Andrea Serna: “No hay que desbaratar la vida para alcanzar un sueño”

Noticias destacadas de Gente

La presentadora debuta en la televisión latina con “Diseñador en casa”, un programa grabado durante el confinamiento en el que, junto a Erika Taubert, guían a una familia a redecorar su espacio.

¿Cómo se une al programa “Diseñador en casa”?

Llegué al programa gracias a una invitación que me hace la productora en Colombia porque había visto mi gusto y habilidad que tengo para el tema de la decoración, lo que me apasiona por dejar una mesa y dejarla linda y bonita para cuando lleguen los invitados. Sintieron que tenía coherencia que presentara el programa, aunque yo no soy la encargada de asesorar directamente a las familias que participan en el tema de las renovaciones que hacen, sino que eso lo hace la experta, Erika Taubert. Pero, pues lógico, todo el tiempo el lenguaje es acerca de renovaciones, decoraciones, diseño de interiores y demás, entonces supongo que necesitaban una conductora que, si bien no está al frente con el martillo, la segueta o la pintura, si lleva la conversación de todo lo que está pasando en el programa.

La conocemos como modelo, diseñadora y presentadora de televisión, pero en sus redes sociales publica sobre ese gusto por la decoración, un gusto que comparte con su hermana Carolina.

Al final, todo esto que ha pasado, toda esta coyuntura, ha funcionado también para buscar otras oportunidades y otras maneras de hacer las cosas, y esto se aplica para todos, en todos los sectores y todos los trabajos. Mi hermana Carolina Serna es justamente diseñadora de interiores y trabaja en Cali. Después de la cuarentena me fui unas semanas a visitar a mis papás porque no los veía desde que empezó esto, y aprovechamos el tiempo juntas y compartimos públicamente lo que compartimos en privado. Esa es una dinámica muy usual en mi casa, si estamos en una época especial como Navidad todas intervenimos en el montaje, la mesa o el detalle. Pensamos publicar eso en redes sociales y dar ese servicio porque, al final, es un servicio de información, conocimiento y compartir, mi hermana desde el conocimiento y yo desde la habilidad, y lo empezamos a hacer.

¿Estos meses en casa aprovechó para redecorar algún rincón de su casa?

Constantemente estoy haciendo cambios pequeñitos, pero cambios evidentes, que veas que en un espacio algo se hizo, no pasaba hace años porque estaba cómoda con lo que tenía y como estaba todo organizado. Pero, en esta cuarentena, vivir los espacios y la casa con tanta intensidad empecé a ver que necesitaba renovar varias cosas y cambié todos los papeles de colgadura e hice un mueble para servir la comida tipo bufet. También cambié unas puertas y un arreglo en la cocina que tenía pendiente y quería expandir el espacio. Hice lo que no había hecho en mucho tiempo.

En los capítulos de “Diseñador en casa”, ¿a qué se enfrenta el espectador?

“Diseñador en casa” es un programa en el que entramos a las casas de diferentes familias que necesitan renovar un espacio por diferentes motivos. Generalmente, hay una historia muy poderosa detrás del porqué se le van a medir a hacerlo, porque al final es un trabajo y un esfuerzo grandísimo para la familia. El programa pone todo lo que se necesita y los va asesorando y guiando por medio de nuestra diseñadora de interiores que es Erika Taubert, pero ellos, con sus manos y en 48 horas es que deben llevar a cabo toda la renovación. Siempre hay una historia detrás de porqué esa familia quiere hacer la renovación, de porqué es importante para sus vidas y porqué eso va a representar un impacto y lo que representa para ellos como familia.

En todo el capítulo nos vamos conectando con la familia para ir haciéndolo seguimiento a todo lo que está sucediendo en su casa. Seguimiento no sólo de la parte técnica de cómo hacer las cosas, que es la asesoría que les presta Erika, también seguimiento a la parte emocional, anímica, ahí van sucediendo cosas. Es ahí donde voy chequeando, cada tanto, cada dos o tres horas me conecto y les pido que me muestren la tarea que les puso Erika, si se generó debate en la familia, qué pasó, así a lo largo de las 48 horas.

A la moda y a la decoración siempre se le han quitado los valores que hacen que un artículo no sea simplemente un producto. ¿Los cambios de las familias por qué se caracterizan, por una tristeza o una alegría?

Hay que entender que tu casa es el sitio que te protege y en el que te puedes expresar: así soy yo, esta es mi estética, estos son mis gustos; es lo que digo en la mesa poner una mesa linda porque vienen tus amigos o tu familia o porque tienes una cena especial con tu esposo, no es simplemente porque te quieras lucir, sino porque es la manera de decir ‘bienvenidos’, ‘celebro con ustedes’, ‘qué dicha que se sienten conmigo’ o ‘estoy feliz de que vengan a mi casa’, entonces tu casa comunica un montón de cosas y eso es lo que vemos en los casos.

¿Qué casos se presentan en el programa?

