La modalidad se creó en Singapur, en 2011

“Escape Room”: inmersión con lógica, creatividad y paciencia

Esta alternativa de entretenimiento, que busca que los participantes tengan una experiencia de 360 grados, se posiciona en Colombia con tres universos de inmersión en Bogotá: Niza, El Lago y Multiplaza.

Las temáticas de “Escape Room” son variadas y van desde “La juguetería embrujada” hasta “El cazador de vampiros”.Cortesía

El Escape Room es un desafío que se juega con lógica, se fundamenta en la paciencia y se estructura de manera colectiva. En esta modalidad del entretenimiento desempeñan roles de importancia características como la creatividad, la recursividad y el deseo de competencia, que se ponen a prueba durante un tiempo limitado, en el que hay que encontrar pistas, resolver interrogantes y superar obstáculos para, simplemente, poner la integridad física y mental a salvo.

El Escape Room es una modalidad de juego de inmersión en la que se busca que los participantes vivan experiencias en 360 grados y asuman, con seriedad en lo posible, retos provenientes de ámbitos generados desde la ciencia ficción. Esta forma de entretenimiento tiene la intención de que quienes optan por ser parte de ella se tomen a pecho su rol dentro del equipo.

Como forma de diversión, el Escape Room surgió en 2011 en Singapur y la iniciativa estaba sintonizada con el deseo de las nuevas generaciones de vivir la experiencia en la propia piel, en lugar de informarse a partir del relato de un tercero cuya visión podría estar motivada por intereses ocultos.

Al poco tiempo de instaurado el primer Escape Room en el planeta, el voz a voz cumplió con su función y este estilo de entretenimiento llegó a tener más de 50 juegos temáticos en su lugar de origen, que empezó a exportarlo a diversos países de América y Europa.

“Traemos este tipo de entretenimiento a Colombia porque en el mundo actual se hace necesario crear experiencias 360° que logren mundos inmersivos que vinculen todos los sentidos y que potencien la inteligencia colectiva al exigir un trabajo colaborativo para salir de un cuarto específico. Grupos de familia, hijos, amigos y empresas pueden armar sus equipos para jugar aquí”, cuenta Baruc Plata, gerente de Escape Room Colombia y uno de los responsables de que la modalidad se popularice en el país.

Los mundos de inmersión se inspiran en el ámbito cinematográfico, y por eso es fácil encontrar juegos temáticos con nombres como: Juguetería embrujada, ¿Qué paso anoche?, El arca perdida, Robo en el museo y Cazador de vampiros, en los que los participantes deben encontrar pistas para superar obstáculos y pasar a otras instancias que los acerquen a la salida.

En muchas de las modalidades del Escape Room existe la guía de una especie de Gran Hermano que, desde afuera y a través de mensajes de texto en una pantalla, suministra información valiosa para que los jugadores superen los obstáculos.

“Se trata de un tipo de entretenimiento que se puede ver desde distintos ángulos. Más allá del juego y la adrenalina liberada por el conteo regresivo, hay una oportunidad importante de jugar en equipo, hallando pistas para cumplir la meta bajo condiciones limitadas. La escucha y el estar conectados en todo momento hacen que el Escape Room sea una experiencia única”, dice el actor George Slebi, quien participó en el lanzamiento del tercer mundo inmersivo ubicado en el centro comercial Multiplaza, en Bogotá.

Antes de la apertura de este universo, la capital colombiana ya tenía dos posibilidades de desarrollo de esta iniciativa vivencial. En Niza y en el sector de El Lago ya se habían consolidado dos espectros especiales cada uno con cuatro salas de juegos, en las que los participantes habían protagonizado escenas singulares como Científico loco, Prisionero de guerra, Apocalipsis zombie, Área 51, Máquina del tiempo y Juegos macabros.

“Es un espacio que te saca de Bogotá. Qué chévere tener un tipo de distracción diferente dentro de la ciudad, y donde no solo se divierte en familia física y mentalmente”, contó Émerson Rodríguez, un jugador complacido con el hecho de experimentar sin correr riesgos.

Por su parte, el influencer Botonet manifestó: “Entré a uno que se llama Robo en el museo y es de mis favoritos, hay pistas que exigen un pensamiento analítico para poder salir de las habitaciones y encontrar las pistas. Es un plan muy bueno para ir en familia y con amigos, y me muero de ganas por experimentar el que está basado en Cazador de vampiros”.

Escape Room nació en el mundo para llevar el entretenimiento a un nivel mayúsculo invitando a los jugadores a desempeñar papeles que únicamente pensaron ver en una gran pantalla cinematográfica. Vincular la totalidad de los sentidos y sumergirse en los retos hacen que la dinámica adquiera aristas insospechadas.

“Es una experiencia completamente maravillosa. La repetiría mil veces porque es un juego que se debe hacer con amigos, en equipo, y creo que las personas están cansadas de hacer siempre lo mismo, de ir a cine o solamente teatro, entonces siempre estamos buscando experiencias nuevas”, aseguró la actriz y presentadora Carolina Piedrahíta.

El Escape Room está en Colombia para romper paradigmas, para motivar la inmersión y para jugar llevando al límite a los seres humanos.

893686

2019-11-30T21:00:00-05:00

article

2019-11-30T21:00:01-05:00

jpiedrahita_250613

none

Juan Carlos Piedrahíta B.

Entretenimiento

“Escape Room”: inmersión con lógica, creatividad y paciencia

66

5081

5147

 

Muere Anna Karina, icono de la Nouvelle Vague

Adam Driver: “Actuar es un servicio”