Naomi Campbell culpa a Victoria Beckham de racista

La modelo aclara que no quiso ofender a su amiga después de escribir su nombre en una lista de "culpables" del racismo en la industria textil.

La modelo Naomi Campbell.AFP

Después de protagonizar una campaña para acabar con la discriminación racial en la industria textil y culpar a varias casas de moda de esta tendencia a través de una carta abierta, Naomi Campbell ha querido aclarar que no quiso ofender en ningún momento a su amiga Victoria Beckham, quien fue una de las personas criticadas en su texto por tan solo emplear a una modelo de color durante la pasada Semana de la Moda de Londres.

"Llamé a Victoria para explicarle todo y aclarar las cosas. No quiero acusar a nadie directamente, esto no se trata de quién es culpable y quién no. Todos los nombres que escribí en esa carta están ahí porque en algún momento han tenido algún mal gesto con las modelos de color. Puede que muchos lo hayan hecho sin ninguna intención. Ella [Victoria] aparece en la lista, como todos los demás", explicó la modelo al periódico Daily Mirror.

El citado documento -que fue enviado por Naomi a las sedes de las principales empresas textiles en Nueva York, Londres, París y Milán- incluyó críticas de la modelo a varias líneas de moda internacionales como Calvin Klein, Donna Karan, Chanel, Armani, Gucci, Saint Laurent, Roberto Cavalli o Marc by Marc Jacobs, y la misma Campbell ha confesado que no le preocupa el hecho de molestar a algunas personas con sus palabras, ya que, según ella, las opiniones sobre un asunto tan delicado como el racismo se deben hacer "sin rodeos".

"No se puede andar con rodeos en un asunto como este, tienes que ser directa. Tenemos unos porcentajes y unos hechos que están ahí. Así que no puedes estar preocupada por si molestas a la gente. Yo digo siempre la verdad y lo que pienso. Quizás a muchos no les guste, pero es lo que voy a hacer", comentó al mismo medio.

Sin embargo, esta no es la primera vez que Naomi Campbell crea una gran controversia con el tema del racismo, ya que en 1995 fue despedida por la firma Elite Model Management tras negarse a aceptar un trabajo por el que creía que estaba siendo discriminada; una decisión que levantó las iras del ya fallecido fundador de la compañía, John Casablancas, quien la tachó de "odiosa".

"No me fui por ser una mujer difícil. Me fui porque no quise aceptar un trabajo por el que una compañera de piel blanca que hacía lo mismo que yo estaba ganando millones. Así que les dije que no aceptaba el contrato. John [Casablancas] estaba convencido de que accedería, y por eso me sentí realmente insultada por ser una mujer de color", explicó.