“X Company”: Canadá en la Segunda Guerra Mundial

History Channel presenta una historia que deja ver el lado humano de la guerra a través de cinco personajes que se sumergieron en un mundo de espionaje, acción y drama.

Setenta y seis años después, la Segunda Guerra Mundial, una de las mayores contiendas bélicas de la historia, sigue llamando la atención de la humanidad. La acción, las explosiones, las armas y todo lo inherente a la guerra cautivan a quienes poco conocen de historia. Tal vez por esto es que grandes productoras de televisión se han tomado la tarea de crear series para explicar con diferentes ópticas qué pasó entre los años de 1939 y 1945, cuando grandes potencias se enfrentaron en un conflicto que dejó más de 50 millones de muertos y en el que se destinó toda una capacidad militar, económica y científica con el propósito de que la Alemania nazi fundara un gran imperio en Europa.

Latinoamérica es una de las audiencias que ahora quiere atrapar History Channel con X Company, la nueva serie que se estrena hoy y que deja ver el lado desconocido de la guerra. La historia gira alrededor del espionaje de Canadá en la Segunda Guerra Mundial, un acontecimiento nunca antes escuchado. Sus protagonistas son cinco jóvenes reclutados y capacitados como agentes secretos, que aunque son personajes de ficción, están inspirados en historias reales.

Esta serie, filmada en Budapest, Hungría, es hija de los creadores de Flashpoint, Mark Ellis y Stephanie Morgenstern. X Company está inspirada en las instalaciones de entrenamiento Campamento X en Whitby y Oshawa (Ontario, Canadá). Cuenta la historia de la guerra desde otra perspectiva y pretende dejar en el espectador un aroma de humanidad en medio de la guerra, pues la mayoría de películas y programas de televisión que hablan de la Segunda Guerra Mundial están plagadas de caos y drama.

Mark Ellis y Stephanie Morgenstern lograron plasmar en cada personaje detalles particulares, que el televidente jamás esperaría que un espía tuviera: un hombre con una memoria perfecta que retiene en su mente códigos complejos; un experto en código morse y en improvisar armas, explosivos y diseñar artefactos; una mujer con habilidades lingüísticas; un policía con reflejos envidiables y un cerebro calculador; y un audaz manipulador que convence a la gente para que haga lo que él quiere. Ellos son Alfred Graves (Jack Laskey), Harry James (Connor Price), Aurora Luft (Evelyne Brochu), Neil Mackay (Warren Brown), y Tom Cummings (Dustin Milligan).

El Espectador viajó a Budapest a conocer los estudios en donde filman X Company y entrevistó a los protagonistas. Los jóvenes, dedicados al teatro, al cine, a la televisión y a la escritura, hablaron de lo que ha sido su experiencia de trabajar en un proyecto que abarca tanta historia. Los cinco coincidieron en que no conocían de la participación de Canadá en la Segunda Guerra Mundial y que solo supieron de aquel suceso cuando leyeron los libretos.

Harry James, interpretado por Connor Price, es el pequeño del grupo, un ingeniero experto en improvisar explosivos. Su mente enciclopédica en lo relacionado con armas lo convierte en una pieza clave para hacer operaciones especiales encubiertas. Para Price, de 20 años, el hecho de no conocer nada acerca del espionaje fue lo que lo llevó a interesarse por hacer parte del elenco. Cuando leyó el guión, se sintió avergonzado de no conocer acerca de esa historia siendo él canadiense.

Para el británico Warren Brown, Neil Mackay en X Company, participar en esta serie es homenajear a quienes vivieron en carne propia la guerra. Para lograr autenticidad en su personaje investigó en libros y relatos. Afirma que una de las cosas de la serie que más llaman la atención es que los alemanes no están pintados como los malos. Mackay lucha contra el prejuicio de ser parte de la clase obrera al convertirse en un policía. Él aporta su conocimiento de combate al Campamento X, enseñándole a su equipo cómo matar con sus propias manos y cómo sobrevivir cuando todo parece perdido. Su odio por los alemanes es impulsado por la pérdida de su familia en un atentado.

Uno de los personajes más llamativos en la serie es el de Alfred Graves, interpretado por Jack Laskey, un soldado no convencional al que su extraordinaria condición de sinestesia le da una memoria casi perfecta. Puede oír colores y probar sonidos. Cada dolor, arrepentimiento, error o humillación quedan grabados en su mente, lo que le aporta gran cualidad para operaciones de inteligencia encubiertas. Para imprimir mayor realismo a su rol, Jack habló con personas con sinestesia. No le fue difícil conocer sus características, pues Stephanie Morgenstern, una de las creadoras de la serie, es sinestésica. Para él es un privilegio interpretar a alguien con una percepción muy diferente a la suya.

El lado femenino de la serie está a cargo de Evelyne Brochu, quien le da vida a Aurora Luft, una mujer mitad judío-alemana y mitad francesa-canadiense con una habilidad camaleónica que le permite integrarse en cualquier parte. Fue criada trilingüe y gracias a esas habilidades lingüísticas fue una candidata perfecta para ser reclutada por el Campamento X. Brochu ha obtenido nominaciones a los premios Gémeaux de Canadá –equivalentes a los Emmy de EE.UU.– como mejor actriz de reparto y el premio a la mejor actriz principal en una serie de televisión. Para su caracterización en la serie averiguó cómo funcionan las armas y ensayó varias escenas de lucha. Dice que lo más complicado de su personaje es que debido a su condición de espía siempre debe estar vestida de civil y por consiguiente llevar tacones altos. Asegura que caminar así en calles empedradas no fue nada sencillo y cree que ahora tiene una habilidad especial en esa materia.

Dustin Milligan es Tom Cummings. Es atlético, intuitivo, carismático y confiado. También es impulsivo, lo que hace mantener a su equipo al borde de la angustia. Cuando se enfrenta a la realidad de matar se da cuenta de que no es tan simple como se lo había imaginado. Le va mejor hablando y persuadiendo, así logra manipular a las personas con las que interactúa para que hagan lo que él quiere.

A partir de hoy, por History Channel, América Latina podrá conocer otro punto de vista de la Segunda Guerra Mundial con X Company. History Channel adquirió la producción de CBC, una cadena televisiva canadiense.

*La periodista visitó Budapest (Hungría) por invitación de History Channel.