Los amores de 'Souvenir'

Este largometraje dirigido por Andrés Cuevas quería mujeres bonitas, pero reales.

Alejandro Estrada y Vanessa Chaplot en una escena de media hora en la que el ritmo es responsabilidad del diálogo.

Liliana Martín y Andrés Cuevas pasaban horas conversando. Un coqueteo por aquí, otro por allá. El azar que une a dos personas y las pone en sintonía, esta vez se había comportado de maravilla: ambos son amantes del cine, de contar historias. Por eso, en una de tantas charlas juntos, decidieron hacer una película. “Estábamos enamorados y queríamos hablar sobre amor”, dicen. Así nació Souvenir.

El filme cuenta la historia de Emilio, personaje interpretado por Alejandro Estrada. Él es el narrador de su propio cuento y sólo desde sus ojos vemos el mundo. Trabaja como vendedor ambulante en Usaquén y vende juguetes o recuerdos que él mismo fabrica. En medio de la rutina conoce a Isabella (Vanessa Chaplot), una mochilera colombo-francesa que lo saca de la rutina. Aunque sólo temporalmente. Ella viaja unas horas después y Emilio regresa a su vida habitual, pero la imagen de la chica ya se ha quedado guardada en su cabeza, estampada en la memoria. Año tras año, después de conocerla, se encuentra de nuevo con una extranjera que visita Bogotá en temporada de Navidad. Así siente que está repitiendo la historia que ya vivió con Isabella, con distintas mujeres de diferentes nacionalidades.

Cada una encaja en el prejuicio del país de origen que interpreta: viajera, atrevida, intelectual, mística y valiente. Casi parecen un cliché de tipos de mujeres sin mucho fondo más allá del estereotipo. “Eso es justamente lo que queríamos. Mostrar lo que usualmente el colombiano ve en las extranjeras”, asegura Cuevas, el director. Desde la visión de Emilio, las mujeres quedan encasilladas en percepciones del mundo muy reducidas, tal y como él las entiende. Además, Alejandro Estrada afirma: “Andrés nunca quiso al típico galán, al perro, este es un tipo más bien tímido, por eso mi propuesta de vestuario fue así, con esas gafas, con esa camisa”.

Influenciados por Buried, cinta protagonizada por el actor Ryan Reynolds, el equipo de Souvenir quiso permanecer en un solo sitio. “Además, eso abarata los costos y esta es una producción prácticamente hecha con recursos propios”, agrega su director. Se presentaron en dos oportunidades a la Convocatoria del Fondo de Desarrollo Cinematográfico y nunca ganaron. Finalmente se cansaron de esperar y decidieron producirla con Cuevas Film, su propia empresa de cine y entretenimiento. Al contrario de lo que sucede muchas veces con otras películas que no resultan ganadoras, Souvenir logró estrenarse y ahora está en cartelera en Bogotá, Cali, Medellín, Cúcuta y Palmira. “Aunque cuando no hablas sobre sexo y violencia la distribución es muy difícil”, aclara Cuevas.

Con la misma Vanessa Chaplot frenando el tráfico para poder continuar con el rodaje, la película logró grabarse en Usaquén durante once noches y un día en enero de 2012. “Me tocaba salirme de mi personaje angelical y empezar a chiflar”, explica la actriz. Todos tenían agendas muy restringidas y las madrugadas fueron el espacio ideal, el que todos tenían libre. “Es que a mí me llena de esperanza esta película”, asegura Chaplot, quien luce feliz de protagonizar su primer largometraje. “Mi papá es francés y tengo conocidos en Europa. Curiosamente he sentido que gustamos mucho más afuera. Esta es una película muy europea, basada en la sutileza”, agrega la actriz, quien estaba acostumbrada al formato y al ritmo de la novela. “Aquí me entendí muy bien con el director. Usualmente si las cosas quedan bien o no, no importa, en cambio en este rodaje sentí respeto por el trabajo”.

Ahora esperan viajar a festivales y tienen buenas opciones de distribuirla en televisión. Y como una muestra de que las historias de amor en Colombia sí funcionan, Liliana y Andrés se casaron. A su vez, Chaplot conoció durante la grabación a su actual esposo. Por eso, dice, “esta es una película llena de magia”.

 

[email protected]

@mariangelauc

 

últimas noticias

Hailey Baldwin quiere ser Hailey Bieber

¿Quién lo viste? Manuel Teodoro responde