La fiesta de los Grammy

El cantante inglés Sam Smith obtuvo cuatro galardones y fue el más destacado de la noche. Beck se llevó el premio a álbum del año.

Carlos Vives durante la recepción del premio en Los Ángeles, California. / AFP

El samario Carlos Vives ganó ayer su segundo Grammy con Más + corazón profundo, su decimocuarto trabajo discográfico. Vives, quien también ha ganado siete Grammy latinos, competía en la categoría de mejor álbum tropical latino contra El Gran Combo de Puerto Rico, la colombiana Totó La Momposina, la cubana Aymee Nuviola y el grupo Palo!, formado en Miami en 2003. Vives recogió su galardón en el Teatro Nokia de Los Ángeles, horas antes de la gala central de los Grammy, que se llevó a cabo en el Staples Center de Los Ángeles, California.

Otros dos artistas colombianos estaban en las justas de la industria musical. Juanes, en la categoría de mejor álbum pop latino, estuvo presente con su más reciente producción, Loco de amor, que fue superada por el álbum Tangos de Rubén Blades, en el que el cantante panameño realiza versiones de sus temas en este género. Chocquibtown estuvo presente en la categoría mejor álbum alternativo (junto con Jorge Drexler, Molotov y Ana Tijoux), cuyo galardón se lo llevó el dúo puertorriqueño Calle 13 con su producción Multiviral.

Una de las sorpresas iniciales fue el galardón a mejor álbum de blues para Step back de Johnny Winter, una leyenda del género que falleció en julio del año pasado. El álbum fue lanzado en septiembre de 2014 y este Grammy resuena como un homenaje a su obra, que se remonta a fines de los años 60 con producciones como The progressive blues experiment y Second winter. Ziggy Marley, hijo de Bob Marley, ganó como mejor álbum de reggae con Fly rasta; Weird Al Yankovic, el reconocido humorista estadounidense, recibió el galardón a mejor álbum de comedia. Yankovic comenzó su carrera en 1983 con parodias de temas famosos de Queen, The Knack y Stevie Nicks.

La gala fue abierta por la banda australiana AC/DC con Angus Young y Brian Johnson a la cabeza. El primer premio de la ceremonia se lo llevó Sam Smith como mejor artista nuevo y poco después obtendría el de mejor álbum pop vocal y el de mejor canción, una de las categorías más renombradas de los premios. La cúspide de la noche para Smith fue el premio a mejor grabación con Stay with me. Smith (Inglaterra, 1992) comenzó su carrera en 2012 y el año pasado lanzó In the lonely hour, un álbum de influencias pop y R&B. Con Happy (Live), Pharrell Williams ganó el Grammy a mejor interpretación solista pop.

Uno de los regresos importantes en los Grammy fue el de Beck con su álbum Morning phase, que ganó el título de mejor álbum rock. Con este, Beck alzó también uno de los premios más destacados de la noche, el de mejor álbum. Desde 2008, cuando lanzó Modern guilt, Beck estaba ausente de la industria musical y ambos galardones son la justa recompensa a uno de los experimentadores más preciados del rock desde los noventa.

Con premios honoríficos, fueron recordados los Bee Gees, George Harrison y Buddy Guy. La ceremonia contó con presentaciones de Miranda Lambert, Juanes, Beck y Chris Martin, Adam Levine y Gwen Stefani, Madonna, entre otros. 

 

últimas noticias