Historias realistas, no reales

El español presenta en Colombia ‘Terral’, su cuarto registro discográfico, en el que interpreta una canción a dúo con Ricky Martin.

El artista español Pablo Alborán hace sus composiciones a partir de la guitarra, el piano y grabaciones con su teléfono celular. / Pamela Aristizábal

Pablo Alborán emplea tres recursos para componer. La guitarra es su bastón en los momentos más críticos. El piano es el motor para gestar nuevas atmósferas y salirse de los parámetros establecidos. Y, finalmente, su teléfono celular es el complemento oportuno en esos casos de emergencia en que la cabeza, entre queriendo y no queriendo, lanza una idea que lucha por convertirse en historia, melodía o canción.

Muchas de sus canciones han pasado por estos tres elementos. Surgen en una grabación espontánea en el móvil, luego el lenguaje se transforma en acordes de guitarra, pero debe someterse al rigor de las blancas y las negras para asumir la contundencia que el cantautor español quiere que tenga. Para él es un proceso complejo y muchas veces inexplicable. Es, en otras palabras, un acto de fe musical.

“Las canciones más rítmicas las he compuesto con la guitarra, que es el instrumento que me va marcando el tiempo. En el piano, en cambio, logro una propuesta envolvente porque me meto en una burbuja y por lo general ahí se van generando las baladas. Sin embargo, no tengo metodología para componer. No hay nada más horrible que copiarse a uno mismo. Para mí, ese es el comienzo del fracaso”, asegura Pablo Alborán, cuyas primeras historias corresponden al terreno de la ciencia ficción y son el tesoro más oculto de su hogar.

Debutó en el mercado discográfico en 2011 con Pablo Alborán, un disco sinfónico y complejo en su producción porque tenía una orquesta respaldándolo, con la que encontró el vínculo entre los sonidos flamencos y algunos elementos árabes. Meses después lanzó En acústico, un registro con el que quería exhibir sus raíces relacionadas con la intimidad de su guitarra y de su piano. Tanto (2012) y Tanto nueva edición (2013) complementan el sonido del español y abrieron la ventana para la realización de Terral.

“Terral es un disco en el que tuve la oportunidad de trabajar con un productor diferente y eso me motivó a mover muchas cosas de mi entorno. Cuando escucho este álbum y lo comparo con los registros anteriores, obviamente, aquí les doy la razón a quienes opinan que menos es más. Quería una propuesta más orgánica, alejándome de los sonidos sinfónicos, y eso era lo que perseguía en la actualidad. Todas las guitarras y todos los pianos son míos, lo que no deja de darme vergüenza”, confiesa Alborán, quien contó para este registro con la experiencia del productor Eric Rosse, responsable en cierta medida del sonido de artistas como Tori Amos, Maroon 5 y Chris Isaac.

Rosse le ayudó a Pablo Alborán a despojarse del ego y bajarse del protagonismo que rodeaba sus actitudes. El productor le enseñó que para lograr un sonido orgánico debía ocupar un lugar igual al de los demás músicos. Le puso los pies sobre la tierra y eso hizo que en el estudio todos los implicados trabajaran al unísono. Según el artista español, el productor logró involucrar a todos los artistas en un proceso y ahí se originó la diversidad de matices que tiene Terral.

“Muchas personas opinan que todo el disco es una historia contada de principio a fin. Yo no lo considero así porque el común denominador no es el amor. Ahogándome tu adiós es un divorcio en el que la otra persona se queda con lo bueno y uno con lo malo. En Terral, cuando hablo de amor lo hago de manera realista. Los discos anteriores tienen frases más fantasiosas, pero aquí postulo el sentimiento como la posibilidad de mejorar una vida. Este álbum está lleno de canciones realistas, pero no reales”, asegura Alborán.

El Teatro Jorge Eliécer Gaitán, en Bogotá, es el escenario escogido para que el español rompa el hielo con sus seguidores en Colombia. Durante el concierto hará un repaso de sus temas tradicionales, pero se enfocará en la interpretación de las canciones de Terral. Incluso tiene altas expectativas por cantar Quimera, que en el álbum realiza junto a Ricky Martin.

En el país, Pablo Alborán intentará demostrar que es un artista tan realista como real.

 

 

Sábado 28 de febrero, 8:00 p.m. Teatro Jorge Eliécer Gaitán, carrera 7ª Nº 22-47. Información y boletería: 593 6300 y www.tuboleta.com.

últimas noticias