un hospital, clasificando archivos; sin novia y viviendo en un apartamento desordenado. De esa insípida vida, en sus horas solitarias y en un aturdidor silencio, Harvey Pekar comenzó a escribir su cotidianidad en viñetas, con garabatos que lo representaban a él y a su entorno.

El protagonista de esta historia, aficionado al cómic y coleccionista de discos en acetato, se encontró un día con Robert Crumb, un reconocido ilustrador con el que compartía la misma pasión por la música y a quien le enseñó los cuadernos que contenían lo único verdaderamente productivo que estaba haciendo con su vida: contarla.

Fue así como Crumb se convirtió en el primer ilustrador de este cómic (varios dibujantes lo hicieron en diferentes épocas) y Pekar, su creador, lo llamó irónicamente American Splendor (Esplendor americano). Esta historieta se convirtió en una publicación de culto desde los años 70 en Estados Unidos. En medio de la industria del cómic, plagada de superhéroes, con poderes mágicos, Pekar hizo de la debilidad y del mostrar sin pudor sus propias desgracias cotidianas el principal atractivo para los múltiples seguidores que agotaban los ejemplares de cada edición. Al fin encontró el éxito exponiendo su fracaso.

Luego del silencio mediático de poco más de una década, la proliferación de internet en los 90, lejos de descartar el cómic y, en general, las historias gráficas, catapultó ese arte cuando sus creadores y promotores se adaptaron y lo potenciaron para fluir en la vertiginosa era tecnológica virtual. Así sobrevivió al papel. Y se reinventó: las ilustraciones pasaron a ser un elemento esencial de variadísimas piezas editoriales. La dedicada labor de los creativos ha hecho que no sólo jóvenes sino adultos y niños encuentren en los libros y páginas ilustradas de innumerables creaciones impresas y digitales la posibilidad de adentrarse en historias fascinantes que permiten acceder a la variopinta imaginación de sus autores.

En la Feria Internacional del Libro de Bogotá esta posibilidad estará a pedir de boca. Quince ilustradores de Colombia y de latitudes tan diversas como España, Canadá y Argentina estarán mostrando sus trabajos y compartiendo experiencias. Una de ellas es Powerpaola, una joven colombiana que ha hecho nombre en Iberoamérica con historias cotidianas menos dramáticas que las del autor de Esplendor americano pero un tanto similares en la sencillez e intimidad de lo que relatan. Su falta de solemnidad, la frescura de sus historietas y de su novela gráfica Virus tropical la han hecho ganar multitud de seguidores y formar parte de espacios relevantes en publicaciones impresas y virtuales.

Hasta García Márquez ya está en cómic. Este año en que Macondo es el Invitado de Honor de la Filbo se podrá encontrar la novela gráfica Gabo, memorias de una vida mágica, inspirada en su obra. Este género, tan dado a las historias ficcionales, ha sido también el formato para contar historias reales y tragicómicas como la de Esplendor americano o tan desgarradoras como El diario de Ana Frank.

Japón es un capítulo aparte. Esa tradición está tan arraigada que en las calles y el metro es común ver a muchas personas leyendo revistas o libros gordos de infinitas páginas, todos ilustrados. El manga, como se refieren en general a sus historias gráficas, está tan arraigado como el sushi.

En esta ocasión, la Filbo contará con ilustradores de talla internacional como el español Pep Carrió, quien ha conmovido con sus libros, salidos muchas veces de anécdotas frugales, como Al otro lado de la línea, compuesto de una serie de imágenes creadas mientras conversaba por teléfono, o Marcos Ching, canadiense, quien es reconocido en la industria publicitaria y de moda como uno de los más vanguardistas creadores. Entre los quince invitados también estará Ellen Weinstein, colaboradora permanente de The New York Times. Esta estadounidense, más allá de las divergencias políticas de su país con Rusia, encontró en el collage, basado en el constructivismo ruso, una de las características de su creación, que la ha dado renombre mundialmente.

Cuatro décadas más tarde (que temprano), Art Spiegelman, uno de los autores más reconocidos del mundo del cómic desde los años 70, dijo una frase que se ajusta a la ilustración y la novela gráfica, aunque se refería a las historietas: “Tengo la impresión de que el cómic ha pasado de ser un ícono del analfabetismo a ser uno de nuestros últimos bastiones del alfabetismo”.

 

Vea más información en www.feriadellibro.com, y sobre el Congreso de Ilustración en http://www.congresofig.com/.

últimas noticias

A descubrir a la Reina del Pacífico

Paris Jackson confirma su bisexualidad

¿Qué pasó con el Instagram de Miley Cyrus?