"Mujercitas": la película en la que los hombres son secundarios

Noticias destacadas de Cine

La versión actual del clásico de Louisa May Alcott tiene la dirección de Greta Gerwig, para quien lo más importante fue lograr que el elenco viviera como una verdadera familia. La cinta está nominada al Óscar en seis categorías, incluida mejor película.

Leída al lado de una lámpara de gas en la década de 1860, y en dispositivos móviles en la actualidad, Mujercitas de Louisa May Alcott es un fenómeno extraño: el libro que supera el tiempo, fascinando generación tras generación. Cuando la escritora y directora Greta Gerwig, conocida por su propio retrato nítido de la niñez en la película ganadora del Oscar Lady Bird, escuchó que había interés en hacer una versión fresca y moderna para estos tiempos, supo que, sin duda, el reto era especial.

 

 

"Cuando escuché que se iba a hacer una nueva versión de “Mujercitas”, me lancé con todo lo que tenía", recuerda Gerwig. “Tenía una idea muy específica de lo que realmente trataba el libro: se trata de mujeres con dotes artísticas y se trata de mujeres y dinero. Eso es todo lo que hay en los escritos de Louisa May Alcott, pero es un aspecto de la historia que no se ha profundizado antes en la pantalla. Para mí, fue algo que sentí muy fuerte. Incluso ahora esta película me parece más autobiográfica que cualquier otra cinta que haya hecho”. (Le puede interesar: Así cambia el final de "Mujercitas" respecto al libro de Louisa May Alcott)

En el centro de la historia de Alcott sucedida durante la era de la Guerra Civil con cuatro hermanas, Gerwig vio una visión atemporal de cómo las mujeres jóvenes forjan sus propias historias y son capaces de establecer de qué manera quieren ser como adultas. En lugar de comenzar con Meg, Jo, Beth y Amy March en plena adolescencia inocente, la versión de Gerwig comienza con las hermanas como adultas tratando de manejar sus matrimonios, sus carreras y sus propias expectativas. Desde ese punto de vista, pueden mirar hacia atrás en su infancia como un momento mágico, lleno de risas, de desamor y con momentos de alegría indeleble, cuando tenían la libertad de aspirar a ser grandes escritoras, actrices… grandes artistas. (Lea también: "Mujercitas" revive con protagonistas ambiciosas, soñadoras y más fuertes)

Para la productora Amy Pascal, el guión de Gerwig sacó un sentimiento inmediato y vivo de la historia. Gerwig había logrado lo que Pascal esperaba ver: había construido un puente entre el mundo del siglo XIX de Alcott y el universo actual, centrándose en temas actuales como la hermandad, la identidad y la creación de una vida satisfactoria sin importar las limitaciones. (Además: Clásico "Mujercitas" se renueva con Emma Watson y Saoirse Ronan)

"Parte de lo que se siente tan bien acerca de esta versión de Mujercitas en este momento es que Greta (Gerwig) se ha esforzado por luchar por un mundo donde el poder y el arte de las mujeres puedan destacar y todas las personas puedan estar contentas con lo que llegaron a ser", dice Amy Pascal.

Esto es también lo que atrajo al reparto lleno de estrellas. Las actrices se aferraron tanto a la modernidad como a las amplias y sinceras emociones que Gerwig puso en primer plano. Saoirse Ronan toma la delantera como la icónica escritora Jo, junto con Emma Watson, de la serie de Harry Potter, como la hermana mayor Meg; Eliza Scanlen, de Sharp Objects de HBO como la sensible pianista Beth y la estrella en ascenso Florence Pugh, de Midsommar, en el rol de Amy. A este talento se une la veterana de la pantalla Laura Dern como la matrona conocida cariñosamente como Marmee; además de la legendaria Meryl Streep, quien saca a relucir su lado cómico como la rica y obstinada tía March.

Desde el principio, Gerwig sabía que quería que Ronan interpretara a su heroína personal. Fue emocionante imaginar a Saoirse Ronan, quien recibió su tercera nominación al Óscar por el papel principal en Lady Bird, trayendo esa misma mezcla ganadora de naturalidad y transparencia emocional a un personaje que ha inspirado a escritores durante 150 años.

“Saoirse es simplemente un genio. No sé cómo lo hace exactamente. Pero me siento muy bendecida de que haya trabajado conmigo dos veces”, dice Greta Gerwig.

“Saoirse no tiene paralelo”, comenta la productora Amy Pascal. “Al verla actuar, te golpea constantemente. Es la actriz más naturalista, inteligente y con matices emocionales”.

Ronan descubrió que podía relacionarse fácilmente con los dilemas de Jo entre la devoción a la familia y la búsqueda de sus propios sueños ardientes de ser novelista.

“Creo que la historia se siente más relevante que nunca”, explica Saoirse Ronan. “Explora a las mujeres jóvenes encontrando la confianza que deben tener para tomar sus propios caminos. Jo para mí es similar a las chicas que ves hoy en día. Es muy moderna, hasta la forma en que se mueve y la forma en que habla”.

