Festiver en Casa: hoy presentamos “(A)Social – Diez días sin smartphone”

Noticias destacadas de Cine

¿Qué haría si estuviera 10 días sin celular? Esta es la pregunta que Lucio Laugelli intenta responder en este documental. "Debemos vivir con la tecnología... no ser aplastados por ella", afirma el italiano.

(A)Social – Diez días sin smartphone es un documental italiano de 2018 que narra cómo se comportan las personas cuando están alejadas de sus aparatos electrónicos por diez días y que, gracias a Festiver en Casa, alianza de El Espectador y el Festival de Cine de Barichara, se puede ver gratis desde este 10 de mayo a las 8:00 p.m. hasta el 11 de mayo a las 7:59 p.m.

El documental estuvo bajo la dirección del italiano Lucio Laugelli quien reunió a cuatro personas: Angelo Ferrillo, Elisabetta Gagliardi, Sylvia Martino y Lorenzo Tawakol para pasar diez días en las montañas de Trentino Alto Adige sin sus smartphones y sin internet.

Estas personas tienen algo en común: el celular es su principal medio de comunicación con el exterior. Ferrillo es un fotógrafo, Gagliardi una cantante independiente, Martino es una influencer y Tawakol es un estudiante universitario con una gran influencia en las redes sociales. A lo largo de la historia se ve cómo intentan sobrevivir y recordar cómo eran los días en los que no tenían el celular.

En el primer día, los cuatro aseguran que lo primero que hicieron al despertarse fue estirar la mano para encender su celular y ver quién les había escrito en la noche. “No tenía mi celular y fue raro”, dice Tawakol en el documental.

Los otros días intentan hablar con el resto del grupo, integrarse en las conversaciones. Al principio se sienten raros porque no saben cómo expresarse y creen que no tienen nada en común, pero al finalizar su estadía en las montañas descubren que son más las cosas que los unen, que las que los separan.

Entrevista con Lucio Laugelli, realizador italiano especializado en periodismo y publicidad, fundador de Stan Wood Studio y director de la revista PaperStreet. 

Quiero hacerle la misma pregunta que al inicio del documental: ¿qué pasaría si estuviera 10 días sin internet?

Definitivamente me sentiría incómodo, sería como vivir sin agua, corriente o electricidad. Los primeros días serían los más difíciles... entonces estoy bastante seguro de que me adaptaría. Esta cuarentena causada por el COVID-19 me hizo comprender cuán flexibles son los humanos y cómo se adaptan a las condiciones de vida.

¿Cuál es la relación que tiene con el internet? ¿Cuál es la relación que los humanos tenemos con el internet?

Normalmente paso mis días trabajando entre computadoras y teléfonos inteligentes: para mí la web es esencial. Intento no hacer que la relación sea demasiado mórbida e impongo límites de tiempo, también en función de dónde estoy y con quién estoy.  En general, creo que la relación entre los humanos e Internet es un tema tan grande, poderoso y fascinante capaz de involucrar casi todos los aspectos de nuestras vidas. Dependiendo del caso, puede ser un enlace positivo y tóxico.

Lo primero que hacemos al levantarnos es ver nuestro celular para ver quién nos habló mientras dormíamos, pasamos más de cinco horas con el celular. ¿A qué cree que se deba este fenómeno y cómo combatirlo?

De repente, una herramienta muy útil nos ha encarcelado en algunos aspectos. Y le dimos todo este poder... probablemente inconscientemente. Es importante recuperar nuestros espacios: recomiendo recargar el teléfono celular en otra habitación que no sea donde dormimos y tomar paréntesis de desintoxicación digital durante el día para centrarnos mejor en lo que hacemos: trabajar, hacer deporte, leer, pasar tiempo libre con amigos y parientes.

¿Ha pensando en irse a las montañas y alejarse del mundo exterior y tecnológico?

