Los secretos de Kourtney Kardashian para perder peso tras un embarazo

La celebridad hace ejercicio regularmente y come varias veces a lo largo del día.

Después de pasar su último embarazo, el de su hijo Reign (4 meses), Kourtney Kardashian encontró enormemente difícil volver a hacer deporte, pero supo que no podía prescindir de este si quería recuperar su figura.

"Es muy difícil siempre empezar. Hacer ejercicio es algo bueno que todos deberíamos hacer por nosotros mismos", confesó en la edición estadounidense de la revista OK!

Kardashian, madre de Mason (5 años) y Penelope (2 años) junto a Scott Disick no puede sin embargo quejarse de la figura que luce actualmente, ya que en cuatro meses ha perdido 15 kilos. Una hazaña que ha conseguido también con una buena dieta, ingiriendo varias comidas pequeñas a lo largo del día en lugar de tres copiosos almuerzos.

"Pequeñas comidas durante el día es algo realista para la mayoría de la gente. Se trata de encontrar el equilibrio entre hacer ejercicio y asegurarte de que comes lo suficiente", aseguró.

Kourtney Kardashian entrena regularmente con su hermana Khloé, con quien se apunta a todo lo que le permite moverse.

"Hace lo que pueda hacer en su horario, y cambia su rutina para forzar a su cuerpo a perder peso. Nada, pasea, corre y recibe clases de boxeo, lo que sea para no dejar de moverse, aunque solo sea durante 30 minutos", afirmó una fuente cercana al mismo medio.

Tan feliz está con su nueva figura que no puede dejar de mostrarse a los demás.

"Ha comenzado a comprarse ropa nueva para el verano. Está entusiasmada de poder mostrar su vientre plano. Ha perdido tres tallas de vestido, por lo que está más segura de sí misma que nunca antes", añadió.