Tony Blair niega affaire con la exmujer de Rupert Murdoch

Según The Mail On Sunday, el magnate de los medios terminó su relación de amistad con el exprimer ministro británico.

Según aseguró una fuente al medio británico The Mail On Sunday, el magnate australiano de los medios Rupert Murdoch “no quiere saber nada de Tony Blair nunca más", debido a la presunta relación que el exprimer ministro británico tendría con Wendi Deng, la exmujer de Murdoch.

Tan solo la semana pasada, en la Corte Suprema de Nueva York, la mediática pareja firmó su acuerdo de divorcio poniendo fin a 14 años de matrimonio, lo que nadie sabía -hasta ahora- es que Blair estaría detrás de la sonada ruptura.

Al parecer, la relación amorosa inició cuando ella aún estaba casada con el director de News Corporation, de 82 años. Según reseña el medio, Wendi Deng habría pasado varios fines de semana en octubre de 2012 y abril de 2013 con el exprimer ministro. Además pudieron existir más encuentros entre ambos en Los Ángeles, Londres o Nueva York.

Frente a las acusaciones, Tony Blair se ha valido de un portavoz para negar ese tipo de relación con Deng, y lo ha achacado todo a "ridículos" rumores. Incluso, el círculo íntimo de Blair ha calificado el escandalo como “delirios de un hombre triste y viejo”. La que no se ha pronunciado al respecto es Cherie, la mujer de Blair.

La fortuna de Murdoch, que se calcula en torno a los 9.000 millones de euros, se ha comenzado a reducir por los tres divorcios que lleva a cuestas. Entre las rupturas millonarias se cuenta la de su segunda exesposa que logró exprimirle 1.275 millones de euros tras separarse en 1998. Sin embargo, en esta tercera ocasión no fue así gracias a un conveniente acuerdo prenupcial que Murdoch le hizo firmar a Deng para que no tuviera ningún control sobre su imperio. A pesar de ello, el magnate le ha cedido a Wendi Deng el opulento piso de la Quinta Avenida donde ella vive con sus dos hijas y la casa que ambos tenían en Pekín, como lo reseña El País de España.

Murdoch y Blair mantenían una sólida amistad, intimidad que también compartían sus respectivas mujeres. Incluso, el expremier británico fue el padrino de Grace, una de las hijas de la pareja, bautizo al que acudió aunque después fue borrado de las fotos por los medios ingleses.

Su amistad se remonta a su época en Downing Street, cuando el magnate rompió su tradicional apoyo al Partido Conservador británico para lanzarse a apoyar al laborista. Complicidad que hoy está en vilo debido a la hermosa empresaria china, de la que muchos aseguraron siempre fue el ‘amor platónico’ de Blair.

 

últimas noticias

¿Quién lo viste? Manuel Teodoro responde