Café Tacvba: el sonido de esa 'chilanga banda'

El cuarteto mexicano celebra 25 años de trayectoria musical y dos décadas del lanzamiento de su álbum ‘Re’, considerado como uno de los más destacados de la escena latina.

El más reciente álbum de Café Tacvba es ‘El objeto antes llamado disco’. / Cortesía Universal Music

Alicia ya no vive aquí, la semilla de la que floreció Café Tacvba, sólo duró tres ensayos. Sin embargo, las raíces han sido tan sólidas que el proyecto musical puede contar más de veinte calendarios.

El gran mérito del cuarteto integrado por Rubén Isaac Albarrán (Zopilote), Emmanuel del Real (Meme), Jose Alfredo Rangel (Joselo) y Enrique Rangel (Quique) ha sido nadar en contra de la corriente. Cuando los grupos mexicanos querían sonar como bandas de Inglaterra y Estados Unidos, Café Tacvba se fue por el lado local y tan pronto se revolucionó el nacionalismo en su país, ellos empezaron a improvisar y no seguir dictados.

“En la época en que nacimos las disqueras no estaban muy dispuestas a firmar a grupos underground como nosotros y a sacar discos sin modificar nuestra propuesta. No alteramos nuestras canciones ni nuestro estilo para gustarle a más gente. Nos hemos dedicado con los años a hacer lo que tenemos ganas de hacer. A veces es más experimental que otras, pero siempre ha habido canciones que le gustan al público. Por eso, el tránsito no fue difícil para nosotros pues siempre hemos hecho lo mismo, nuestra música”, cuentan los integrantes de Café Tacvba quienes aseguran que durante la década del 80 ni siquiera tenían presupuestado realizar un registro discográfico.

Cuando arrancaron como proyecto no eran conscientes de la penetración que podían lograr, pero luego aprovecharon su poder para dominar el mercado latino. En el momento de su creación en Ciudad de México, compartían la iniciativa rockera con varios grupos, y en ese entonces no entendían por qué siendo mexicanos los demás no eran capaces de extender la lengua hasta sus canciones. No tenían, ni mucho menos, la posibilidad de llegar a los oídos del público anglo, y el acceso a la música de raíz en cambio era tan directo como fluido. Los cuatro se hicieron diferentes al mostrar lo propio, lo mexicano, lo latino. Tenían una voz genuina cuando se dedicaron a realizar una radiografía de lo que sucedía en su país, que no era muy distinto al panorama de las demás naciones de habla hispana.

“Consideramos que todo parte del individuo. Cualquier movimiento social, político o cultural surge del interés de una persona. Aunque somos un grupo, somos cuatro individuos con visiones diferentes que se ponen de acuerdo. Nos juntamos con otros colectivos que tienen otra visión y así vamos generando una corriente. Pero no dejamos de movernos en lo individual, porque tenemos tiempo para todo”, relatan los integrantes de esta banda para la que cada canción exige un proceso de gestación distinto.

Café Tacvba se acerca a cada arreglo de manera diferente dependiendo de las inquietudes que tengan sus componentes. En 25 años de trayectoria las mismas canciones los van llevando por terrenos insospechados. Por eso, en el más reciente trabajo El objeto antes llamado disco retomaron algunas influencias tradicionales de antaño, aunque trataron de no caminar por senderos ya pisados. Sin duda, son los mismos cuatro individuos del comienzo del proyecto pero no es el mismo grupo.

“El público no siempre es igual. Con cada lanzamiento nuevo se van unos y vienen otros. No a todos les gustan todos nuestros discos pues les suenan muy diferentes. Claro que para el público más joven las diferencias entre discos son menores. Para ellos todo suena a Café Tacvba. Nuestro respeto para quienes nos han acompañado durante estos 25 años y sobre todo nuestro agradecimiento sincero porque no es tan fácil serle fiel a una banda que ha cambiado tanto”, dicen los cuatro músicos mexicanos.

La banda sigue pensando en hacer discos, álbumes conceptuales o no. Eso no es tan importante al fin y al cabo. El nombre de su más reciente registro es irónico y nostálgico a la vez. Ellos creen en las obras completas en la música y tienen la firme convicción de que hay que escucharlas de principio a fin. Hay grandes canciones que la gente piratea más pero en el discurso completo se pueden encontrar matices valiosos como lo que sucedió con la producción Re (1994), que ha sido considerada por la revista Rolling Stone como el mejor disco latino de la historia.

“Es un honor esa denominación. Sin embargo, creemos que una canción como Chilanga banda, que no es nuestra sino de Jaime López, puede postularse como la verdadera identidad del grupo. En el calor de la lengua callejera de México, se decía que era un suicidio comercial nombrar ese tema como sencillo radial del registro Avalancha de éxitos, porque era muy exclusiva. Sin embargo, logró una atención extraordinaria y para nosotros refleja el espíritu real de la banda. Cuando más nos vamos a la raíz, más gente nos escucha”, concluye Café Tacvba, un grupo tan mexicano que tiene oídos en todo el mundo.

 

Miércoles 17 y jueves 18 de diciembre, 8:00 p.m. Teatro Mayor, calle 170 No. 67-51. Información y boletería: www.primerafila.com.co

[email protected]

Temas relacionados

 

últimas noticias

Carlos Arturo Buelvas, en la escena mexicana

Bogotá en tiempos de Rock al Parque