El documental fue dirigido por Giovanni Troilo
contenido-exclusivo

Ross King: “Monet tenía que pintar para vivir”

“El jardín secreto de Monet” se presentará en Cine Colombia del 16 al 19 de mayo, en salas de Bogotá, Medellín, Cali, Barranquilla, Bucaramanga, Cartagena, Ibagué, Manizales, Villavicencio, Pereira y Popayán.

El documental permite descubrir qué sucedió para que Monet resurgiera de la depresión que lo llevó a abandonar la pintura. / Cortesía
El documental permite descubrir qué sucedió para que Monet resurgiera de la depresión que lo llevó a abandonar la pintura.Cortesía

Con la contribución de Ross King, autor del best seller Loco encantamiento: Claude Monet y la pintura de los lirios de agua, el documental El jardín secreto de Monet descubre las obras maestras y obsesiones del genio del impresionismo. Un viaje desde la ciudad natal del artista, Giverny (Francia), pasando por el Museo de Orsay, hasta adentrarnos en el Museo de la Orangerie y el Marmottan Monet, santuarios de su obra en Francia.

Bajo la dirección de Giovanni Troilo, con la presentación de la actriz Elisa Lasowski y la participación de la renombrada fotógrafa Sanne de Wilde y de la responsable de los jardines en la Fundación Monet en Giverny, Claire Hélène Marron, los amantes de Monet podrán disfrutar en detalle más de 35 pinturas y descubrir cómo Claude Monet logró superar la depresión para entregarse en cuerpo y alma a su obra más colosal: la Grand décoration, una serie de enormes paneles representando nenúfares en el lago.

¿Hay una razón particular por la que decidió escribir sobre Monet?

Escribí sobre él porque estaba interesado en su personalidad y su arte. Había escrito previamente sobre Monet en The Judgement of Paris, que se publicó hace más de 10 o 12 años. Quería hablar sobre el fin del impresionismo y lo que pasó con todos los artistas de la época, particularmente Monet. Tuvo un final feliz, porque al final de su vida se volvió extremadamente exitoso y celebrado.

¿Cómo hizo la transición de novelista a escritor de biografías e historia del arte?

Fue fácil y natural para mí. Considero que he estado más entrenado académicamente para ser un escritor no novelesco, porque pasé 30 años en la universidad investigando, escribiendo, estudiando, esperando tal vez a convertirme en profesor de universidad y enseñar en un escenario alejado de la ficción. Empecé a escribir novelas, pero no funcionó. Así que el aspecto extraño de mi carrera no era escribir libros de no ficción, sino escribir novelas. Creo que puedo hacer que un libro alejado de la ficción se lea como una novela. Me gusta ver a Monet como un personaje en una novela. Todo lo que digo en el libro es verdad, pero me gusta escribir de una forma que sea muy atractiva para cualquiera que lo esté leyendo.

Los nenúfares de Monet son piezas de arte muy famosas y familiares para todos. ¿Cómo se dio cuenta de que había una gran historia detrás de esta obra?

Hace algunos años encontré una carta que Monet había escrito el 1º de septiembre de 1914, la cual decía que debía permanecer donde estaba, en su casa, en su estudio, y si lo querían matar debían hacerlo en frente de sus pinturas. Encontrar una historia sobre Monet trabajando en estas pinturas que representan belleza, paz y tranquilidad en tiempos en que Europa, y el mundo en general, no tenían nada de eso es muy valioso. Así que ver esta hermosa imagen de este hombre, que en ese momento estaba en sus 70 años y preparado para pintar su obra maestra, fue increíble. Todo lo que busco en la historia y en el personaje es mostrar los desafíos que enfrenta y cómo logra crear una gran obra.

Monet ya era rico y exitoso, pero tenía problemas de salud y había sufrido algunas pérdidas trágicas en su familia. ¿Qué cree que lo llevó a crear un proyecto tan enorme en ese momento de su vida?

Es interesante porque esas pérdidas, su visión que empezaba a fallar, la muerte de su esposa, la de su hijo mayor, quien murió en 1914, todas estas cosas lo habían impulsado a dejar de pintar. Pienso que si hubiera parado en ese punto, probablemente hubiera muerto después de eso, porque Monet es como un tiburón que debe nadar para vivir. Él tenía que pintar para vivir.

Usted también aparece en el documental de Monet. ¿Cómo colaboró?

Conocí a los realizadores cuando estábamos trabajando en un proyecto diferente, así que me contactaron y me reuní con ellos en Londres. Me entrevistaron sobre una pintura en particular de Monet de la cual estaban haciendo una historia. Unos meses después me volvieron a contactar y me dijeron que querían hacer un proyecto más extenso sobre Monet y que si me gustaría trabajar con ellos. Por supuesto acepté. Primero, porque se volvieron muy buenos amigos míos, y también porque cualquier excusa para volver a Giverny, hablar de Monet y mostrar lo que sé de él es muy bien recibida. Y sí, el año pasado, creo que por mayo o junio, cuando el jardín está a todo florecer, fuimos a filmar allí, por lo que fue una gran experiencia para mí.

¿Cuál es para usted el valor del trabajo de Monet hoy en día?

Fue un pintor esencial en 1860 y 1917. En los últimos años, me atrevo a decir, desarrolló su arte mucho mejor y se volvió incluso más radical. Fue ahí cuando realmente se convirtió en un pintor abstracto. Y creo que lo que su arte nos dice es una lección importante para cualquier artista, o cualquier persona para seguir cambiando, seguir experimentando y seguir explorando, porque cuando Monet estaba en sus 80 años seguía interesado en romper las barreras del arte de la misma forma que cuando tenía 20. Creo que esa es una de las razones por las que vivía tanto, porque tenía una pasión tremenda por el arte.

860618

2019-05-14T14:58:48-05:00

article

2019-05-14T22:10:59-05:00

[email protected]

none

El Espectador

Cine

Ross King: “Monet tenía que pintar para vivir”

51

5500

5551

1