Publicidad
26 Jan 2022 - 2:00 a. m.

Documentales sobre realidad social en la televisión colombiana

Alejados de las recomendaciones del algoritmo, una nueva generación de realizadores colombianos opta por producir documentales que narran la vida de ciertas comunidades o inmortalizan lo cotidiano y lo que pasa desapercibido. Aunque algunos logran exhibición en salas de cine, es la pantalla chica la que les permite conectarse con el público.
Daniela Suárez Zuluaga

Daniela Suárez Zuluaga

Periodista Entretenimiento
Simón Hernández, director de películas documentales como "Pizarro" y "Los gatos", afirma que "la realidad es mucho más potente, profunda y sorprendente que la ficción". / Cortesía
Simón Hernández, director de películas documentales como "Pizarro" y "Los gatos", afirma que "la realidad es mucho más potente, profunda y sorprendente que la ficción". / Cortesía

En estos tiempos, cuando el algoritmo manda y la ficción y los superhéroes reinan, dedicarse al documental es casi un acto de fe. Este género audiovisual, aunque puede fusionarse con la ficción, es el preferido por los directores que tienen una sensibilidad especial para narrar un aspecto de la realidad, teniendo en cuenta que la verdad absoluta no existe y que cada uno tiene su versión de la historia.

En Colombia, documentalistas como Marta Rodríguez, Luis Ospina y Priscila Padilla se han encargado de presentar al público, tanto colombiano como extranjero, la vida de ciertas comunidades o de inmortalizar lo cotidiano y lo que pasa desapercibido.

Siguiendo ese legado, una nueva generación de documentalistas reivindican el género con historias que no necesariamente calan con el algoritmo, pero que son necesarias para no olvidar que el mundo no es perfecto y que no todos los seres humanos tienen las mismas posibilidades y oportunidades.

Simón Hernández, director de películas documentales como Pizarro y Los gatos, afirma que “la realidad es mucho más potente, profunda y sorprendente que la ficción. Me dedico al documental porque me gusta estar en territorio filmando, conociendo personajes y realidades ajenas, entendiéndolas para así crear un retrato de país. Me parece que esa es nuestra labor, sobre todo en un país tan convulso como Colombia”.

Sus documentales y los de otros colegas rotan por diversos festivales cinematográficos, llegan a salas de cine o tienen la fortuna de ser emitidos en la pantalla chica de la televisión pública colombiana. Es un privilegio, teniendo en cuenta la sobreoferta de ficción y porque en las salas de cine nacional se proyecta mayoritariamente cine hollywoodense.

En este sentido, Silvana Orlandelli, directora de Señal Colombia, afirma que RTVC, Sistema de Medios Públicos, se caracteriza “por ser una ventana que muestra todos los rostros y todas las voces de este país diverso, exuberante y vertiginoso. A través de la franja documental, el canal refleja esa Colombia que muchas veces no vemos”.

Los Chavista empezó como un trabajo estudiantil, pero, gracias a la amistad que la directora forjó con la familia, se transformó en un documental de acompañamiento durante 18 años. “En principio fue un ejercicio estudiantil, pero luego sí quise producir un documental mirando el tránsito de los hermanos de niños a adolescentes. Como seguí con la familia una amistad a través del tiempo, cuando los vi convertidos en padres de familia me motivó a presentar una historia de vida bien bonita”, dice la realizadora

Los Chavista es una oda a la resiliencia y un ejemplo perfecto de la realidad social que, pareciera, pasa desapercibida en el país. Otro documental que comparte estas características es, precisamente, Los gatos, de Simón Hernández y Andrés Wiesner.

Ganadora del premio a Mejor documental en el Festival Nacional de Cine de Huánuco 2020 en Perú y seleccionada en el Festival Internacional de los Derechos Humanos de Colombia 2021, esta historia presenta al televidente las vivencias de Dilan Londoño en el Centro de Reclusión Infantil Hogar Femenino La Esmeralda, y cómo afronta en el encierro el asesinato de su madre, su hermana y su abuela, así como la decisión de cambiar de género y dejar atrás para siempre a Carol, la identidad que sus padres le dieron al nacer.

En este audiovisual, que tiene programado su estreno en Señal Colombia el domingo 30 de enero a las 8:30 p.m., Dilan y otros miembros de la familia Londoño hablan con honestidad frente a cámaras sobre cómo es su vida en Altos de Cazucá, Soacha, cómo se fueron involucrando en la distribución de drogas y que el lado oscuro de este negocio los superó y cobró la vida de algunos seres queridos.

“Para nosotros que Señal Colombia emita el documental, y más importante aún que sea coproductor, siempre nos ha llenado muchísimo de alegría porque, creo, es la casa de los documentales colombianos, es el lugar donde se habla de temas que a otros no les interesan. Es donde se les da voz a las personas que siempre han estado excluidas”, explica Hernández.

Los gatos y Los Chavista enriquecen la parrilla de programación, así como el streaming de Senalcolombia.tv y RTVC Play. Otra de las producciones que tienen previsto su estreno durante las próximas semanas son El segundo entierro de Alejandrino, El centinela insomne y Amor rebelde. Esta última, que se presentó en salas de cine colombianas en noviembre del año pasado, cuenta la historia de amor entre dos excombatientes de las Farc.

“Son historias únicas que no son comunes en otras pantallas, realizadas con coproductores independientes que nos dan un abanico de posibilidades temáticas y nos han permitido destacarnos en el exterior en diferentes festivales del mundo, mostrando todo lo que somos”, concluye Silvana Orlandelli.

Tomando prestadas las palabras de Simón Hernández, estas realidades son dignas y necesarias de ver porque solo cuando una sociedad se mira frente al espejo es capaz de entenderlas y transformarlas.

Síguenos en Google Noticias