El derecho a migrar y a quedarse

Este miércoles finaliza el festival que convierte en imágenes los conflictos sobre los derechos y la movilidad humana.

El Festival de Cine Migrante es un espacio abocado al debate y la formulación de propuestas sociales. / Cortesía Festival

La migración tiene tantas perspectivas como contextos en el mundo, y así también lo ha percibido Florencia Mazzadi, directora del Festival de Cine Migrante, quien a partir de su experiencia en Colombia ha planteado “repensar” los contenidos habituales que se presentan en la sede originaria del evento: Buenos Aires, Argentina.

“Hay un montón de películas que muestran la migración del campo a la ciudad que tiene que ver con un proyecto de vida, con una manera distinta, con ir a buscar educación o un desarrollo profesional, pero cuando realmente estás obligado a irte de un lugar a incorporarte a otro, estás, concretamente, perdiendo tu identidad y volviendo a definirla de forma obligada. De alguna manera se trata de una identidad frustrada”, apunta Mazzadi.

Estas visiones del conflicto en Colombia se constituyen como un regreso a lo visible y constante, pero abordado desde el certamen como un espacio para el diálogo y la propuesta, porque son precisamente la movilización social y las políticas públicas las que pueden llegar a generar posturas que transformen la violencia cotidiana del destierro en acciones concretas para garantizar el derecho a “no migrar”, según explica la directora.

El Festival de Cine Migrante no ignora la función artística de representar su entorno y además debatirlo, por esta razón la metáfora es considerada como uno de sus elementos fundamentales para acercarse al público y brindarle la oportunidad de reflexionar. Esta es una noción que se hace evidente en las cintas que, más allá de responder a hechos puntuales, otorgan una visión de los avatares migratorios e identitarios desde afuera, desde otras latitudes que sufren flagelos similares.

Aunque el festival se encuentra en el país con la problemática directa del desplazamiento (Colombia es uno de los países que más se enfrentan a esta situación en el mundo, según Acnur), los ejes de análisis que propone son tan diversos como las identidades, que no pueden, desde la óptica de Mazzadi, estar cooptadas por los límites geopolíticos que las naciones imponen sobre quienes las habitan. “Nos han querido hacer creer que la diferencia geopolítica nos identifica. Una bandera, un himno nacional, un territorio compartido no es precisamente la identidad más profunda que nos puede dar cuenta de quiénes somos”.

Los eventos que cierran esta jornada se llevarán a cabo hoy, a partir de las 2 p.m. en la Universidad de los Andes con el Taller Audiovisual de Formación en Derechos Humanos: “Diversidad, otredad, modos y fundamentos de la construcción de la identidad”, precedido por la proyección de dos producciones internacionales. A las 3 p.m. se presentará en el auditorio Jaime Hoyos de la Universidad Javeriana la cinta francesa Low Life (2011), dirigida por Nicolas Klotz y Elisabeth Perceval. La clausura de Cine Migrante será en Matik Matik (carrera 11 Nº 67-20), el martes 29 desde la 9 p.m., con la proyección de dos piezas documentales.

 

[email protected]

@lacostamalvada