Un cuento de hadas bailable

‘El cascanueces’, historia original de E.T.A. Hoffmann con música de Piotr Ilich Tchaikovski, fue transformado por el Ballet Bolshoi en un espectáculo delirante para toda la familia.

‘El cascanueces’ ha sido visto por más de 110 mil espectadores en simultánea en 34 países. / Cortesía Cine Colombia

El cascanueces es un cuento de hadas en medio de la nieve. El blanco es el color predominante y es el escenario en el que se desarrolla la batalla para liberar a la bella Marie de la influencia malévola del Rey de los Ratones y de su implacable ejército de roedores. Los soldados de plomo, comandados por un cascanueces tallado en forma humana, son los responsables de la liberación.

Juguetes que cobran vida después de la celebración navideña protagonizan el comienzo de esta versión de El cascanueces, a cargo del Ballet Bolshoi. La historia está basada en un relato del escritor, jurista y caricaturista alemán E.T.A. Hoffmann (1776-1822) con música del compositor ruso Piotr Ilich Tchaikovski (1840-1893).

El Bolshoi ha sido reconocido durante años por su particular estilo en las actuaciones, la puesta en escena en cada una de sus propuestas y las adaptaciones de los grandes clásicos de las artes escénicas. La compañía fue fundada en 1776 y su sede principal es el Teatro Bolshoi, uno de los principales puntos de interés de Moscú y símbolo artístico de la Rusia de todos los tiempos. Además, el Ballet Bolshoi es la escuela coreográfica más antigua de Moscú y ha contado con algunos de los directores artísticos más importantes del mundo, como el mismo coreógrafo Yuri Grigorovich, responsable también de la adaptación de El cascanueces.

Desde su creación, el Ballet Bolshoi se ha caracterizado por el enriquecimiento del continuo repertorio de obras clásicas y un mayor desarrollo de la coreografía moderna. Esta compañía es símbolo de tradición rusa. Por eso, a lo largo de su recorrido artístico ha formado numerosos coreógrafos, instructores y bailarines de gran renombre en el ballet internacional, incluyendo figuras como Maia Plisiétskaia, quien recibió el reconocimiento de prima ballerina assoluta.

Sin embargo, para hacerle frente al reto de llevar a escena este cuento de hadas, resolvió recurrir al talento joven. Denis Rodkin, quien acaba de ser nombrado solista principal del Ballet Bolshoi, interpreta el doble rol de Príncipe y cascanueces, mientras que la moscovita Anna Nikulina encarnará a Marie, el papel protagónico femenino.

Además del sorprendente recurso humano con el que cuenta el Ballet Bolshoi, se destaca la imaginación de sus productores, que pusieron a prueba sus alcances diseñando la indumentaria para hombres de hojalata y princesas, crearon todo un ejército de soldados de plomo y estructuraron un reino en el que todo está construido por dulces.

Esta versión especial de El cascanueces, que ha sido vista por más de 110.000 espectadores en simultánea en 34 países, fue rodada empleando diez cámaras de alta definición y con altos estándares de producción, para que el público a la distancia fuera parte de la puesta en escena que se lleva a cabo en vivo y en directo desde el Teatro Bolshoi de Moscú.

Un elemento adicional de la transmisión es que durante el intermedio se podrá escuchar a los protagonistas y productores de El cascanueces hablar sobre las sesiones de ensayo y la complejidad de la puesta en escena de este cuento de hadas llevado al lenguaje del ballet.

 

* El cascanueces. Domingo 22 de febrero, 12:00 m. Salas de Cine Colombia del país. Información y boletería: www.primerafila.com.co.

 

 

jpiedrahita@elespectador.com