Las comedias románticas les están fallando a las mujeres

Venden fantasías no ajustadas a la realidad, lo cual está influyendo en sus expectativas sobre la vida real, afirma la escritora y profesora estadounidense Michele Schreiber.

En la vida de las mujeres, al menos en lo que tiene que ver con la forma como son representadas en pantalla, generalmente todo tiene que ver con el amor y nada más. Y esto, afirma la escritora y profesora universitaria Michele Schreiber, puede estar influyendo en sus expectativas en la vida real. “El género romántico es rico y complejo, pero suele estar escrito como si no significara nada. Hay tanto énfasis en que la narrativa romántica se resuelva que se elimina cualquier otra cosa relacionada con la vida de la mujer”, sostiene Schreiber.

El portal The Huffington Post invitó a la profesora Schreiber a discutir de qué manera la industria del cine y la televisión está impactando a las mujeres. La escritora concluyó que, por una parte, las comedias románticas ofrecen una falsa promesa: esa que dice que sí pueden ocurrir en la vida real. Algunas películas han empezado a integrar dentro de sus tramas a personajes que ven y comentan, a su vez, películas románticas.“Al principio se ríen de la película romántica que se está mostrando dentro de otra película romántica. Pero al final, los eventos se resuelven de manera similar a como se resolvieron en esa película que veían”.


En el mundo real, sin embargo, rara vez las cosas tienen un final parecido al de las películas, y la evidencia de que la fantasía de experimentar una comedia romántica está entorpeciendo las relaciones de verdad está en los libros de autoayuda: “Es increíble cuántos de esos libros tienen el propósito de hacer que las mujeres entiendan que las comedias románticas son tóxicas y que necesitan deshacerse de esas ideas si quieren encontrar una relación estable y duradera”, le dijo Schreiber a The Huffington Post.

Por otra parte, sostiene Schreiber, este tipo de productos están fallando porque en vez de ofrecer personajes femeninos complejos, que es mucho más parecido a la vida real, los hacen “perfectos”. “Queremos personajes de mujeres que reflexionen sobre la complejidad de la mujer actual. No todas las mujeres son estupendas y positivas”.

“No creo que los cineastas sean conscientes de estas cosas, pero creo que nadie saber qué hacer con las mujeres después del feminismo. Hay un deseo de contar estas historias románticas que perduren en el tiempo, pero contarlas en esta era implica hablar de mujeres que tienen intereses y otras cosas andando en su vida, además de sus relaciones amorosas”, asegura Schreiber, quien es profesora del departamento de estudios de cine y medios de la Universidad Emory en Atlanta (Estados Unidos). Ella es autora del libro “El cine en los Estados Unidos postfeministas: mujeres, romance y cultura contemporánea”.

Uno de los mayores problemas que Schreiber encuentra en las películas románticas es que, con frecuencia, se contradicen. “No es que el feminismo se oponga al romance. Pero tener a una mujer independiente, exitosa profesionalmente, que posponga su vida en pareja y su rol como madre por un buen tiempo, y ponerla en una película romántica, es contar dos historias diferentes al mismo tiempo”.

Schreiber concluye que el cine podría tomar referencias de la televisión, la cual está desarrollando programas con personajes femeninos mucho más completos. “Como los shows de televisión se desarrollan en un periodo más extenso, las relaciones sí se resuelven, pero el concepto de ‘final feliz’ adquiere un significado distinto”, le dijo la profesora a The Huffington Post. Lo que esta profesora espera es ver más compañías como la de la actriz Reese Witherspoon, la cual arrancó pisando fuerte con dos historias de personajes femeninos complejos: Perdida (Gone Girl) y Alma Salvaje (Wild). Por esta última, Witherspoon fue nominada como mejor actriz en la última versión de los premios Oscar.

Vea el artículo original haciendo clic aquí 
 

 

últimas noticias