Por ejemplo, una familia tuvo un evento muy infortunado, su casa se incendió y el foco fue la habitación del hijo menor. Eso tuvo una cantidad de repercusiones: primero perder en un incendio lo que tanto te ha costado. Segundo: el proceso del niño porque no quiere dormir más en su cuarto, aunque sus padres lo habían recuperado un poquito, pero el niño tenía totalmente rechazo a ese espacio… hasta que llega “Diseñador en casa” para intervenir ese lugar de manera que el niño se sienta en un espacio nuevo y que pueda, un poco, borrar lo que allí sucedió, y así su realidad cambie para que pueda volver a ser un niño autónomo y que por lo menos quiera intentar dormir solo o que quiera sentarse a estudiar. No importa si el espacio es grande o pequeño, debe ser un universo maravilloso. A parte de ver lo que la familia puede hacer en 48 horas, el televidente puede sentir la emoción porque a un niño al que se le incendió el cuarto ahora tiene esa ilusión y motivación.

Todo el programa fue hecho en casa. ¿Cuáles son las dificultades que toca superar en este tipo de producción?

Por lo menos para mí, que estaba acostumbrada a grabar en escenarios muy grandes, me sentí de repente desprotegida. La verdad es que fue muy extraño, por lo menos las primeras horas mientras encontraba el ritmo. En nuestras casas teníamos el computador, una persona instaló unas GoPro, las luces, me enseñó a manejarlas y a cambiar las memorias cuando se llenaban.

Laboralmente, ¿qué aportó todo este proceso?

No solo la grabación del programa, sino todo lo que sucedió de corte similar en la cuarentena porque trabajo mucho en campañas de publicidad, muchos comerciales quedaron sin hacerse, así que durante la cuarentena en esa casa se hicieron sesiones de fotos, comerciales: trípode, Andrea y esposo porque no había otra manera y sí tocaba echarle la mano a todos los equipos con los que uno trabaja. Me ocupó la mente en esta coyuntura y situación que vivimos, sobre todo, al principio. También, me devolví a mis primeros años en televisión porque cuando empecé a trabajar en las noticias, en la sección de entretenimiento, eran equipos muy pequeños, éramos muy poquitos haciendo muchas cosas, entonces lo que menos hacía era presentar porque estaba haciendo producción de campo, editando o investigando a quien iba a entrevistar.

¿Cómo ha sido la experiencia de trabajar en casa rodeada de la familia?

Trabajar en casa es cómodo y quienes somos padres es muy interesante poder compartir con los hijos. Pero, con el colegio en casa que resultó ser todo un desafío para los padres, se volvió un poco caótico porque hay que estar en muchos temas al mismo tiempo, y eso que mi trabajo tiene una agenda flexible. Fue difícil en un momento porque sentí que tenía muchas ocupaciones al tiempo, pero al final fue una bendición porque a las 10 de la noche, en la cama, podía decirle a mi esposo “hoy no me senté”.

Hace unos años dejó la comodidad de trabajar en un canal privado. ¿Cómo ve el proceso en retrospectiva?

No soy de decisiones locas, ni impulsiva. Tal vez lo fui a los 20 años, pero hoy en día todo lo pienso más de una vez y la salida del canal la analicé durante un año, creo yo. Cuando estaba evaluando la situación pensaba en el cariño que recibía allí, pero hay momentos en los que uno se tiene que arriesgar, en los que sientes que tienes las herramientas para transformar el camino y seguir adelante sin (lo que se tenía).

¿Cree que este trabajo con Discovery Home & Health le abre posibilidades continente?

Seguramente, y me emociona un montón pensar en el eco que el programa tenga en otros países y traspase fronteras, aunque hoy por las redes sociales y el poder que tiene la televisión tampoco es que esté tan lejana mi presencia en otros países. De hecho, tengo algunas campañas publicitarias en la región Andina y la televisión que he hecho aquí a veces se vende a otros países. Sin embargo, lógicamente no es tan potente, porque estamos hablando de un canal como Discovery Home & Health. También me emociona lograr este proyecto sin moverme de casa o del país, sin cambiar de territorio… me refiero a que no hay que desbaratar la vida para alcanzar un sueño porque con las facilidades de la tecnología es posible hacerlo.

¿Qué queda para Andrea Serna para el 2020 y qué sigue para el 2021?

Pensar en el futuro ahora, con esta incertidumbre, es muy difícil porque puede uno trabajar para que sucedan las cosas, pero no está tan fácil. Quedaron temas aplazados como “El desafío” de Caracol Televisión, que tengo la esperanza que se haga en el 2021. Ahora estamos con el ‘freno de mano’, así que mi preparación al respecto no ha parado porque me toca estar lista para cuando me llamen. De resto, espero a ver la vida con qué me sorprende, aunque siempre estoy moviéndome con mis colecciones de ropa. Esta situación nos ha puesto piso y pensar en lo que está pasando ahora y no tener tanta ansiedad en lo que pueda pasar después.

Comparte en redes: