Historietas, a la conquista

La nueva sección de El Espectador, “Entreviñetas”, les dará a conocer a sus lectores temas de interés público a través del cómic y artículos escritos, elaboradas por firmas reconocidas de Latinoamérica.

El paisa Daniel Jiménez Quiroz está radicado en la ciudad de Medelín y los últimos ocho años se ha dedicado a consolidar la revista como un referente del cómic latinoamericano. Juan Muñetón

La revista Larva, fundada en Armenia en 2006, es la única publicación colombiana dedicada a la promoción de los cómics de los autores de todo el mundo, en especial de América Latina. Daniel Jiménez Quiroz, su editor y fundador, confiesa que su amor por las historietas nació gracias a sus “mejores malas amistades” y que su acercamiento a las tiras de Calvin & Hobbes, de Bill Watterson, se dio gracias a los periódicos que acumulaban sus abuelos.

En diálogo con El Espectador, Daniel explica la nueva sección titulada “Entreviñetas”, producida por la revista Larva, que empezará a circular con este diario esta semana.

¿Qué temas encontrarán los lectores de “Entreviñetas”?

El objetivo es poner en foco temas de interés público, todo desde la perspectiva de varios autores y con distintos registros. Nuestro reto es dar a conocer el potencial del cómic a la hora de generar opinión y análisis con temas culturales, sociales, políticos y científicos. Todo eso sin caer en la solemnidad.

¿Quiénes serán los autores de las historietas que publicarán?

Pablo Guerra y yo somos los editores de un equipo de autores que mutará cada mes, con firmas reconocidas de Colombia y otros países. En la primera edición aparecen Alberto Montt, Henry Díaz, Luis Echavarría, Miguel Brieva, Powerpaola, Raeioul y Truchafrita. Y artículos escritos, como el de Carlos Cadena, que veremos también en la primera edición.

¿Cómo define el cómic latinoamericano?

Una escena vibrante. Nunca antes el cómic latinoamericano había contado con tantos narradores de calidad en tantos países.

¿Qué tan rentable es el cómic como arte y negocio en Colombia?

De cifras difíciles, pero no imposibles. Ya hay editoriales que lo impulsan con atrevimiento y parece funcionar. Hace falta más respaldo desde los sectores privados y públicos.

¿Cómo se pueden consolidar escenarios en Colombia alrededor de la historieta?

Se necesita de más autores con ambición y lectores exigentes. De editoriales y colectivos que publiquen, de eventos que agraden y pongan a pensar. Es importante que el cómic no sea ninguneado en las políticas de promoción de lectura.

En estos ocho años, ¿cuáles han sido los momentos más difíciles de la revista?

Los principales obstáculos también han sido nuestra mayor motivación para seguir: los prejuicios alrededor del cómic. Convencer a muchas personas del valor del cómic como arte y lenguaje. Estas son cosas que solo se pueden superar leyendo más cómics, para así conocer a los que, más que dibujantes, son narradores y pueden llevar a buen puerto cualquier tipo de historia, con tonos diversos en distintas áreas.

¿Qué características tiene el buen público lector de historietas?

Las mismas de cualquier buen lector: curiosidad inquebrantable, apetito por las buenas narraciones y un escepticismo inteligente.

Como organizadores del Festival del Cómic en Colombia, ¿qué nos puede adelantar de su sexta edición?

Llegaremos a seis ciudades; Bogotá, Bucaramanga, Cali, Cartagena, Manizales y Medellín. Tendremos invitados internacionales como Lewis Trondheim, Simon Hanselmann y Joan Cornellà, entre otros.

 

 

 

últimas noticias