Hombre que mató al perro de Salma Hayek dice que no violó la ley

El vecino de la actriz explica a la policía que disparó al animal con una escopeta de perdigones tras encontrarlo en su propiedad.

Foto de Salma Hayek publicada en Instagram.

La investigación en torno a la muerte de Mozart, el perro de Salma Hayek que fue encontrado con una herida de bala cerca del corazón en el rancho que posee en Washington (Estados Unidos), ha sido cerrada después de determinar que el animal murió a consecuencia de un disparo realizado por el vecino de la actriz cuando este lo encontró en su propiedad, según informa TMZ.

El vecino afirma que las mascotas de Hayek se pasan con frecuencia en su terreno para atacar a sus animales, algo que sucede -según asegura- cada vez que los empleados de la actriz salen a pasearlos.

El día de la muerte de Mozart varios de los perros de la intérprete habrían conseguido meterse en el garaje del hombre que intentó espantarlos con una pistola de perdigones.

La policía aceptó el testimonio de esa persona, quien asegura que no tenía intención de matar a Mozart, dando por concluido el asunto al determinar que el animal estaba fuera de la vivienda de su famosa dueña cuando fue disparado. La ley del estado permite disparar a un animal que esté en propiedad ajena.

En el mensaje con el que anunció la muerte de Mozart, Salma Hayek afirmó que su querido perro nunca se escapaba y que jamás había atacado ni mordido a nadie.

"Llevo una semana sin publicar nada porque he estado llorando la muerte de mi perro, Mozart, a quien ayudé a salir del vientre de su madre yo misma. Fue encontrado muerto en mi rancho el pasado viernes con un disparo cerca del corazón. Espero que las autoridades de Washington hagan que se cumpla la justicia en honor de este perro, que en sus nueve años de vida nunca mordió ni atacó a nadie. Adoraba su territorio y nunca se escapaba para vagabundear... Era el compañero más fiel y cariñoso. No merecía una muerte lenta y dolorosa", escribió la intérprete en su Instagram.

Temas relacionados