A&E transmite The Company, un miniserie sobre la CIA

Durante tres noches seguidas el canal presentará la serie.

Este 20 de abril a las 11 de la noche el A&E estrena The Company, la miniserie que narra la historia de tres jóvenes reclutados para el mundo del espionaje en plena Guerra Fría. Protagonizada por Chris O'Donnell, Alfred Molina y Michael Keaton, recorre los primeros 40 años de la CIA a través de la historia de tres amigos de la Universidad Yale que son reclutados para el mundo del espionaje.

El programa fue producido por los hermanos Ridley y Tony Scott y ganó un premio Emmy y múltiples nominaciones a otros premios de Hollywood y alrededor del mundo.

Con una duración de tres capítulos, The Company será emitida durante tres noches consecutivas: lunes 20 de abril, martes 21 y miércoles 22 a las 11 de la noche. Quienes se la pierdan podrán verla el próximo sábado a las 2 de la tarde.

Basada en la exitosa novela histórica de Robert Littell, The Company, se desarrolla en un escenario en donde las personas vivían preocupados por el gran enfrentamiento entre Estados Unidos y la Unión Soviética. Reuniones secretas, mensajes codificados, juegos de engaño y falsas identidades brindan la acción y la intriga que caracteriza a la miniserie.

Esta es la compañía

Es enero de 1954 en West Berlín. Harvey Torriti (Alfred Molina), brillante detective de la CIA, cuyo nombre secreto es Sorcerer (Hechicero), y Jack McAuliffe (Chris O'Donnell), su joven asistente que responde al nombre secreto de Apprentice (Aprendiz), hacen contacto con un hombre ansioso de sacar a su familia de East Germany. A cambio le ofrece a Sorcerer el nombre de un informante de la KGB trabajando en la MI6.

Sorcerer acepta el plan y organiza la huida. Pero desgraciadamente, la KGB se estera de esto y aborta la acción. A consecuencia, Sorcerer y el especialista de contra inteligencia de la CIA James Jesús Angleton (Michael Keaton), cuyo nombre secreto es Mother (Madre), culpan al "lengua larga" MI6 de haber sido el informante, aunque su verdadera identidad permanece secreta.

Jack es un graduado de Yale, a quien la CIA recluta apenas salido de la Universidad para servir como agente de campo. La CIA también recluta a Leo Kritzky (Alessandro Nivola), uno de sus mejores amigos, pero como está perdidamente enamorado de Adelle (Kristin Booth), cuyo padre trabaja para el residente Truman, se casa con ella. Mientras Jack aprende la ciencia del espionaje en West Berlín bajo la tutela de Sorcerer, Leo usa su capacidad y conexiones para colocarse en los altos rangos de la CIA.

Yevgeny Tsipin (Rory Cochrane), ruso de nacimiento y tercero en la "troika universitaria" formada con sus amigos Jack y Leo, apenas graduado recibe la visita de Starik, un amigo de su familia que lo recluta para la KGB, y de inmediato comienza a adiestrarlo como espía. Es durante estos días que Yevgeny conoce y se enamora de una joven judía llamada Azalia (Erika Marozsan), dedicada a escribir un libro sobre los crímenes cometidos contra los judíos en la Rusia de Stalin.

Pero este romance se trunca cuando Starik convence a Yevgeny de que es hora de ir a los Estados Unidos a comenzar a actuar su parte en el juego de la intriga. Alquila un apartamento en Washington D.C. bajo el nombre de Eugene Dodgson, y recibe sus órdenes a través de un concurso radial que usa ciertas frases de las Aventuras de Alicia en el País de las Maravillas como claves. Más tarde, cuando trata de llamar a Azalia, ésta es llevada por Starik a la KGB.

Sorcerer está en camino a Inglaterra para conocer a Elihu Epstein (Simon Callow), un agente de la MI6, quien le pone al tanto de las actividades de un tal Parsifal, de quien se rumora ser un informante de la M16. Sorcerer entonces convence a Epstein le ayude a circular aquí y allá datos erróneos dentro de la M16 para sacar a la luz al informador.

Su plan triunfa cuando se descubre la identidad del "lengua larga". De inmediato, Sorcerer viaja a Washington para revelar el nombre a los directores de la CIA, pero primero visita a Angleton en su hogar para imponerle las noticias. Mientras Angleton atiende a sus preciadas orquídeas-un proceso que según él es comparable al de contraespionaje- Sorcerer presenta la evidencia de que el informante es Adrian Philby (Tom Hollander), amigo íntimo de Angleton y liaison entre la CIA y la M16. Pero no sólo eso, sino que Angleton es responsable en parte por haber compartido información con Philby.

Mientras tanto, Jack es instruido de recibir información de inteligencia de parte de Lili (Alexandra María Lara), secretamente Rainbow (Arco Iris), una bailarina de ballet. Mientras Lili le entrega información a Jack, la CIA coloca un micrófono secreto en el apartamento que ella comparte con un profesor de física teorética a quien le debe su vida.

La frecuencia de los encuentros despierta el amor en Jack; Lili se resiste al comienzo, sabiendo que una relación amorosa entre ambos los expondría al peligro, pero con el tiempo también ella se enamora perdidamente de Jack.

Una vez establecido en los Estados Unidos, Yevgeny recibe órdenes de dejar un paquete para Philby, cuyo código en la KGB es Parsifal. A su llegada, Philby le dice que Sorcerer está detrás de él, información que Yevgeny pasa a la KGB. Esta información llega a West Berlin, donde un ex conocido de Jack trata de sobornarlo con detalles de dónde se halla Sorcerer e información sobre su trabajo en West Berlín. Jack se niega, pero la KGB no acepta un no por respuesta. Jack descubre más tarde que la información que Lily le había estado pasando no concuerda con la información que estaban recibiendo del micrófono secreto en su apartamento.

Lili confiesa que fue obligada por la KGB a proveer la información equivocada, porque podría costarle la vida al profesor si ella no los ayudaba a atrapar a Jack y a Sorcerer. Lili convence a Jack que la deje retornar a su apartamento para recoger al profesor y Jack los ayude a escapar. Pero cuando ella llega al apartamento, descubre que el profesor, aparentemente, se ha suicidado. La policía de East Berlín golpea a su puerta. En un acto de desesperación, Lili toma un revólver y se mata.

Sintiendo la presión de la soga al cuello, Philby recibe órdenes de abandonar los Estados Unidos con rumbo a la Unión Soviética. Obedece a disgusto, después de enterarse de que Starik ya tiene listo a otro "lengua larga". Esta vez, el informador pertenece a la misma CIA.

Temas relacionados