Entrevista con el verdadero NCIS

El agente D’Wayne Swear, líder del grupo de investigadores de la Armada, habló para El Espectador sobre su experiencia como consultor técnico del programa inspirado en su trabajo.

El domingo 28 de agosto se estrena la nueva temporada a las 10 p.m., por A&E. / Cortesía

El domingo, 28 de agosto, se estrena en A&E la nueva temporada de NCIS: New Orleans. Una serie que investiga los crímenes contra militares en la ciudad más grande de Luisiana. Pero, más allá de los episodios que podrán ver los televidentes, está el trabajo de la verdadera unidad de criminalística de la región, que fue dirigida por D’Wayne Swear.

Swear, agente retirado, se ha convertido en asesor del programa, y en diálogo con El Espectador cuenta cuáles son los detalles para que el show se ajuste a la verdad. Es enfático en decir que, al no ser un documental, hay que pensar muy bien la actuación. “Básicamente lo que hago es traer el realismo a la serie”.

¿Cómo fue su reacción cuando le ofrecieron el trabajo?

La primera reacción que tuve cuando recibí la llamada del productor hace tres años fue: ¿qué está tomando? Quiero un poco de eso, porque no va a pasar. Nunca vi el show antes porque estaba trabajando, y aunque NCIS es un gran show, y muy popular, sólo lo había escuchado.

Entonces, ¿cómo decidió hacerlo?

Entendí lo que querían hacer. Sabía que no era un documental y decidí que debía educarlos, sugerir cómo actuar para que fuera real, y ellos son muy flexibles para trabajar conmigo. Tenemos una excelente relación.

¿En qué consiste su trabajo?

Yo doy un concepto por cada guion y educo a los guionistas para que sepan cómo es nuestro trabajo, para que sepan cómo escribir un reporte de verdad, pero en poco tiempo. Porque sólo tienen 45 minutos para contar una historia y ahí es muy poca la licencia para crear.

¿Cuál es la relación entre usted y Scott Bakula?

Somos gemelos, ¿no lo ven? (risas). Mi vida se parece un poco, pero él llevó el personaje a un nuevo nivel. Yo estoy divorciado, tengo un hijo; él tiene una hija en la serie. Son personajes paralelos, con un gran trasfondo.

¿Cómo fue el encuentro con Bakula?

Para mí fue un honor. Realmente logra retratar cada detalle. Para mí ha sido un gran trabajo porque ellos aman lo que hacen, realmente lo disfrutan.

Hay tres “NCIS”: “Washington”, “Los Ángeles” y “New Orleans”. ¿Los protocolos son diferentes?

No. Los protocolos son iguales. Lo diferente en la vida real es que cada responsabilidad cae sobre el agente.

¿Qué pensaba de estas series antes?

Trabajaba mucho y no tenía tiempo de verlas. Eso era mi trabajo a diario. Nunca lo había visto.

¿Qué dice su familia?

Esto es un poco difícil, no es un trabajo. Ya estoy retirado. Pero la producción de televisión implica mucho esfuerzo, es una gran operación, son muchas horas, y para mí es un honor hacer parte de este equipo lleno de talento.

¿Hay algún caso que considera que no se debe hacer en televisión?

No. Ayudo a los escritores como creo que deben explicar una escena del crimen. En términos generales, les ayudo a desarrollar los diálogos para que sean confiables.

Pero ¿cree que los casos que ha visto hay que adaptarlos?

Creo que todos hay que adaptarlos. Lo que hago es sugerirles y muchas veces les digo: está bien. Los militares sienten orgullo de las personas que les sirven. Pero muchas veces, por las misiones del NCIS en la vida real, no miramos la publicidad. Sólo queremos asegurarnos de encerrar a los criminales.

¿Hay alguna advertencia que le haya hecho al equipo y que ellos no hayan aprendido?

No, han aprendido. Lo chistoso es que en Estados Unidos tenemos la Constitución con nuestros derechos, y en televisión nunca ves que alguien lea los derechos, porque no hay tiempo.

Zoe McLellan, quien interpreta a Meredith Brody, nos contó que muchas veces le dice que debe cambiar la cara y ser más seria. ¿Por qué?

Sí, eso es psicológico, es muy importante. Para mí la cara puede ser normal por mi actitud, pero para ella tiene que ser diferente y salir natural (risas).

¿Cómo fue la reacción de sus compañeros de la vida real?

Es diferente. Tuve que explicarles a los agentes que se trata de un show de televisión e incluso hago chistes, por ejemplo, que tengo que cargar dos baterías para mi celular. Porque hay días en los que recibo llamadas en las que me reprochan: “Tú sabes que eso no se hace así”. Les respondo: “Yo sé, pero es televisión”.

¿Qué es lo más fascinante de estar de este lado?

Esto no es una doble vida, me gusta estar detrás de las cosas. No soy fotogénico. Sólo hago lo que tengo que hacer y lo disfruto. Mi exesposa es periodista, trabaja como productora de televisión, así que lo entiende. Otra de las cosas que me gustan es cuando le explico a la gente que grabar un show de 45 minutos toma al menos ocho días de arduo trabajo.

¿Cómo se retrata la seguridad en televisión?

Aunque en la vida real hay gente que hace esto, no quiero promover que algunas personas lo hagan. Entonces es necesario explicarles que lo que están viendo es nuestro trabajo en la vida real.

¿Ha pensado en actuar?

(Risas) Algunas personas creen que debo hacerlo, pero para mí ya es suficiente estar en un set de grabación. No es que sea penoso, pero no.

¿Cree que el éxito de estos “shows” trae beneficios para el verdadero NCIS?

Definitivamente. Por ejemplo, cuando la verdadera agencia de NCIS abrió la convocatoria en los primeros tres días para ocupar 40 vacantes, recibió 5.000 solicitudes en línea. Porque muchos creen que va a ser como en televisión, pero este es el mundo real y la gente quiere hacer parte.

 

Invitación de A&E.

Temas relacionados

 

últimas noticias