La palabra, de repente

El cubano Alexis Díaz Pimienta ofreció una muestra de su repentismo en el X Carnaval Internacional de las Artes, en Barranquilla. Para él, la improvisación es la imperfección perfecta.

A Alexis Díaz Pimienta le gustan el riesgo y la adrenalina, por eso compara su oficio con el del funambulista, el acróbata que va por la cuerda floja logrando el equilibrio gracias al manejo de sus capacidades. Los improvisadores, decimeros, trovadores, repentistas y demás nombres con los que se describe lo que realiza este artista cubano, se desplazan sobre el filo del lenguaje y le sacan provecho al ingenio.

Los improvisadores tienen prohibida la conjugación del verbo “ensayar”, porque con la antesala se pierde la virginidad de la experiencia y la segunda mirada nunca será igual a la primera. Díaz Pimienta y sus colegas no tienen conciencia de la importancia del entrenamiento. Incluso, en el libro Método Pimienta para la enseñanza de la improvisación el cubano incluyó un capítulo titulado Entrenamiento deportivo, en el que otorga una serie de pautas que pueden seguir quienes hacen parte de esta especie kamikaze que sale desnuda al escenario a intentar sorprender a partir de la nada.

“Yo comencé a improvisar a los cinco años, y poco tiempo después empecé a escribir. Siempre he tenido consciencia de que tenía dos patrones. Por un lado quería ser como el Indio Navorí (el mejor repentista de Cuba), pero también tenía el deseo de parecerme a Nicolás Guillén. Vivo en una bipolaridad creativa y a veces tengo conflictos, porque paso de un estado mental a otro en un tiempo muy breve. A estos dos caminos exigentes también hay que sumarle la docencia”, cuenta Alexis Díaz Pimienta, quien cree que la improvisación es la imperfección perfecta.

En el repentismo, la palabra dicha no tiene vuelta. Este oficio de exposición, agilidad y oportunidad no permite reconstrucción alguna. Sin embargo, este artista ha encontrado recursos como la metaimprovisación, que se traduce en enseñarle al público las costuras, así que buena parte de su espectáculo lo dedica a explicar de una manera didáctica el origen de un supuesto equívoco. Algunos de sus colegas dicen que con esta práctica se disminuye la magia, pero para él el hecho de equivocarse tiene un componente estético positivo.

“En ese camino hacia lo óptimo, uno se va encontrando con momentos perfectos, y cuando el repentista se equivoca en el intento, el público, que ve al caminante en la cuerda floja, sigue pendiente de su desplazamiento hasta llegar al otro lado. Si se cae nadie lo abuchea, sino que lo aplaude, porque hay un riesgo latente ahí y el artista se superó a él mismo”, dice Díaz Pimienta, quien ha logrado llevar el repentismo a escenarios distintos al guajiro (campesino) y ha compartido sesiones musicales con personajes como Silvio Rodríguez, Omara Portuondo, Compay Segundo, Jorge Drexler, Joaquín Sabina y Joan Manuel Serrat.

El cubano ya no se formula preguntas cuando va a improvisar porque confía ciegamente en su trayectoria. En este momento, Alexis Díaz Pimienta trabaja en un espectáculo llamado El jazz de la experiencia, en el que se fusionan el género de las síncopas con el flamenco y el repentismo. A partir de este ejercicio ha entendido mejor que no hacen falta muchos más códigos entre los artistas para establecer las pautas y otorgarle el combustible adecuado al oficio.

“He creado agrupaciones musicales como [email protected], La Guajira Band y Los Pimienta. También tengo el blog literario Cuarto de mala música, y el proyecto Oralitura, con el que llevo más de quince años vinculando las nuevas tecnologías con las artes tradicionales de la improvisación. Yo me defino como un oralitor, un término que abarca mucho más que el de poeta improvisador. Me parece que es perfecto para diferenciar las artes orales y las manifestaciones escritas”, concluye Díaz Pimienta.

El improvisador, repentista, músico, escritor y catedrático cubano participó en el X Carnaval Internacional de las Artes de Barranquilla y mostró su habilidad para sumarse a la trova paisa, a la décima del departamento de La Guajira y a cualquier manifestación cuya esencia sea la expresión espontánea de la palabra.

Temas relacionados
últimas noticias