Nick Loeb pelea por los embriones que creó con Sofía Vergara

El exprometido de la actriz escribió un artículo de opinión en el New York Times argumentando por qué los embriones femeninos que ambos congelaron cuando eran pareja “tienen derecho a vivir”.

Nick Loeb es conocido en Colombia, principalmente, por haber sido la pareja de Sofía Vergara hasta 2014. Ahora, sin embargo, su nombre se está haciendo cada vez más y más conocido por la disputa legal en la que protagoniza desde agosto del año pasado, cuando puso una demanda en Santa Mónica (California, Estados Unidos) para solicitar la protección de los dos embriones que ellos, cuando eran pareja, decidieron congelar después de un proceso de fertilización ‘in vitro’.

La idea, entonces, era implantar los embriones en una madre sustituta y llevar a feliz término el embarazo. Al separarse, sin embargo, este proyecto quedó en el limbo y desde entonces los embriones permanecen congelados. Este miércoles 29 de abril, apareció en la página web del prestigioso diario ‘The New York Times’ un escrito hecho por Nick Loeb, en el cual él defiende su posición de mantener los embriones y usarlos para ser padre.

“Cuando creamos embriones con un propósito de vida, ¿no deberíamos definirlos como vida en vez de como propiedad? ¿Acaso el deseo de una personas de evitar la maternidad biológica (libre de obligaciones legales) pesa más que las creencias religiosas del otro en la santidad de la vida y su deseo de ser padre?”, cuestionó Loeb.

El empresario estadounidense explicó que, en 2013, al acordar el congelamiento de los embriones y el uso de una madre sustituta, él y Vergara firmaron un formato especificando que el proceso se llevaría a cabo sólo con el consentimiento de ambas partes, pero que no se aclaró qué pasaría si se separaban. Según Loeb, las leyes de California obligan a que sí se determine de antemano qué pasaría en caso de separación, y por eso hoy pide que se anule el contrato.

En su columna, Loeb da detalles de su vida personal. Cuenta que lo crio una nana irlandesa católica que lo llevaba a misa, religión que lo influyó para siempre. Que, a sus 20 años, tuvo una novia que abortó “y la decisión se salió por completo de mis manos. Desde entonces, sueño con ese niño”. Luego estuvo casado por cuatro años y con su esposa intentó tener un hijo, pero tuvieron que recurrir a especialistas. “Ella me abandonó cuando estaba en mi campaña al Senado de Florida. Mis sueños de tener una familia se derrumbaron”.

Loeb relató en ‘The New York Times’ que conoció a Sofía Vergara poco después de su divorcio y que unos seis meses después de haber iniciado su relación, él tuvo un accidente automovilístico que le dejó la pelvis fracturada en cinco partes. Durante seis meses no pudo caminar. “Vi cómo la vida podía cambiar en un parpadeo”. Así, en 2012, cuando se comprometieron en matrimonio, “empecé a presionar para que tuviéramos hijos”.

En el primer intento, cuenta Loeb, crearon dos embriones femeninos que no llegaron a término. Un año más tarde fue el segundo intento, de nuevo se crearon dos embriones femeninos pero, al empezar a discutir sobre las candidatas para madre sustituta, “entendí que la paternidad era más urgente para mí que para ella. Habíamos estado juntos cuatro años. Yo ya iba a cumplir 40 y le di un ultimátum. Ella se negó y nos separamos”.

Loeb señala que, luego de su rompimiento con la actriz, le pidió que le permitiera tener los embriones: “Ofrecí cubrir todos los gastos para poder llevar el embarazo a término y criar a las niñas. Si ella no quería compartir custodia, yo me haría cargo de todas las responsabilidades, ella sería una donante de óvulo. Ella se negó. Su abogado ha dicho que ella desea tener los embriones congelados indefinidamente. Para mí, eso es el equivalente a matarlos.

Loeb cerró su nota editorial así: “Yo me tomo las obligaciones paternales muy en serio. Esto no es sólo un asunto de salvar vidas, es de ser pro-padre”.

(Lea aquí el artículo completo en New York Times)

Temas relacionados