Hijo de Will Smith pierde examen de conducción y amenaza con abandonar Los Ángeles

Jaden no pudo obtener su permiso de conducir y dice que está harto de tanta "negatividad".

Jaden Smith.AFP

En una ciudad como Los Ángeles, donde la mayoría de los desplazamientos se realizan en carro y el transporte público es casi inexistente, suspender el examen para obtener el permiso de conducir debe ser lo más parecido a una pesadilla hecha realidad para cualquier adolescente, y eso es justo lo que le ha sucedido a Jaden Smith, el hijo de 18 años de los actores Will y Jada Pinkett Smith. (Galería Hijos de Will Smith se coronan como nuevos íconos de la moda).

La decepción de no haber superado el examen sumada al temor de darle la noticia a su padre han terminado de deprimir a Jaden, por lo que estaría pensando en abandonar la ciudad donde creció en favor de un lugar donde los vehículos sean menos necesarios.

"Va a resultar muy divertido explicarle a mi padre que he suspendido nada más arrancar. Estoy a punto de mudarme lejos de Los Ángeles. Aquí hay demasiada negatividad. Diseñen la vida ustedes mismos", anuncia el actor, músico e icono de la moda en un video compartido en su cuenta de Instagram.

A continuación, Jaden Smith ha pronunciado un extraño y apasionado discurso acerca de la importancia de perseguir los sueños, que podría estar relacionado con su propio deseo de mudarse.

"Todo el mundo debería seguir su corazón, ¿comprendena qué me refiero? Hagan exactamente lo que deseen hacer, sean quienes quieren ser. No tratren de pretender ser otra persona. Hoy en día resulta muy duro construir la vida que deseas para ti mismo porque no hay nadie que apoye a la juventud para que sea creativa", añade.

Tanto Jaden como su hermana menor Willow, cantante y actriz, son conocidos por su particular sentido de la moda y su personalidad un tanto excéntrica. Por ejemplo, recientemente el chico confesaba que entre las muchas corrientes estéticas con las que ha experimentado en el pasado se encontraba la gótica, una fase en la que comenzó a actuar en su día a día como un vampiro.

"Durante una época de mi vida fui gótico. Solo vestía de negro y me escondía del sol porque era una especie de vampiro. Era un vampiro, de verdad. No me gustaba exponerme al sol y solo llevaba abrigos negros. Ahora ya no lo soy, he superado esa etapa. He pasado a ponerme prendas más llamativas y disfruto saliendo de día. Comparto una energía mucho más variada", aseguraba a la revista francesa Numéro.