Una mujer con mil facetas

La actriz, recordada por sus papeles en “Pero sigo siendo el rey” y “Señora Isabel”, falleció en una clínica de Bogotá.

María Eugenia Dávila participó en más de medio centenar de producciones en televisión, cine y teatro. / Archivo - El Espectador
El talento y la gracia de María Eugenia Dávila la llevaron a interpretar medio centenar de papeles en teatro, cine y televisión, a ser una de las grandes actrices del país en un tiempo en el que las telenovelas seguían siendo una parte integral de la vida de millones de colombianos.
 
Pero su llegada a la cima estuvo llena de tropiezos y obstáculos que terminaron por lastrar una vida que se debatió largo tiempo entre el trabajo y el abuso de algunas sustancias, entre el reconocimiento del público y los abismos profundos que visitó de la mano de la depresión, el alcohol y las drogas.
 
Ese pulso constante y angustioso terminó por decidirse este sábado, cuando la actriz falleció en la clínica Vascular Navarra, en Bogotá, debido a problemas respiratorios, según los primeros reportes.
 
Dávila nació el 9 de mayo de 1949 en una familia de Medellín que quizá desde el principio la fue inclinando hacia el arte. Sus abuelos fueron dueños de la Compañía Teatral Cardona y a los 10 años, ya en Bogotá, con su madre, logró su primer papel en la telenovela El 0597 está ocupado; un rol pequeño, con pocas líneas, que sin embargo fue decidiendo una carrera que arrancaría en firme con el teatro. Esos días eran recordados por Dávila con una mezcla de alegría y dolor, pues también fueron tiempos en los que sufrió maltratos y abusos por parte de compañeros de trabajo.
Luego de una temporada de cuatro años en México, a donde se fue cuando tenía 18 años, Dávila regresó al país y desde ahí comenzó a trazar el recorrido que la elevó hasta los lugares más altos en la pantalla nacional.
 
Entre sus muchos papeles, algunos de los más recordados incluyen Tiempos difíciles (1997), Señora Isabel (1994), María Cano (1990), Señora bonita (1990), Quieta Margarita (1989), Tiempo de morir (1985), Pero sigo siendo el rey (1984), El bazar de los idiotas (1983), La mala hierba (1982), Manuelita Sáenz (1978), María (1972) y Ángel de la calle (1966).
 
Pero sigo siendo el rey es quizá su producción más recordada. La telenovela se basó en el libro del mismo nombre escrito por David Sánchez Juliao, con libretos de Martha Bossio, y en ella Dávila interpretó a Chavela Rosales; su papel fue reconocido en 1985 con el premio India Catalina. Aparte de este rol, la actriz también obtuvo reconocimientos por su participación en Señora Isabel, emitido en 1993, en el que la artista fue María Consuelo, una mujer que, después de una búsqueda de amor infructuosa, termina por morir de sida.
Su última aparición en la televisión llegó de la mano de Amor en custodia (RCN Televisión), telenovela de 2010 en la que interpretó a Débora, una prostituta madre de un guardaespaldas.
 
En una entrevista de hace unos años para la revista Elenco la actriz aseguró que se había perdonado a sí misma: “Es lo primero que se debe hacer para poder.