Viviendo con un 'rockstar'

Cinco esposas y una hija de músicos exhiben en la pantalla chica cómo deben lidiar con el amor de fanáticas y las ausencias durante las giras.

Marichelo Puente, Muriel Ebright, Heydee Hofmman, Andy Velázquez , Celia Lora y Esmeralda Palacios. / Cortesía Fox Life

Ser rockero es sinónimo de éxito, dinero, felicidad y mujeres. Hasta los integrantes de una agrupación colegial o adolescente gozan de gran popularidad y las fanáticas siempre están ahí para alimentar el ego. Entre las notas musicales y la diversión de las fiestas, son pocas las personas que se detienen a pensar en las esposas de los músicos y en las situaciones que deben enfrentar día a día. Afortunadamente para ellas, el canal Fox Life realizó un programa en el que son las protagonistas y, por lo menos durante unos meses, no son solamente las “esposas de”.

Heydee Hofmann, por ejemplo, no es un nombre que esté en la mente de mucha gente, pero la cosa cambia cuando alguien dice “ella es la esposa de Paco Ayala”, bajista de la reconocida agrupación mexicana Molotov. Hofmann fue bailarina de danza contemporánea, profesión de la que se retiró para cuidar a sus dos hijos, aunque a lo largo de los 10 años de relación con Ayala ha explorado otros trabajos.

Ella es una de las protagonistas de Lucky Ladies, serie de televisión que sigue la vida de cinco esposas y una hija de rockeros. Además de Heydee, los espectadores verán facetas de la vida de Muriel Ebright (esposa de Randy Ebright, de Molotov), Esmeralda Palacios (esposa de Facundo Gómez Brueda, exintegrante de Liquits y presentador mexicano), Marichelo Puente (esposa de Jorge D’Alessio, integrante de Matute), Celia Lora (hija de Álex Lora, vocalista de El Tri) y Andy Velázquez (esposa de Vince Monster, de Rebel Cats).

Este grupo femenino llega a la pantalla de Fox Life para apoyar la transformación que vive el canal desde hace un tiempo, cuando dejó de ser Utilísima para convertirse en un espacio de entretenimiento dirigido a mujeres modernas. Con un formato que no se cataloga como reality, ya que no es una competencia entre las protagonistas, Lucky Ladies está inspirado en The Real Housewives, programa estadounidense protagonizado por mujeres que tienen una vida lo suficientemente atractiva como para exhibirla en televisión.

El programa latino se produce con la intención de presentar al público lo difícil que es estar casada con un músico: varios meses separados mientras se va de gira, exposición mediática, pero, sobre todo, soportar el amor de fans y demostrar que no viven a costa de su marido.

Es el caso de Esmeralda Palacios, quien trabaja como productora de radio en Los 40 Principales de Ciudad de México. Desde hace 17 años tiene una relación sentimental con Facundo Gómez, con quien tiene tres hijos. Asegura que Lucky Ladies ofrece diversos perfiles con los que el público se puede identificar y que su objetivo al participar en el programa no es mostrar cómo se cambia de ropa, sino demostrar que tiene “metas a seguir, que se puede ser madre y esposa, y ser feliz”.

Esta primera temporada está compuesta por 12 capítulos, en cada uno aparecen las seis familias de las Lucky Ladies (esposo, hijos, padres), y aunque los realizadores sostienen que no tiene guión, la edición sí tiene una historia que comienza cuando Esmeralda, Heydee, Celia, Marichelo, Muriel y Andy se reúnen por primera vez para conocerse bien, pues no todas eran amigas entre sí.

Poco a poco el público las va conociendo y se va enterando de sus temores. Hofmann espera que a la gente le interese entender “qué pasa cuando tienes un esposo que trabaja tanto tiempo, que se va de gira y estás mucho tiempo sola; qué tenemos que hacer y cuál es la fórmula para aguantar y tener la relación que tenemos. Es muy difícil esta carrera, y finalmente tenemos una relación que se basa en la confianza, en no ver nada, en ser unas mamás modernas con el fin de superarnos cada día y tener una familia como la tenemos”.

La situación de Muriel Ebright es diferente. Ella no tiene hijos y desde hace varios años está dedicada al modelaje, así que su expectativa es que Lucky Ladies le dé la suficiente proyección para comenzar una carrera en la actuación. Con los televidentes compartirá, además de su vida familiar, el tiempo que disfruta con sus amigos y el trabajo, pues asegura que “no es sólo la esposa de Randy, ya que es una mujer moderna” que tiene vida propia.

Si alguna de las protagonistas no tiene que esforzarse por compaginar su vida con la de una rockstar es Celia Lora. “Esta es la vida que conozco desde que nací, no me llegó de repente porque me casé con alguien, para mí esto es normal porque es lo que he vivido con mis papás siempre”, comenta la hija del vocalista de El Tri, Álex Lora.

Celia, quien posó en Playboy y participó en el reality La Isla, piensa que el nuevo espacio televisivo es una buena oportunidad para demostrar que, aunque es una figura pública en México, la gente no sabe tanto de ella como cree. “Las personas piensan que por mi papá mi casa siempre es un after, pero la realidad es que todo es muy tranquilo, nos gusta pasar el tiempo juntos”.

Esas impresiones que se tienen de los rockeros también quedan en entredicho cuando cada familia se muestra como es, como “una familia normal”, en palabras de Palacios. Pero si alguno de los participantes de Lucky Ladies tiene expectativa por ver cómo cambia su imagen es Facundo Gómez, quien siempre se ha mostrado como un tipo rudo cuyos seguidores no saben que “hice un curso para aprender a peinar a mis hijas”.

Lucky Ladies, que se estrena el 27 de octubre a las 10 de la noche, es el primer docudrama que realiza Fox en Latinoamérica tras haber probado con suerte la ficción en producciones como Tiempo Final, Kdabra y recientemente Cumbia Ninja. Los directivos esperan que el formato funcione para luego explorar la vida de las esposas de futbolistas u otros músicos de la región.

524342

2014-10-27T09:16:08-05:00

article

2014-10-27T09:38:56-05:00

none

Lilian Contreras / México

Gente

Viviendo con un 'rockstar'

26

5832

5858

Temas relacionados

 

Pop Smoke: esta es su historia

¿Cómo supo Salma Hayek que no necesita bótox?