La favorita es “Una mujer fantástica”

Premios Platino, la pantalla del cine iberoamericano

Este domingo se realiza en la Riviera Maya (México) la quinta edición de estos galardones que, además de premiar talento, sirven para promocionar los filmes hechos en la región.

En 2018 los Premios Platino llegan a su quinta edición. Cortesía

Hace cinco años los productores de cine de Iberoamérica se unieron para crear unos premios que, además de reconocer el talento, sirvieran para promocionar los filmes y ayudar en la exhibición, el reto que enfrenta el cine que no es de Hollywood. Y es allí donde la competencia es dura, pues si una película no cuenta con gran visualización, pocas probabilidades tiene de llegar a salas de cine o de mantenerse.

En Colombia, por ejemplo, las películas aseguran su continuación en salas de acuerdo con el número de espectadores, una competencia injusta si se tiene en cuenta que casi todos los fines de semana llega una producción de un gran estudio que asegura una amplia cobertura nacional.

Si una película colombiana suma 20.000 espectadores en un fin de semana es todo un récord, si no es una película de comedia. No hay que olvidar que Dago García es el rey de la taquilla nacional, pues El paseo 4, con 1’652.722 espectadores, es la película más vista de toda la historia.

El panorama es mucho más desolador para la mayoría de las películas colombianas. La defensa del dragón, de Natalia Santa, tuvo una gran participación en festivales de cine internacionales, pero apenas fue vista en Colombia por 6.006 espectadores.

Hay que tener en cuenta que muchas de estas películas sí gustaron en el público, pero tuvieron baja recaudación debido a que no contaron con la plata para jugar con las mismas reglas que un estudio de Hollywood, así que por poder pagar un buen número de copias no pudieron exhibirse en muchas salas de cine. Incluso, algunas sólo aseguran su estreno en Bogotá y en circuitos alternativos.

Este panorama se repite en todos los países iberoamericanos. Los españoles Pedro Almodóvar y Juan Antonio Bayona, los mexicanos Alejandro González Iñárritu, Guillermo del Toro y Alfonso Cuarón, o el chileno Pablo Larraín son algunos de los directores que, gracias a su participación en los Premios Óscar, han logrado consolidar un nombre y una audiencia, pero aun así no tienen segura la exhibición en cualquier país. En ese camino está el chileno Sebastián Lelio, quien este año ganó el Óscar a mejor película extranjera con Una mujer fantástica, tal vez la película latina que más ha sonado este año y que gracias al reconocimiento en Hollywood logró verse en Colombia en la pantalla grande.

A lo largo de estos cinco años, los Premios Platino, directores, actores, productores y agentes de cine han generado soluciones para que en cada país iberoamericano haya una buena rotación de películas producidas en la región, con el fin de crear una audiencia interesada en aprender y ver el cine hecho en Ecuador, Portugal, Brasil y Perú. Dicha rotación ha crecido gracias al streaming (Netflix) o a convenios con canales como Fox, que en su plan Premium proyecta un buen número de películas latinas que se han lanzado en los últimos meses.

Por ejemplo, la película El ciudadano ilustre ganó el Platino a mejor película iberoamericana en 2017. Antes, su protagonista, Óscar Martínez, había sido reconocido como mejor actor en el Festival de Cine de Venecia. Esta película no se exhibió en salas comerciales de muchos países, pero Fox Cinema compró los derechos. Hay cineastas que todavía añoran la magia del cine y esperan que el público vea su obra en gran formato, pero como la industria es un negocio, los productores son los que más jalonan para que se abran otros campos de exhibición.

Fernando Sokolowicz, productor argentino de El ciudadano ilustre, asegura que no tiene ese dilema, pues sabe que hay gente que puede ir a cine, pero también es consciente de las diversas oportunidades que dan las señales de televisión, Netflix y Amazon.

“Si bien hacemos cine, las audiencias están en diversos lugares y por diversas circunstancias. Es casi imposible —con las pocas pantallas— que el público colombiano pueda ver una película argentina en el cine. Es una posibilidad entre miles”, dice Sokolowicz. “Todas estas plataformas dan oportunidades para que se puedan ver las películas. Es importante no sólo en cuestión de audiencia, también en lo económico, porque ayuda a financiar los proyectos”.

Los Premios Platino también cumplen otra función: poner a sonar las producciones. Este año, la que más nominaciones acumula es Una mujer fantástica, que tal vez no necesita más exposición gracias al Óscar que ganó, pero hay otras que sí. De Colombia participan La defensa del dragón, nominada a mejor ópera prima iberoamericana; La mujer del animal, de Víctor Gaviria, nominada en las categorías cine y educación en valores, y dirección de montaje, y El libro de Lila, de Marcela Rincón, que compite a mejor película de animación.

Estas nominaciones también sirven para hacer un análisis de cómo está el cine local en diversos géneros. Marcela Rincón, directora de El libro de Lila, dice que competir junto a animaciones de España (Deep y Tadeo Jones 2. El secreto del rey Midas) y Brasil (Historia antes de uma historia y Lino - Uma aventura de sete vidas) le permite ratificar el desarrollo enorme que hay ahora.

“Veo que a Colombia le falta un poco de desarrollo en el género, porque en el continente México, Brasil y Argentina son los que más lo han trabajado y eso se siente en las propuestas”, dice la cineasta.

Desde el año pasado, los Premios Platino premian producciones de televisión que hayan sido realizadas por casas productoras de cine. Este año, Netflix compite en esta categoría con Las chicas del cable y Velvet colección (que si bien no es original sí es exhibida por ellos). Además, algunos protagonistas de sus series recibieron nominación, como Kate del Castillo por Ingobernable, para quien la postulación sirve mucho más que para alimentar el ego y cobrar más, sino que significa un abrazo para toda la gente que participa en la serie.

La artista mexicana está de acuerdo en que los Premios Platino ayudan a saber “todo lo que pasa en Latinoamérica. La maravilla del cine que existe, de actores, directores, talento en general. Desgraciadamente, de nuestros países a veces no salen las películas. Y son increíbles”.

 

últimas noticias

Jon Snow y Chimuelo en un clip

La actriz Sondra Locke muere a los 74 años