El inolvidable primer show de la WWE en Bogotá

Más de 10.000 personas presenciaron el evento y disfrutaron de las presentaciones de figuras como Roman Reigns, Charlotte Flair, Kofi Kingston y el muy esperado Rey Mysterio.

El pasado viernes 23 de agosto el Arena Movistar de Bogotá recibió a varias figuras importantes de la WWE para que, por primera vez en el país, dieran un show de lucha libre.Mauricio Alvarado

Eran las 7:45 de la noche y el arena movistar ya latía por los gritos de los asistentes al primer show de la WWE en Bogotá. A las ocho en punto, el clamor fue interrumpido por la bienvenida del presentador que terminó de encender los ánimos del auditorio ansioso de que iniciara la lucha.  

El ring lo inauguró el canadiense Sami Zayn, quien le habló al público bogotano antes de recibir a su contrincante y compatriota, Kevin Owens. Owens recorrió todo el escenario presentándose a los asistentes y estos lo aclamaban con fervor.  

“¡Lucha, lucha, lucha!” Más que un clamor, era una demanda. Pedían a los dos luchadores que iniciaran la pelea y así ocurrió. El piso del ring crujía con el caer de los cuerpos, y los más de 10.000 asistentes reaccionaban al unísono como una obra de teatro en la que el público hace parte. Se sabían de memoria las arengas, sabían qué, cómo y cuándo decir las cosas y el idioma no fue un impedimento. “This is awsome, this is awsome” (Esto es increíble) gritaban los bogotanos extasiados por lo que estaban viendo.  (Le puede interesar: Así se vivió el primer show de la WWE en Bogotá)

Owens fue declarado el vencedor de esta primera disputa. Sami Sayn, vencido, recibió en el escenario otro contrincante, el luchador Matt Hardy. Pero el ya derrotado Sayn no aguantaba otra pelea, tomando de nuevo el micrófono, Sayn le anunció a los espectadores que su tiempo en el ring ya había terminado, se retiró y el luchador Andrade "Cien" Almas tomó su lugar para enfrentarse contra Hardy. En medio de gritos, sumisiones y saltos, transcurrió la pelea de la que resultó campeón Cien Almas, quién se retiró del escenario sin despedirse del público y haciendo un ademán que indicaba que el triunfo le había parecido demasiado fácil.  

Después las mujeres se tomaron el ring. Ember Moon y Charlotte Flair iniciaron con una pelea uno a uno. La fuerza de estas estadounidenses hizo palpitar el arena hasta que Moon salió vencedora. Mientras la mujer celebraba su triunfo, el drama se apoderó del cuadrilátero. Las luchadoras Mandy Rose y Sonya Deville atacaron a la ganadora a quién la embestida tomó por sorpresa. Moon fue sometida hasta que las Guerreras Kabuki (Asuka y Kairi Sane) salieron en su defensa. Así, se dio inicio a una lucha doble que entusiasmó todavía más a los espectadores. Los cuerpos de las luchadoras daban contra las cuerdas, y parecían volar de un lado al otro. Los asistentes que estaban más cerca, extasiados se paraban de sus sillas para gritarles instrucciones e intentar sacarse fotos con la lucha de fondo. Rose y Deville fueron derrotadas por las japonesas.  

Luego, la penúltima presentación fue una de las más esperadas de la noche: Rey Mysterio. El luchador méxico-estadounidense, fue aclamado por el público en el que se podían reconocer muchos asistentes que portaban su particular máscara como símbolo de apoyo. Mysterio saludó a los espectadores dejándoles claro que aquí en Colombia “se siente como en casa”, les llamó “parceros” y dijo que lo que se venía “iba a ser una chimba”. Al terminar su discurso, anunciaron a su contrincante: Randy Orton. El gigantesco Orton hacía ver diminuto a Mysterio y no dudó en burlarse de la notable diferencia de tamaños entre su oponente y él. En contra de todo pronóstico, el latino dio una pelea digna que provocó que el antes “This is awsome” que gritaba el público en los momentos más emocionantes del evento, se convirtiera ahora en un “Es una chimba” haciendo alusión al discurso inicial de Mysterio. Aunque al final Orton resultó el ganador de la disputa, esta fue una de las presentaciones que más emocionó al público bogotano.

Para finalizar, el show fue un duelo en parejas. Por un lado, estaban Daniel Bryan y Erick Rowan, y por el otro, el antes ganador del título WWE Kofi Kingston junto con Big E. La pelea la dieron la mayor parte del tiempo Kingston y Bryan, pero sus acompañantes dieron todo un espectáculo desde afuera del ring. Entre bailes y jugadas tramposas a espaldas del juez, ambos fueron expulsados dejando en escena el duelo del que resultó ganador Kingston. El campeón celebró hacía todos los bandos del cuadrilátero. Parado sobre las cuerdas agradeció al público que lo aplaudía por ser el vencedor.

Se retiraron todos del escenario y las luces se apagaron, los miles de bogotanos que disfrutaron de esta experiencia sin precedentes en el país, salieron con rumbo a sus hogares. Jóvenes, adultos y niños hablaban en las filas hacia la salida sobre las presentaciones que más les habían gustado, y comentaban que esperaban pronto poder vivir de nuevo, un acontecimiento igual.

877723

2019-08-25T10:00:00-05:00

article

2019-08-25T18:40:31-05:00

paucasas_95_95

none

Natalia Pedraza

Entretenimiento

El inolvidable primer show de la WWE en Bogotá

47

4974

5021

 

Fidel Cano le jala las orejas a Fidel Cano

Falleció el periodista Enrique Alvarado