Gwyneth Paltrow, una mamá de Óscar

La mujer más bella de este año también es la más odiada del planeta. Parece que no le perdonan su gusto por dejar Hollywood y vivir en Inglaterra.

Gwyneth Paltrow.AFP

Gwyneth Paltrow, tras deslumbrar en el estreno de "Iron Man 3" y ser elegida la mujer más bella del mundo por People, también fue designada como la más odiada del planeta por la revista Star. Una rara dualidad de pareceres, que la actriz estadounidense resuelve asegurando que ella todo lo que pretende "es ser una madre".

Todo sucedió cuando Gwyneth Paltrow conoció a su esposo Chris Martin, vocalista de Coldplay, y la pareja se casó en 2003, se mudó a Londres y tuvo dos hijos. Nadie comprendía el prodigioso cambio que en poco tiempo se había obrado en la ganadora, con tan solo 26 años, de un Óscar y un Globo de Oro por "Shakesperare in Love" (1998), la hasta entonces considerada princesa de Hollywood.

Aquel cambio en su vida comenzó a despertar la animadversión de ciertos grupos, y en su persona florecieron dicotomías difíciles de comprender. Por ejemplo, el pasado mes de abril la actriz, de 41 años, fue elegida la mujer más bella del mundo por la revista estadounidense People, por delante de Kerry Washington ("Django en cadenas"), y en sustitución en lo más alto de la lista de la cantante Beyoncé, considerada la más bella en 2012.

"Pensé que alguien me estaba gastando una broma", confesó Paltrow, cuando leyó con incredulidad el correo electrónico en el que se le informaba del reconocimiento.

"Es una portada icónica (People) en la cultura americana, y creo que es increíble", aseguró la intérprete, que dijo sentirse más bella cuando se acepta tal y como es. "Cuando no me juzgo, tengo paz, que viene cuando te quieres a ti mismo y a todos tus defectos", advirtió.

Cierta adoración por Paltrow sí que se debe sentir en People, porque el año anterior, en septiembre de 2012, también fue elegida la famosa mejor vestida del año, antes que la duquesa de Cambridge y la actriz de origen mexicano Jessica Alba.

"Es una laureada actriz, cantante talentosa y buena cocinera, pero sobre todo y ante todo una mujer a la última moda", se decía en la revista sobre los motivos que le llevaron a coronar a Paltrow entre las estrellas mejores vestidas del año.

Los editores de la publicación destacaban que, "con un cuerpo como el que tiene", las habilidades de la actriz en la alfombra roja "no tienen precedentes", ya que Paltrow siempre aparece con un estilo "inesperado pero chic".

No obstante, y volviendo a las contradicciones sobre su personalidad, en la actualidad también posee otro título que nada tiene que ver con los anteriores mencionados: fue elegida la persona más odiada del planeta por la revista Star.

Dicotomías Paltrow

Este año Paltrow ha protagonizado, junto a Robert Downey Jr., la tercera entrega de "Iron Man", el filme más taquillero en lo que va de 2013: 410 millones de dólares en EE.UU. y más de 800 en el resto del mundo. Pero poca gente achaca el éxito de taquilla a la participación de la angelina en la cinta, a sus cualidades interpretativas.

Y es que también este mismo año Paltrow ha publicado su segundo libro de recetas, que acaba de situarse como el más vendido en las listas de The New York Times, lo que hace que la actriz se haya convertido en faro-guía de la cocina sana.

Además, lanzó una página web, GOP, en la que se pueden adquirir productos recomendados por ella misma, que ya ha alcanzado la cifra de 150.000 suscriptores.

Sin embargo, son devastadoras las críticas que recibe como gurú de la cocina y por sus recomendaciones en la Red.

"Los que me critican no pueden estar hablando de mí, porque no me conocen (…). Todo lo que soy es una madre –admite en una entrevista con un medio español, para promocionar el perfume Boss Tour, de Boss Parfums, firma de la que es imagen-. Me levanto por las mañanas para hacerles el desayuno a mis hijos. Luego los llevo al colegio, vuelvo a casa a hacer ejercicio y me centro en mi página web. Después, si acaso, tengo reuniones sobre películas o futuros libros".

Vuelta a Londres

Gwyneth Paltrow y Chris Martin se afincaron en Londres al poco de iniciar su relación, lo que llenó de sombras la imagen que el público tenía de la actriz. Y allí criaron a sus hijos hasta que decidieron cruzar el Atlántico el pasado verano. Ahora, sin embargo, piensan en regresar a la capital del Reino Unido, según ha revelado la intérprete hace unas semanas a la revista Red Magazine.

La actriz, no precisamente para restañar su imagen con el público de su país, ha confesado que el traslado de Londres a California fue "un experimento" y que espera regresar al Reino Unido en un futuro cercano.

"No quiero que (mis hijos) sean adolescentes en Los Ángeles. De ninguna manera", señaló Paltrow, quien explicó que quiere estar allí como máximo dos o tres años y que forma parte de su "filosofía de ser madre" darles a sus hijos, Apple, de 9 años, y Mosses, de 7, la oportunidad de vivir en diferentes culturas y de "reinventarse".

Aunque Paltrow reconoce que le gusta vivir en Londres, explicó que se sintió atraída por su familia y sus amigos de California, donde creció. "No sé, cumples 40 años y sientes como que necesitas volver a casa durante un año o así", manifestó.