“Quiero explorar otros lados de mi creatividad”: Blake Lively

Después del éxito que logró en la serie de televisión “Gossip girl”, Lively protagoniza la película “El secreto de Adaline”, que se estrena el 11 de junio en Colombia.

Lively nació el 25 de agosto de 1987 y su verdadero apellido es Brown. Ha participado en producciones como “Linterna Verde” y “Savages”. /Blake Waintal
Bastante cerca de Hollywood, en la ciudad de Tarzana (Estados Unido), Blake nació el 25 de agosto de 1987. Su apellido era Brown y no Lively, pero su padre Ernie, también actor, eligió el segundo como el nombre artístico de su hija. Además de la influencia de la carrera de su papá, su madre, Elaine Lively, es profesora de teatro, y sus cuatro hijos, Eric, Lori, Robin y Jason, también son actores. Por eso fue tan natural seguir los pasos familiares, cuando Blake Lively debutó como actriz con el personaje del hada de los dientes Trixie en el musical Sandman, que dirigió su padre. Pero la primera película que llamó su atención fue Un verano en pantalones, al lado de America Ferrera.
 
Sin preocuparse demasiado por la fama, Lively siguió su vida como una adolescente normal, terminando el último año de la escuela secundaria, participando en clases de música y en el coro del colegio y siendo elegida como presidenta durante la clase de política y gobierno.
 
Sus deseos de seguir estudiando en la universidad quedaron a un lado cuando en 2007 aceptó el personaje de Serena Van Der Woodsen en la serie de televisión Gossip girl y durante los siguientes cinco años mantuvo la fama del rol que la marcó para siempre. En cierta forma, ese reconocimiento genera una inmortalidad en las estrellas que perduran de por vida con sus películas. Pero la ficción de la película El secreto de Adaline va más allá, pues muestra a una Blake Lively con una secreta y eterna juventud, después de un accidente a principios del siglo XX. Su vida, hasta ahora marcada por la soledad, tiene un giro radial cuando encuentra el hombre con quien vale la pena perder su inmortalidad.
 
¿Podemos comparar la eterna juventud de la película “El secreto de Adaline” con la fama eterna que logró con “Gossip girl”?
 
Siempre es bueno interpretar personajes diferentes, porque así como me encantaba Gossip girl, lo hice cinco días a la semana durante seis años. Y como cualquier arte, un pintor que pinta un mismo estilo todos los días puede perder los conocimientos de otros estilos o puede llegar a perder lo interesante que puede ser algo diferente, por hacer lo mismo tan seguido. Yo quiero explorar otros lados de mi creatividad, encontrar desafíos con algo que nunca hice antes, para apreciar mucho más mi trabajo.
 
Si realmente tuviera una eterna juventud, ¿qué le gustaría hacer que todavía no haya hecho?
 
Me gustaría ir a la universidad y vivir la experiencia como alguien completamente anónimo que pueda disfrutarla por completo. Es algo que me hubiera encantado hacer. Me gusta aprender y siento que nunca es suficiente. En cierta forma, estoy logrando mi propia educación, en especial con los increíbles actores y directores con los que trabajo. Es la mejor educación privada que cualquiera puede soñar.
 
¿Los mejores recuerdos de “Gossip girl”?
 
Cuando filmamos en las calles de París, fue increíble. Tuve suerte de filmar todo el tiempo en Nueva York, pero París era un mundo diferente, con los puentes, la mejor arquitectura, la historia y la cultura, el hecho de haber caminado por el mismo lugar por donde pasó gente increíble. Fue algo muy especial, porque fue justo en la Semana de la Moda de alta costura.
 
¿Se quedó con algún recuerdo de “Gossip girl”, como la ropa?
 
A veces nos quedábamos con algunos trajes, pero los de alta costura de París eran fascinantes, aunque no sé lo que haría en casa con un traje así que ni siquiera puedo pagar. Las botas que tengo, por ejemplo, no son mías, pero al menos me las quedo por hoy (ríe).
 
¿Fuera de la actuación se animaría a probar con otro perfil artístico?
 
Soy muy buena en la cocina. Ese es mi verdadero talento.
 
¿La mejor receta rápida?
 
No se me ocurre en la cocina con diferentes sabores. Pero siempre hay algo que me inspira. Cuando viajo, suelo tomar alguna clase de cocina. En un cumpleaños me la pasé un día entero en la cocina de Per Se, el restaurante hermano de French Laundry, uno de los restaurantes más famosos del mundo. Cociné al lado del repostero, como su asistente, haciendo el mismo trabajo que hacen otras nueve personas. Yo pensaba que iba a aprender a hacer la mejor torta, pero terminamos preparando los postres para todos los comensales. Hice esculturas de azúcar y bastones de caramelo. Me acuerdo que alguien dijo que  le pareció terrible que haya pasado siete horas cocinando el día de mi cumpleaños. Y a mí me encantó.
 
¿Podemos hablar sobre la maternidad y el bebé que tuvo con Ryan Reynolds en diciembre?
 
Yo siempre dije que iba a estar lista para ser madre cuando tuviera a un bebé en los brazos. Y ahora entiendo el amor por un hijo, porque es lo más puro del mundo. Es algo hermoso y, como madre, mi trabajo es proteger a mi bebé de cualquier exposición pública.