Peter Manjarrés le entregó una casa a un pequeño admirador