15 Jul 2018 - 2:00 a. m.

John Travolta: “No soy un ícono, todavía estoy vivo”

El actor ya era popular en Estados Unidos cuando protagonizó “Welcome Back, Kotter”, mucho antes del primer superéxito del cine “Fiebre de sábado por la noche” y de “Grease”, película que celebra en 2018 su aniversario número 40.

Fabián W. Waintal

John Travolta dice que “Grease” es una producción que desafía el tiempo y el público la sigue queriendo como el primer día.  / AP
John Travolta dice que “Grease” es una producción que desafía el tiempo y el público la sigue queriendo como el primer día. / AP
Foto: Arthur Mola

Casi 25 años después de la entrega de la Palma de Oro a la película Pulp Fiction, John Travolta volvió al Festival de Cannes para estrenar la cinta sobre el mafioso John Gotti, al mismo tiempo que recibía el Premio Ícono del Cine, con saludos especialmente grabados por Barbra Streisand, Tony Bennett y Oprah Winfrey, apenas un día después de haberse presentado en la playa del mismo festival festejando el 40 aniversario de Grease con la proyección totalmente gratuita de la película.

¿Qué se siente ver que una película suya, “Grease”, se sigue viendo como ayer, 40 años después?

Significa que hay una producción que desafía al tiempo y el público la sigue queriendo como el primer día. Es algo que me da mucho orgullo. Es como si no hubiera envejecido nunca. No creo que haya otra película más allá de Pulp Fiction que cuente con ese factor de aprecio en el cine.

¿Y “Fiebre de sábado por la noche”?

Y Fiebre de sábado por la noche también puede ser incluida en ese grupo. Incluso Hairspray hasta cierto punto. Soy un hombre de suerte.

¿Es pura coincidencia que tantas de sus películas sean clásicos del cine hoy?

No es algo que busqué a propósito, pero es un orgullo que sea así. También tuve ciertos trabajos donde a veces sentí que no se vio lo suficiente, como A Love Song For Bobby Long. Fue una película artística que sólo ve un público específico.

Pero en Cannes le entregaron el Premio del Ícono del Cine que nunca antes se entregó a nadie. ¿No se ve como un ícono o una leyenda viva del cine?

No soy un ícono, todavía estoy vivo. Cuando hablamos de íconos nos referimos a gente como Marilyn Monroe, James Dean y Elizabeth Taylor, porque pasó suficiente tiempo como para seguir recordándolos, pero todavía estoy en este mundo. Y en ese sentido resulta muy extraño sentirse un ícono. Entiendo cuando la gente se divierte con la pose de Fiebre de sábado por la noche o mueven los dedos como en Pulp Fiction o se visten como en la película Grease, porque es algo familiar para la gente. Por ese lado sí se siente el ícono.

Y cuando aparecen sus películas en TV, ¿las ve y las disfruta como un espectador más?

Sí, totalmente. De verdad es un orgullo y me divierto cuando las veo en televisión… y aparecen bastante. Sí.

¿Y el Óscar? Estuvo nominado dos veces, pero nunca ganó. ¿Cree que llegue una nueva oportunidad con el rol de “Gotti”?

Me conformo con que esta película llegó al Festival de Cannes, porque nos tomó siete años llevarla al cine y luchamos bastante para conseguir la distribución. Uno se siente muy bien cuando consigue lo que trataba de conseguir. Por eso al menos por ahora disfruto el largo y duro camino que recorrimos. No puedo creer a dónde llegamos. Pase lo que pase después, será la cereza del postre.

¿Y cómo se lleva con el otro lado del negocio del cine, cuando piensa que está filmando la mejor película del mundo y el producto final no resulta tan bueno?

Una vez un compañero actor me mandó un mensaje de texto diciendo que estaba preocupado porque no sabía lo que iba a pasar, que estaba sin trabajo y no sabía cómo afrontarlo. Le dije: “¿Puedo ser brutalmente honesto? ¿Qué parte del mundo del espectáculo pensaste que podía llegar a resultar algo seguro? Deberías despertar porque elegiste una profesión que no está basada en la seguridad. Nada está definido en ninguna profesión. Pero si eliges el negocio del espectáculo, hay que tomar en cuenta que es impredecible”.

¿Recuerda algún momento de su vida en el que se haya sentido lo suficientemente frustrado como para querer pensar en dejarlo todo o jubilarse al menos?

Es algo que me gusta mucho. Para mí es como volar. No lo puedo dejar. Me encanta. Lo amo.

¿Qué es lo que tanto le gustó de una película con una historia real como “Gotti”?

Supongo que la razón por la que me gusta esta película es porque es la primera vez que somos realmente honestos sobre la fragilidad del mundo criminal. Vemos a un hombre que se muere de cáncer y se está cayendo a pedazos, pero sigue fiel a su código moral y trata de convencer a su hijo de mantenerse dentro del mismo sistema. Al mismo tiempo mostramos la ley (Rico) que destruyó la Cosa Nostra. Y desde su punto de vista, Gotti es honesto y no tan glamoroso como pensamos que es. Pero mostramos por qué se ve glamoroso, al mismo tiempo que mostramos por qué no lo es. Y por eso pienso que nuestra película es tan diferente.

Por lo que sé, su padre era italiano y usted se crió también en Nueva Jersey en los tiempos de gloria de la mafia. ¿Su padre nunca le contó alguna historia sobre ellos

Solía escuchar toda clase de historias de la mafia en mi niñez, y mi padre, es algo interesante, me dijo que no existía. Sus raíces eran de Sicilia y Nápoles. Mi padre era tan dulce… Si yo me preocupaba por algo, él lo hacía parecer como si todo fuera una fantasía. Incluso dijo algo que fue verdad con respecto a Vietnam. Yo tenía 13 años en 1967 cuando me dijo: “No te preocupes, porque cuando cumplas los 18 van a quitar el servicio militar obligatorio”. Cinco años después, el mismo día de mi cumpleaños, quitaron el servicio militar obligatorio. No tuve que ir al ejército. No lo podía creer.

¿El acoso sexual de Hollywood sólo tuvo que ver con las mujeres? ¿Y los hombres? ¿En su caso nunca sufrió acoso sexual?

Supongo que es algo que puede suceder, pero todo depende de la definición del acoso. Si alguien te dice que eres hermoso o bien parecido, ¿cómo lo tomas? A mí me gusta cuando el hombre y la mujer se aprecian entre ellos. No quiero quitarle a nadie la habilidad de admirarse. Muchas veces, cuando pasa algo dramático, hay bastante confusión, pero al final del día espero que lleguemos al punto donde todos se vuelvan a querer de nuevo. Me parece que hoy están todos con miedo a nivel personal en los negocios. Van a tener que cerrar los bares de solteros porque hay mucho miedo de interacción. Si digo algo incorrecto me van a atacar o pueden demandarme. A lo mejor algún día se repare todo. Deberíamos reparar lo que sea inapropiado para arreglarlo todo y que así podamos volver a un campo de juego que esté mejor definido. ¿Tiene sentido lo que digo?

¿Se anima a predecir que “Gotti” será un ícono del cine, como resultaron serlo “Fiebre de sábado por la noche”, “Grease” y “Pulp Fiction”

¡Claro¡ Me encanta, porque es unir en un mismo plato a dos íconos, como Gotti y Travolta (risas). La mezcla es bastante buena.

Recibe alertas desde Google News