Gerwig y Ronan utilizaron a la propia Alcott como modelo para la identificar la confianza, la perspicacia y el desafío de las reglas de Jo. En muchos sentidos, después de que Mujercitas se transformara en un éxito desbocado, Alcott fue una especie de J.K. Rowling de su tiempo. Inteligentemente mantuvo el control de sus propios derechos de autor y, a pesar de crecer sin muchos recursos económicos, se convirtió en la rara mujer estadounidense del siglo XIX que acumulaba una riqueza significativa… sin tener que casarse.

“Estas son cosas que todavía están surgiendo en este momento”, comenta Gerwig, “que se ve en Taylor Swift decidiendo volver a grabar su catálogo posterior para que ella pueda tenerlo”.

Aunque se resiste a la idea del matrimonio, Jo es perseguida románticamente por dos hombres muy diferentes: su vecino y amigo desde hace mucho tiempo, Laurie, interpretado por Timothée Chalamet, uno de los actores más jóvenes nominados para un Óscar; y un profesor que conoce en un internado de Nueva York, Friedrich Bhaer, interpretado por el cineasta y actor francés Louis Garrel.

Sin embargo, para Ronan, la mayor historia de amor de la que Jo forma parte es “la que tiene con sus hermanas y con su mamá. El corazón de la historia es sobre los jóvenes que encuentran su camino en el mundo, haciendo lo que siempre hemos hecho como humanos, tratando de conectarnos, que es algo con lo que todos nos podemos identificar”.

Mientras “Mujercitas” celebra a las mujeres, Gerwig también se centra en los hombres que las apoyan, admiran y aman. Para el elenco masculino, fue divertido cambiar los roles. “Una de las mejores cosas de esta película es que los hombres son secundarios”, dijo Bob Odenkirk, de Better Call Saul, quien interpreta a Father March. “No tienen sentido, son secundarias, porque la película se centra en las historias de las mujeres”.

Cada actor aportó a su manera con la forma de hacer que la historia cobre vida en 2019. “Creo que Mujercitas trata sobre algo que las personas de todas las generaciones aún necesitan escuchar: que puedes ser tu verdadero yo, y no permitas que alguien maneje tu ira, tu vulnerabilidad, tu sensualidad y tu humor. Eso es lo que eres”, dice Laura Dern.

Gerwig determinó que sus Mujercitas necesitaban haber vivido un sentimiento real. Su esperanza era llevar al público a lo más profundo de la sensación de la casa familiar March, manejando a la vez las situaciones con humor, competitividad, alegría, tristezas compartidas y amor. Ella escribió un diálogo para hacer eco de cómo los hermanos reales hablan en un entorno familiar. Exploró la casa familiar de Louisa May Alcott en Concord, Massachusetts, donde se filmó parte de la película. También puso un gran énfasis en el exuberante diseño de la cinta, inspirándose tanto en el nuevo arte vibrante, como en la fotografía de la época.

El vestuario se convirtió en una pasión. Gerwig colaboró ​​estrechamente con la diseñadora de vestuario ganadora del Óscar, Jacqueline Durran, para crear un estilo individual y definir el hatuendo de cada hermana. Las prendas se usan una y otra vez, de la forma en que realmente serían en una familia con una economía poco sólida.

La inspiración de Durran comenzó con el guión. “Greta ya había investigado mucho”, dice Durran. “Ella absorbió completamente el mundo de los Alcotts, que era una familia de artistas, pensadores libres y radicales, así que ese fue el punto de partida”.

El aspecto final de Meg, Jo, Beth y Amy surgió de una mezcla de investigación de archivo, de la imaginación y el aporte de los actores a las personalidades de sus personajes. Cada hermana se ve en su propia gama de colores: Jo en rojo fuego, Meg en tonos románticos de lila y verde, Beth en rosas tiernas y Amy en tonos frescos de azul claro.

“Jacqueline (Durran) entendió por completo que lo que quería era algo auténtico y táctil, pero también algo que se sintiera como ropa de todos los días y no disfraces, porque eso es parte de lo que hace que todo se sienta moderno. Quería que cada pieza pudiera ser escrita a pie de página, pero también sentirme parte de quiénes son las hermanas”, dice Greta Gerwig.

El vestuario de época y las ubicaciones ayudaron al elenco a dar nueva vida a sus personajes icónicos. Pero tal vez la mayor influencia vino de Gerwig pidiéndole a sus actores que pasen mucho tiempo de calidad juntos, como cualquier familia sólida, para sellar esos lazos hasta el punto de que sean palpables en la pantalla.

A propósito, Gerwig asegura: “Pasé mucho tiempo tratando de obtener risas y alegría reales en la pantalla. Quería crear el espacio para que los actores realmente se diviertan, porque cuando lo consigues, no tiene precio. Esas emociones reales son las que permiten que la audiencia realmente viva en este mundo de las hermanas March”.

 

 

Comparte en redes:

 

Te contamos que estamos trabajando en nuestra plataforma tecnológica para que sea más fácil de disfrutar, por eso no podrás hacer comentarios en los artículos. Estarán activos próximamente. Gracias por tu comprensión.