Cuatro años desde que el cine se despidió de Paul Walker

Este jueves se cumplen cuatro años desde que el actor de la saga “Rápido y Furioso” perdió su vida en un accidente automovilístico en California.

AFP

Paul Walker le dijo adiós al mundo haciendo lo que más le gustaba: manejando unos de sus autos de colección. El 30 de noviembre de 2013 fue un día de luto para sus fanáticos, sus compañeros de set y para la industria del cine en general.

El accidente ocurrió durante el rodaje de la séptima entrega de la saga de Rápido y Furioso, al salir de un evento benéfico en Santa Clarita, Los Ángeles. Sin embargo, los realizadores de la película decidieron continuar con la producción en honor al actor, utilizando la tecnología digital computer-generated imaginery, que permitiió simular su rostro y sus gestos con la colaboración de sus hermanos.

Además de esta, otras producciones cinematográficas en las que el actor estuvo involucrado salieron a la luz después de su muerte, como Hours y Brick Mansions.

Walker nació el 12 de septiembre de 1973 en Glendale, California. Desde que tenía 11 años conquistó las pantallas americanas con su participación en la serie CBS Schoolbreak Special. Después de haber sido parte de películas como The Skulls: sociedad secreta y Alguien como tú, su debut en la primera entrega de Rápido y Furioso lo llevó al estrellato en Hollywood.

El papel de Brian O'Conner no solo le trajo a Walker su fama, sino también un nuevo hobbie y pasión: los autos y la velocidad. Por esta misma razón, con el tiempo se convirtió en propietario de una colección de coches, entre los cuales estaba el Porsche Carrera GT, carro en el cual murió aquel 30 de noviembre.

Cuatro años después del suceso, sus fans siguen recordándolo con admiración. La canción See You Again, que se ha posicionado como el segundo video más visto en la historia de Youtube, conmemora la vida del fallecido actor y su paso por Rápido y Furioso.

 

 

últimas noticias

Leyenda de "La llorona" llega al cine