Entutelan el festival

El Festival de la Leyenda Vallenata comienza hoy en la capital del Cesar en medio de una polémica.

En su historia, ninguna mujer ha ganado el título de “rey vallenato”. / AFP

La acción judicial fue instaurada ante el Tribunal Superior de Santa Marta por el abogado Tomás Javier Oñate al considerar que el Festival Vallenato está vulnerando derechos fundamentales de la mujer, obligándola a usar términos masculinos desde el mismo momento de la inscripción en el certamen. “A las mujeres en la hoja de registro la inscriben como acordeonero poniéndola a representar una condición sexual o género diferente”, puntualizó.

La demanda también es en contra del Ministerio de Cultura, que, según el tutelante, avala y apoya el certamen que se realiza cada año en Valledupar. Además pidió a la justicia que se obligue al festival a aclarar y promocionar que en cada categoría se debe elegir a un rey o reina de la leyenda vallenata, ya que la ganadora podría ser una mujer.

Otra solicitud consignada en la tutela tiene que ver con la exigencia de que se cumpla con la cuota femenina en los jurados asignados en la categoría en que estén compitiendo mujeres. Para el certamen, que comienza hoy en la capital del Cesar, hay inscritas 14 mujeres en las categorías infantil, aficionada y profesional, además de las que concursan en la canción inédita.

El abogado Tomás Javier Oñate aclaró que, aunque para la acción judicial tomó como referencia a la acordeonera Maribel Cortina Fonseca, que este año competirá por quinta vez en la categoría profesional, la tutela es una iniciativa propia. “Las mujeres, al igual que los niños, niñas y adolescentes, cuando están en riesgo o están amenazados sus derechos fundamentales, pueden exigir su cumplimiento”.

Maribel Cortina Fonseca, una de las columnas vertebrales de Las Diosas del Vallenato, al lado de la desaparecida Patricia Teherán, es la mujer que más ha participado en el certamen de Valledupar. Se presentó cuatro veces como aficionada, ocupando el segundo lugar en los años 85, 86 y 88, y fue finalista en una de las tres veces en las que ha participado como profesional.

Nacida en El Difícil, Magdalena, tierra que ha dado varios reyes vallenatos, dijo no haberse sentido discriminada. Aseguró que le debe mucho al festival y que no quiere entrar en polémica sobre la tutela instaurada por presunta discriminación y machismo. “Lo único que sé es que algún día voy a ser reina vallenata. Aunque dicen que hay machismo, yo no creo: ya hubo una reina en la categoría infantil”.

Hace siete años, cuando se hizo el último festival denominado Rey de Reyes, donde sólo compiten quienes han ganado alguna vez en Valledupar, un periodista allegado a una iglesia evangélica instauró también una acción de tutela, alegando ante el juez que “rey de reyes” únicamente es Dios. Esa acción judicial no prosperó.

 

 

 

 

 

últimas noticias