5 May 2021 - 2:28 a. m.

J Balvin: “Con el documental van a aprender a no juzgar tan fácil a los demás”

En el marco del estreno de “The Boy From Medellín”, que estará disponible en Amazon Prime el próximo 7 de mayo, habló sobre la situación del país y la importancia de ser una persona influyente.

“The Boy From Medellín” es un filme que sigue a J Balvin mientras se prepara para el concierto más importante de su carrera: un espectáculo con las entradas agotadas en su natal Medellín, Colombia. Pero a medida que se acerca la actuación, las calles estallan con la creciente inestabilidad política, obligando al artista ganador del Grammy Latino a enfrentar su responsabilidad como artista hacia su país y sus legiones de seguidores de todo el mundo.

Le puede interesar: Tráiler de “The Boy From Medellin”, el documental sobre J Balvin en Amazon Prime

Y mientras aumenta la presión pública por la llegada del concierto, tras bastidores, Balvin continúa lidiando con la ansiedad y la depresión que lo han atormentado durante años.

The Boy From Medellín - Official Trailer | Prime Video

El director Matthew Heineman (“City of Ghosts”, “La corresponsal”), nominado al Oscar y ganador de dos premios Emmy, dirige y produce este retrato íntimo de una de las más grandes estrellas de la música actual. Rodado íntegramente durante la dura semana previa al concierto, “The Boy From Medellín” ofrece una acceso sin precedentes al “Príncipe del reguetón”, y proporciona una profunda mirada a uno de los momentos más cruciales y emocionalmente duros de su vida.

Le puede interesar: J Balvin estrenará su documental “The Boy from Medellín” el 7 de mayo

En una conversación con el artista, habló sobre la importancia que tiene reconocer la vulnerabilidad humana y lo que esta trae consigo. También habló sobre la responsabilidad que tienen los artistas con la sociedad y criticó la situación por la que atraviesa hoy el país, en su séptimo día de movilizaciones.

¿De dónde nace el deseo de hacer un documental?

No fue planeado. Simplemente íbamos a hacer un especial sobre el concierto y contar la historia de una manera muy normal... y Mathew lo convirtió en esto que está sucediendo, pero no teníamos planeado que hubiera un desorden social esta semana tan difícil.

Cuando conoció a Mathew, ¿por qué confió en él para hacer este documental?

Mathew se ganó mi confianza. La forma en la que lo conocí me dio seguridad, pero ya después fue bastante complicado, porque su intrusión dentro de mi vida privada fue un obstáculo que tuve que enfrentar... aunque todo lo que aparece en el documental es cien por ciento real, Mathew perdió mi confianza pero logró hacer su documental.

La salud mental es un tema importante en el documental, ¿qué lo motivó a expresarse y compartir esto tan personal?

Es una realidad... las enfermedades de salud mental también son una pandemia, están en todas partes del mundo pero mucha gente tiene temor a reconocerlas. Es como el covid, cuando al principio uno decía que estaba infectado y todo el mundo salía corriendo, pasa lo mismo con las enfermedades mentales, muchos las hemos vivido, algunos más fuerte que otros, pero hace parte de la realidad.

¿Cómo cambió la experiencia que vemos en el documental la manera en la que usa sus redes sociales para expresarse y pronunciarse en cuestiones sociales?

Sigue siendo un aprendizaje, porque ahora tenemos una plataforma más grande que cualquier poder pelítico, y ahí es cuando hay qué entender la responsabilidad social que se tiene como persona pública. No ha sido fácil, pero aquí seguimos... aprendiendo.

¿Fue difícil que la industria aceptara que su música es y será en español?

No, o si lo vi, no me acuerdo. No tengo ningún tipo de recuerdo al respecto, siempre fui muy fiel y creyente a mi movimiento y lo que quería lograr... y aquí seguimos, haciendo música con amor y con ganas de internacionalizar nuestra cultura latina por el mundo entero.

¿Medellín lo sigue inspirando después de tanto tiempo?

Cien por ciento... es mi casa, donde nací y crecí, la ciudad que me vio crecer.

En el documental habla sobre la canción “El cantante” de Héctor Lavoe, ¿qué importancia tiene para usted? ¿recuerda la primera vez que la escuchó?

Estaba muy niño cuando la escuché, nunca pensé que me fuera a tocar a mí, por eso me causa mucha nostalgia cuando la escucho ahora, después de haber crecido y darme cuenta de que ese mensaje era de Héctor para mí, y para muchos.

¿Ver el documental lo hizo reconsiderar algo sobre usted mismo?

No es fácil, por eso ando buscando el balance, y espero encontrarlo en algún momento, pero aquí seguimos.

Hay mucha vulnerabilidad en el documental...

Cada vez soy más humano y más persona. Todos somos vulnerables, lo que pasa es que hay quienes lo quieren aceptar y quienes no, pero todos estamos bajo la misma sombra, la vulnerabilidad hace parte del ser humano, quieras o no quieras aceptarlo.

¿Hubo algo importante de su vida que le hubiera gustado incluir en el documental?

Había tanta información, que podría haber hecho tres o cuatro horas, incluso más.

¿Qué tan complicado ha sido para usted estar alejado de los escenarios durante la pandemia?

Muy difícil, hace falta esa dosis de dopamina y de alegría... sentir esa emoción del público, tener a la gente cerca, eso me hace mucha falta.

¿Cree que a través de lo que se ve en el documental los fans puedan conectar más con usted?

Creo que en este documental van a aprender a no juzgar tan fácil a los demás.

A veces se nos olvida que todos somos seres humanos...

Trato de mantenerlo muy presente porque eso me mantiene con los pies en la tierra.

¿Considera que este es un momento creativo en su vida?

Sigo haciendo música, estoy creativo... pero lastimosamente Colombia está pasando por un momento muy complicado, y eso me tiene triste, no he dormido de pensar en qué más puedo hacer para ayudar mientras trabajo. He utilizado mis plataformas para contarle al mundo lo que está pasando, que es muy triste. Hay una guerra civil en este momento y no hay palabras para eso. Quisiéramos que por medio del amor y la tolerancia pudiéramos llegar a algo, odio genera más odio.

Comparte: