El caso Fenavip calienta el debate electoral

Las acusaciones de la candidata Gina Parody en contra de la Federación Colombiana de Vivienda Popular y su vinculación a la campaña de Gustavo Petro, se han convertido en protagonistas en la recta final de la campaña. ¿De dónde vienen estas denuncias?

A medida que se acerca el final de una reñida campaña, los debates entre los aspirantes a la Alcaldía de Bogotá han subido su tenor. Los candidatos han afilado las baterías contra sus contrincantes y, entre ellas, el caso de la Federación Colombiana de Vivienda Popular se ha convertido en protagonista de los debates y catalizador de agrias discusiones en la ciudad.

La bomba la lanzó la semana pasada Gina Parody, al asegurar, en el debate del Canal Caracol, El Espectador y Caracol Radio, que el exedil de Suba, William Moreno, miembro de la lista de Progresistas al Concejo, estaba vinculado a esta federación sin ánimo de lucro, que desde 1993 trabaja con comunidades de base para gestionar viviendas. El asunto no tendría nada de malo si no fuera porque Parody se refirió a Fenavip como “uno de los carteles más grandes de la ciudad”, que se ha robado “miles de millones de pesos”.

Desde entonces, el tema no ha dejado de ser noticia. Germán Ávila, director de la federación, demandó a la candidata por calumnia, y le exigió que “haga claridad ante la opinión pública respecto de sus afirmaciones”. Acto seguido, le envió un airado comunicado al candidato Gustavo Petro, con quien compartió filas en la organización M-19, y a quien no sólo le recuerda su pasado común “revolucionario” sino que lo acusa de responder tímidamente a las acusaciones de Parody. “Hoy cuando escucho a la candidata Parody, haciendo uso en su mejor expresión del ‘todo vale’, realizando acusaciones calumniosas contra la Fenavip y contra mí personalmente y observo el comportamiento cómplice que usted tiene frente a las acusaciones, vuelve a mi memoria aquella reflexión de si para ganar hay que sacrificar los principios, los valores y las dignidades, no vale la pena ganar”, escribe Ávila en su misiva.

 

¿En qué sustenta Parody sus afirmaciones?

A mediados de mayo, El Espectador publicó un informe en el que reveló cómo Germán Ávila, siendo gerente de Metrovivienda, le adjudicó lotes a dos organizaciones que hacen parte de la Federación que él había fundado. Su monto nunca le fue pagado al Distrito y la deuda ascendía en ese entonces a $2.500 millones.

El ir y venir de Ávila entre el Distrito y Fenavip, se sumó a otros dos casos de miembros de esta Federación, que tomaron cargos en instituciones distritales encargadas del tema de vivienda. Se trata de Rosa Dory Chaparro, cofundadora de Fenavip y hoy directora de la Caja de Vivienda Popular. Chaparro fue denunciada por la exsecretaria de Hábitat, Catalina Velasco, por presuntamente haber inducido a que beneficiarios del programa distrital que dirigía se afiliaran a la Federación que ella había fundado.
También ocurre la misma situación con Luz Marina Caro López quien, según denunció el concejal y candidato a la Alcaldía, Carlos Fernando Galán, fue asesora jurídica de Fenavip en el año 2000, en el año 2005 fue secretaria de Metrovivienda y hace dos meses fue nombrada gerente de Metrovivienda. Con una particularidad: según Carlos Fernando Galán, fue López quien firmó, en 2005, la venta de los lotes a las Organizaciones Populares de Vivienda adscritas a Fenavip que, en julio, le seguían debiendo al Distrito $2170 millones.

El caso Moreno

En el mismo debate, la semana pasada, Parody aseguró que William Moreno, exedil de Suba y candidato al Concejo por la lista de Progresistas, había tenido vínculos con Fenavip. Vínculos que, dijo la candidata, se extendían hasta el año pasado. Como pruebas, en un debate posterior, en Caracol Televisión, esbozó fotos del perfil de Facebook de Moreno, en el que aparece esgrimiendo frases que denotan apoyo y vinculación con Fenavip, tan recientes como el año 2010.

Entrevistado por este diario, a comienzos de esta semana, Moreno aseguró que renunció a Fenavip en 2003, y que nunca incurrió en hechos irregulares. También anunció que entablará una denuncia contra la candidata.
En suma, la Federación Colombiana de Vivienda Popular, una organización poco conocida, pero de vital importancia en la gestión de vivienda para los más pobres en Bogotá, se ha convertido en uno de los más destacados dinamizadores del debate electoral, en momentos en que puntea el candidato Gustavo Petro, uno de los principales denunciadores de las mafias en Colombia y Bogotá.