El 'boom' del cambio de cara

Los procesos quirúrgicos y aplicación de toxinas en el rostro son cada vez más comunes.

 Son muchos los famosos que, en los últimos meses, nos han sorprendido con sus ‘nuevas’ caras. Pero ¿qué hay de tras de estos procedimientos que parecen estar de moda? Aunque muchas de esas celebridades se empeñen en negarlo, y se excusen en el maquillaje, con las luces e incluso los ángulos de la fotografías, es claro que desde siempre, el bisturí ha sido su mejor aliado en la lucha contra la edad.

Entre los famosos con radicales cambios en sus facciones se encuentran Renée Zellweger, Mary Kate Olsen, Donatella Versace, Maradona y recientemente Uma Thurman, quien lució un rostro totalmente diferente en el lanzamiento de la serie The Slap. (Vea: imágenes de las celebridades que cambiaron de cara)

Tras la lluvia de críticas y especulaciones, Thurman se limitó a decir: “al parecer no a muchas personas les gustó mi maquillaje”, sin embargo, reconoció que en las fotografías sí se veía muy diferente.

El Espectador consultó a varios cirujanos estéticos quienes advirtieron que esta práctica -que parece tener mucho más auge en Hollywood- es bastante más común de lo que se creía.

A pesar de ser altamente criticada esta práctica, muchos médicos aseguran que solo se trata de un medio que lleva al bienestar de las personas, así lo manifestó la Dra. Lina Triana, Cirujana Plástica y presidenta de la Sociedad Colombiana de Cirugía Plástica Estética y Reconstructiva (SCCP).

La cirugía plástica no es magia para atender a como dé lugar el gusto del paciente, sino para ayudarle a su bienestar y mejorar su calidad de vida”, aseguró la cirujana, agregando que el equilibrio es algo importante en este ámbito.

“Muchas veces los especialistas reciben pacientes con unas expectativas tan altas que de no lograrlas podría ser inclusive peor la ‘cura’ que la ‘enfermedad’. Es ahí cuando el cirujano plástico, el especialista idóneo, responsable y ético debe saber orientar y encausar al paciente y no atender sus peticiones que muchas veces son caprichos”, explica la especialista.

Por otro lado existen artistas que aunque lucen notablemente diferentes, aseguran no haber pasado por el bisturí, tal es el caso de Renée Zellweger, quien ha dejado en claro que se trata de la edad y llevar una vida más saludable.

Troy Surratt, maquillador de estrellas como Adele, Zooey Deschannel, Kim Kardashian, J.Lo y Charlize Theron y el productor de la reciente polémica de Uma Thurman aseguró en una entrevista con Refinery 29 que se trató de un toque de maquillaje distinto a lo que ella suele usar.

“Remarcamos sus cejas y abultamos sus labios, y luego contorneamos la línea del cabello y las mejillas. Apliqué el labial, mi color en Megalomane mezclado con Peccadille y simplemente mantuvimos los ojos muy ligeros. La forma en que delineé sus cejas con el lápiz creó un efecto levantador”, afirmó Surratt.

De acuerdo con el último estudio de la ISAPS (Sociedad Internacional de Cirugía Plástica Estética) las cirugías estéticas faciales más comunes son la Blefaroplastia, la cual busca rejuvenecer los párpados mediante la remodelación de los tejidos perioculares y la Rinoplastia en la que se interviene la nariz.

No obstante, entre los famosos últimamente es común la aplicación de Botox y la realización del lifting, un levantamiento de los tejidos que se han caído por la gravedad, acompañado por el retiro del exceso de piel y de dar contorno en las áreas donde se han perdido.

Pero con las cirugías no se resuelven los problemas que llegan con la edad, pues luego de estas el proceso de envejecimiento continúa. “Cuando se realiza una cirugía facial, el paciente no está exento de que la gravedad y los años sigan su curso, por lo tanto los tejidos van a volver a ceder, la mímica facial será la misma y el rostro seguirá su proceso natural de envejecimiento después de la cirugía”, explica Triana, agregando que dependiendo de la necesidad, este procedimiento podría darse incluso en jóvenes.

Por su parte el Botox, o rellenos con Toxina botulínica, es aplicado directamente en los músculos de la expresión facial para suavizar el movimiento de dichos músculos, lo que produce menos arrugas al momento de realizar una expresión facial.

“Es importante tener en cuenta que a la hora de utilizar la toxina botulínica, ésta debe ser de un laboratorio conocido, que tenga toda la experiencia y el bagaje científico para garantizar que lo que se está aplicando si es toxina botulínica y no va a tener ningún problema a futuro”, manifiesta la experta, quien añade que existen también los rellenos dérmicos; sustancias que el mismo cuerpo puede absorber.

Los especialistas recalcan que toda sustancia que se aplique en el rostro o en el cuerpo del paciente puede no ser reabsorbido adecuadamente, por lo cual se debe ser muy cauteloso.

“Como el cuerpo no es capaz de reabsorber la sustancia, va a rechazar el producto, generando una inflamación crónica, lo cual puede manifestarse con cambios de color en la piel o cambios de temperatura, infecciones, tumores y despertar unas respuestas inflamatorias crónicas que pueden poner en peligro la vida”, puntualizó.

últimas noticias

A descubrir a la Reina del Pacífico

"El Caballero de la Noche" ya tiene diez años