No creo que dure tanto como un ermitaño: me gusta estar solo, por supuesto, pero una cosa es si estoy en mi apartamento en la ciudad (una condición experimentada durante esta reciente cuarentena), otra cosa es si el aislamiento ocurre en las montañas, sin un dispositivo. Tal vez podría hacerlo por un fin de semana... y al tercer día ya me volvería loco.

En el documental hace una buena pregunta: ¿cuándo fue la última vez que apagó su teléfono celular y se desconectó por completo? En mi caso han pasado meses desde que no lo hago, ¿qué hay de usted?

Tengo que retroceder 20 años a cuando todavía no teníamos teléfonos inteligentes e Internet era totalmente diferente. Recuerdo unas vacaciones en Portugal con mis padres: generalmente me mantenía en contacto con mis compañeros de escuela a través de mensajes de texto, pero durante cuatro semanas, esa vez, NADA. Dejé el teléfono en casa. Quizás mis padres no querían que me lo llevara conmigo: en realidad era bastante inútil. A partir de ese verano, los descansos de desconexión más largos han sido de 12/15 horas como máximo: ¡generalmente en vuelo!

Los niños crecen rodeados de aparatos tecnológicos, ¿cómo afecta esto a su crecimiento?

Honestamente, no estoy muy preparado con respecto a los niños: no he leído lo suficiente al respecto y no soy padre. Creo que es muy difícil encontrar un equilibrio saludable. Privarlos de toda tecnología está mal, pero ¿cómo sabemos cuánto tiempo pueden usar los dispositivos?

¿Por qué tenemos esa necesidad de grabar o capturar todos los momentos que vivimos? Antes bastaba con tener la imagen guardada en la cabeza.

Hermosa pregunta ... y es muy difícil de responder. Creo que es para aprobación, la mayoría de las veces. Realmente envidio mucho a quien frente a una cascada no saca el teléfono sino que solo disfruta el momento, es decir, nada contra la corriente.

¿Qué mensaje le daría a las personas que viven pendientes de su celular y dejan que la vida pase por delante de sus vidas?

Chicos, se están perdiendo la parte más hermosa del paisaje y su existencia. ¡Cambien de rumbo! Debemos vivir con la tecnología... no ser aplastados por ella.

¿Cuál es el verdadero daño que nos provocan las redes sociales?

Las redes sociales nos acercan a quienes están lejos de nosotros, y al mismo tiempo nos alejan de quienes están cerca de nosotros. Una paradoja sin precedentes. Puedo hablar con un amigo que vive en el otro lado del mundo a través de Skype y no sé quiénes son mis vecinos: no tiene sentido.

¿Cómo cambió su vida después de realizar este documental?

Fue un buen autoanálisis: entendí mucho acerca de mis límites en relación con el mundo digital y en los últimos años he tratado de atesorar la experiencia que han experimentado los cuatro protagonistas del documental. Tengo cuidado con el tiempo que paso en las redes sociales, en WhatsApp o, en general, en línea. Con un poco de autodisciplina, impongo reglas que me hacen vivir mejor mis días. Muchas veces me encontré apagando la computadora o alejándome del teléfono por un par de horas ... y mejorando. Menos estrés, más concentración y conciencia. Es fácil. ¡Cualquiera puede hacerlo!

***Festiver en Casa, la alianza de El Espectador y el Festival de Cine de Barichara que tiene como objetivo permitir conectar a la audiencia con el entorno y replantear la manera en la que se vive y se hace parte del planeta, algo muy importante en este tiempo de cuarentena.

Festiver en Casa comenzó el pasado 30 de abril y va hasta el próximo 11 de mayo para que los lectores de www.elespectador.com puedan ver gratuitamente los filmes.

Festiver en Casa es también una oportunidad para que el público se acerque al evento cinematográfico que se realiza en Barichara, Santander, y que este 2020 alista la décima edición entre el 17 y el 20 de septiembre. La convocatoria para realizadores está abierta hasta el próximo primero de julio.

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.