Documental colombiano "Jericó el infinito vuelo de los días" fue premiado en Toulouse

Fue galardonado por aportar al espectador "pepitas de sabiduría", según su autora.

Imagen de "Jericó. El infinito vuelo de los días".Cortesía

La película "Jericó el infinito vuelo de los días", de la cineasta Catalina Mesa, ganó este viernes el premio al mejor documental en el festival Cinelatino de Toulouse, con una propuesta en el umbral de la ficción, que aporta al espectador "pepitas de sabiduría", según su autora. (Leer Jericó: un encuentro con el pasado).

El festival, que se celebra en el suroeste de Francia, entre el 17 y el 26 de marzo, premió así el retrato de la realidad cotidiana de las mujeres en un pueblo típico de Antioquia, en el noroeste de Colombia.

"Mi cine es un umbral entre documental y ficción, es un itinerario de encuentros con mucha musicalidad, con mucho color, con muchos personajes, en el pueblo de Jericó", contó  Catalina Mesa, antes de recibir el premio.


La cineasta colombiana muestra una realidad en extinción, a través de los relatos de un grupo de mujeres, que con la melodía suave del acento paisa, cuentan su visión del mundo.

Llegó a Jericó porque tenía una tía-abuela que vivía allí, el último lazo de su familia con una realidad más rural. Cuando ella se enfermó, la documentalista decidió viajar al pueblo.

"Es a partir de los encuentros que emerge su realidad y que me dieron sus espacios íntimos, ellas me liberaron su sabiduría, sus historias íntimas de vida, sus dolores y sus humores, y finalmente nos libran sus pepitas de sabiduría de la vida", contó.

Este micromundo antioqueño también cautivó a los espectadores, que lo reconoció con el galardón del público.

El documental autobiográfico chileno "El pacto de Adriana" que narra el asombro de una joven que descubre que la tía idealizada de su infancia está acusada de ser la secretaria del exjefe de la policía política de Augusto Pinochet, recibió el premio SIGNIS, otorgado por la Asociación Católica Mundial para la Comunicación.

"Todas las familias tienen al menos un secreto y la mía no es la excepción. Era mi ídolo. Mi tía Channy", es la sinopsis de la película que se adentra en el abismo de una joven que descubre el papel de su referente en los abusos a los derechos humanos cometidos durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990).

El documental, filmado con la cercanía de antiguas fotos de familia, muestra el cuestionamiento de Lissette Orozco a su tía, Adriana Rivas, buscada por la justicia por su rol en la desaparición de un dirigente comunista en 1977.

Una selección variada

Otras películas en competición eran "Baño de vida", de Dalia Reyes, que abre una rendija sobre la sociedad a través de las conversaciones de un grupo de barrenderas que después del trabajo acuden a un baño público para limpiarse en Ciudad de México.

Su compatriota José Villalobos también aspiraba a la recompensa con "El charro de Toluquilla", una balada triste sobre un mariachi seropositivo.

También competía por Chile "Los niños", un filme de Maite Alberdi sobre la adultez de las personas con síndrome de Down, que teje un relato sobre la lucha para la inclusión social de los discapacitados.

La brasileña Fernanda Pessoa también optaba al premio con "Historias que nosso cinema (nao) contava", una obra metacinematográfica que cuenta cómo las comedias eróticas de ficción se convirtieron en una forma de eludir la censura de los militares durante la dictadura.

También estaba en liza "Sexo, Pregações e Política" de Aude Chevalier y Beaumel Michael Gimenez, un documental que indaga sobre las concepciones de la sociedad brasileña.

En tanto, en la categoría cortometraje el festival premió a la producción mexicana "Verde", de Alonso Ruizpalacios, y el premio SIGNIS para ese rubro fue para la peruana "Aya", de Francesca Canepa Sarmiento.